Relatario


La palabra relatario no está en el diccionario pero a mi me gusta y como no corrompe a otras existentes la agrego a mi particular diccionario, más cortito y menos pesado de llevar que los dos tochos oficiales, y ahí es una pena podría hablar mejor, y suena estupendamente, relatario, párate y no sacudas la palabra como haces con la toalla desde la terraza del apartamento de la playa, déjala que se deslice entre tu boca semiabierta para la ocasión, y no la emplees para gritar, no, relatario te la presto para que la uses en condiciones. Y si no me la devuelves. Ya perdí crestación y me llevé un disgusto. Los fabricantes de palabras oficiales tienen unas reglas, unos cánones, unos emonumentos, curioso es que los fabricantes de palabras oficiales utilicen las que ya están para regir su forma de vida. Por eso los no oficiales, los ilegales entre los luthiers de las letras, no tienen reglas. Les guía el honor. Son muy grandes porque tienen una profundidad que no podemos entender. Trabajo con el más grande, a su sombra, es viejo e inteligente, justo y rebelde, su aprendiz de las vocales sigo siendo. Cuando se retire a su tierra le guardaré en su bolsillo, un regalo para el viaje, fregote, creo que le gustará. Pero sigamos con lo nuestro.
Está palabra, alza la voz mientras lees, ¿no serás de los que se averguenzan de su voz?, las palabras están para oírlas, venga, relatario, puede serte útil. Todo relato que escribas debe buscar la belleza y ser breve y poder formar parte de tu relatario. De tu vida, en suma.

Yo también escucho voces...

Es un experimento que quiero compartir contigo ... se que te va a poner la piel de gallina...
... y es que vas a dudar sobre si hay alguien más en la habitación.

Apaga la luces o ponlas muy tenues, ya sabes lo que te digo...

Tienes que quedarte solo o sola en la habitación donde estés, no es imprescindible pero hay sensaciones que al florecer es mejor que nadie sepa...

Enchufa los cascos (auriculares) al ordenador, dale volumen.

Entra en esta página: http://www.maikelnai.es/2007/06/10/holofonia-el-sonido-en-3d/

No leas nada, ya tendrás tiempo después, ahora haz clic en el play del control de sonido para entrar en el mundo de Luiggi.

¡Ah! y si hay mucha luz, cierra los ojos. Está en inglés pero notarás su presencia igualmente.

Ponte cómodo. Luego me cuentas.

P.D. Gracias a Cari Salas que me lo ha mandado. ;-)

La cabra

Ibas con la cabeza en el manillar buscando que el viento te
absorbseriera.
Eras tú seguro.

No me cabe la menor duda.

Grabié, me dijeron que te habías ido para siempre.


Alguien que monta en una bicileta de alquiler como si de la cabra de Indurain se tratara, alguien así sólo puedes ser tú, y sin embargo me dijeron que te habías ido para siempre.

Allí estabas con tus amigos. Esos que nunca se fueron. Tus dos ángeles perdidos.

Suerte.

La cuesta de Bonavista

Desde lejos parecía un caballero andante, le pesaba hasta el andar, el corazón bombeaba a ritmo lento, la cuesta de Bonavista se estaba haciendo interminable. Con lo ligerito que va uno a la playa, eso lo diría porque no había ido a esas playas en las que en un día de los buenos, un domingo de Julio, el campamento de San Fernando en la Buhaira era un puesto del Charco la Pava al lado de lo que montan algunos pero sigamos la pendiente que subía con las dos botas en la mano enganchadas por un curioso sistema en forma de letra t, y al hombro las tablas, y a la espalda la mochila. Y puesto, el mono. Empezaba a sudar como un pollito. No es que el lorenzo pegara con mucha intensidad, casi atardecía, estaba en pleno invierno y a más de mil metros sobre la desembocadura de cualquier río… Tiempos pasados, la realidad le llevaba a la cuesta de Bonavista, le había dejado el autobús junto a los compañeros, todos los lunes el gobierno le subvencionaba el día de esquí, de Navidad a Semana Santa, de Pascua a Pascua. No se le daba mal para no haber visto la nieve hasta hacía más bien poco, y recordaba como le brillaron los ojos el día que desde la clase vio caer aquellas extrañas estrellas del cielo, ¿puedo salir al balcón?, y le dieron permiso entre risas de los compañeros, y las miró, intentó cogerlas, la lentitud con que se depositaba en el suelo les sorprendió, y como la física tiene cosas tan maravillosas que tiempos más tarde le recordarían las pruebas de velocidad en un velódromo, cosas de quien constantemente lo relaciona todo y cree que un aleteo de una mariposa en Tokio puede inclinar eternamente una cuesta en pleno valle pirenaico. Tanto pensamiento, tantas idas y venidas con las ocurrencias le llevó a la puerta de sus casa. La meta. Carga y descarga. Que bien dormiría esa noche. No se había caído más que tres veces. Tampoco estaba mal para un canijo como él que sin darse cuenta estaba de nuevo construyendo personajes para un cuento que todavía no había comenzado. O eso creía él.

