Apuntes para una historia (II)

Tres miradas condensadas en una noche. Una noche con sus días porque la madrugá dura mucho.Que en Sevilla, cuando la antorcha del paso del Prendimiento se pierde entre la masa compacta de calle Orfila, y la Virgen de Regla avanza sobre los pies en una humanizada Campana,entonces, ya es madrugá de Viernes Santo.
Y el tiempo esperado se acaba.

Voy a confesaros un secreto.
Cuando el paso se levanta sobre los pies de los costaleros y la voz seca del capataz les ordena avanzar con un venga de frente, segundos después, si estáis atento podréis observar a ese otro señor con corbata negra que acerca su cara al costero y puntualiza la llamada. Menos paso a la trasera.

1 comentario:

el aguaó dijo...

Más que un Apunte, es un bello y sutil pormenor. Detalles que pasan desapercibidos con el fragor del izquierdo por delante.

Un abrazo.