Cruje el andar de los caminos

Aprovecho un rato que me dan algunas pausas llegadas de esa vida exterior que se esconde en algunas de las partes de mi cerebro para navegar por sitios amigos. Pasaba el tiempo. Recordaba un suplemento dominical y su entrevista al que escucha grillos y eleva el roce de sus alas (¿o eran las patas?) a la categoría de sinfonía lo que me llevó a recordar en blanco y negro aquella noche de cine que me abrió música y cine en canal. Grande Tom Waits. Nada volvería a ser igual, ese camino no tenía vuelta atrás. Quien no haya visto Bajo el peso de la ley quizás no me entienda, y los que sí, entenderéis a las sirenas que entran y salen del agua salpicando y me pillaron en la orilla. Gracias G.
Y del mar, en globos de colores, a donde se eleva el ritmo popero auténtico del Niño Gusano, cómo engancháste en mí ese aire de niños perdidos, de guitarras que no querían morir en el rock, que ansiaban lo británico para decirte poesías en una lengua que entendía. Fue aquel sonido que luego se fue confundiendo buscando más, y el resurgir del pop es eterno como su caída pero ahora Sergio que ya no estás, ahora me acuerdo, vaya me defraudo a mi mismo de nuevo, pero ahora mi amigo que tiene un blog con una sola entrada que preña de músicas que mi intelecto y pobre pasado musical no alcanzará nunca a poder valorar, ahora, me pone delante una noticia que ya había leído pero que no supe transpirar y ahora me reencuentro con mis olvidos.
Gracias M.

Buscar los sonidos que como tuneladoras abren vías más allá de la corteza terrestre que tenemos pegada a la piel. Ahí por donde los poros resoplan y la sangre fluye a velocidad infinita.
Y escribo esto porque son partes de ese enjambre de caminos iniciáticos del que todos estamos hechos y que nos van formando.
De esa teoría hablaré otro día, o no.
Dependerá del viento que sople en el Callejón.

http://www.youtube.com/watch?v=r0nnQpM03eU

http://www.youtube.com/watch?v=74xpualjuhk

¿Más de lo mismo?

Nota a posteriori (11/07/2008). En el blog del Alcalde han puesto una referencia a Diario de un derribo. ¡Saben que existimos! Y han publicado dos comentarios. ¡Bien!
-------------------

Parece que el Ayuntamiento ha empezado a moverse y quiere darle aire y sacar su rédito de lo que se puede hacer en los terrenos de la cárcel, y yo que los creía más espabilaos (de la oposición no digo nada no vaya a querer venir el Sr. Zoido a vendernos que cuando el sea alcalde se encargará de terminar de construir la cárcel que la han dejado a mitad ...)

A raíz de la reunión entre Sánchez Monteseirín y la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, han surgido artículos en prensa e Internet contándonos que van a construir un parque. Si eso ya lo sabemos, miarma, decidnos cuando termináis de derribarla y cuando empieza la contrucción...

En el Correo de Andalucía


En el diario Que!

En Sevilla Información - Artesacro.org

En El País

Pero lo mejor es que el Alcalde en su blog ha desglosado mucha infomación respecto al futuro parque, con planos incluidos (los mismos que desde Urbanismo nos enseñaron y nosotros a los vecinos que quisieron... hace mucho tiempo....). Algo es algo. Pero poco sigue estando más cerca de nada que otra cosa.

Y en el blog del Alcalde


Mi pregunta, Sr. Sánchez Monteseirín, que en cuanto pueda la haré en su sitio en Internet, es saber cuánto le queda al derribo, cuánto le queda al comienzo de las obras del parque, cuánto le queda al inicio del Centro Cívico...

Y es que usted, Alcalde, ya presentó este proyecto que hoy publica a bombo y platillo. Haga memoria y recuerde aquella tarde de hace dos años, en la recién inaugurada sede del Distrito en la Avenida de la Cruz del Campo, aquella tarde que nos proyecto un vídeo con lo maravilloso que quedaría el parque, este diseño o parecido, con las instalaciones de lo que por entonces era algo más parecido a una comisaria que a una sede de Gobernación, recuerde las risas por la aparición en el proyecto informatizado de la sala de musculatura, un gimnasio para los policías locales dijo usted (no me los canse más hombre que bastante tienen con el calor y la hartá de trabajar que se pegan las criaturas...), y más cosas. Parecía que el parque iba a estar para ¡ya! más de lo mismo, y la mayoría se fueron barruntando que mejor haberse quedado en casa viendo a Brasil en el mundial... Se acuerda Alcalde de mi ciudad, se acuerda...

Pues seguimos igual, ahora lo presenta de nuevo en su blog, y nos alegramos pero ¿más de lo mismo? es decir, NADA de NADA.

La entrada del solar de la antigua prisión se ha convertido en el lugar de disfrute de todo el que quiera pasar una noche de botellona y carreritas, derrapando en las narices de los vecinos... sabiendo que los policias municipales no aparecerán por allí. Qué gustazo.



-------------------
Nota: He puesto este misma entrada como comentario en el blog del Alcalde. Veremos que pasa.

Mil ochenta


¿Y por qué ese número?
Más de mil recetas de cocina podría haber puesto,
pero no, puso mil ochenta formas de hacer de comer.
¡Qué grande Simone!

Esta entrada es breve .
Esta entrada es por quien me puso el delantal
para quien nos hizo cocinar a una sola mano
la otra para su libro.
Mil ochenta inspiraciones de las papilas gustativas.
¡Qué grande Simone!

Estabas siempre en casa,
con miles de anotaciones y papeles
de recortes de periódicos viejos o de notas.
Más caminos que llevaban a la cocina.
Te veía como un mito,
cuando eras terrenal y bíblica.
¡Qué grande Simone!

Luego, la mejor cocinera me pasó mi ejemplar.
Ese fue mi ajuar.
Mi tesoro. Ya puedes volar.
Y lo tomé con ganas.
Como siempre hago, se cruzaron
otros caminos, y ahí sigues esperándome.
¡Qué grande Simone!

Llegó la noticia de tu fallecimiento.
Cuando te acercabas a centenaria
hizo que sintiera una tristeza rara.
Tristeza que me dio hambre.
¡Qué grande Simone!

Descanse en paz.