El regalo de María

María nos proponía en su blog un desafío envuelto en forma de regalo que yo le devolví en forma de comentario y aquí ahora a modo de experimento desenvuelvo para todos. Había que escribir un texto usando estas palabras: VIDA, AMOR, LITERATURA, SEXO, VIAJE, CINE

No me dio sexo, no me dio literatura de piel escurridiza, no quería viajes de por vida, no quería películas de cine con sonido dolby, resultó que quería amor. Y la dejé por imposible.

---------------------------------------------
Cómo las flores silvestres, auténticas y libres, los lectores y comentaristas del Callejón nos aportan semillas para que la primavera sea más primavera aún...

El aguaó...
A veces pienso que estar contigo me da vida. No sólo es por el sexo es por algo más. Es por algo extraño. Algo que hasta hoy no conocía. Ni siquiera lo había visto en los libros o el cine. Me siento como inmerso en un viaje de ilusiones, con vértigo constante y pellizco en el estómago. Me siento feliz. No sé... quizás esté loco. No pretendo nada. Esto no significa nada. Sólo es un grupo de palabras juntas, no es literatura. Creo que es... creo que es Amor
Mayte...
Vida envuelta en tu amor, palabras deslizadas por tu sexo, literatura inagotable de mi viaje interno poblado de tu aroma, tus sentidos y el paisaje de tu mirada como escenario de un viejo cine olvidado.
mrrm...
Propongo un viaje. Un viaje por un libro; algo espectacular, de cine, no mejor no; algo más cercano, que hable del amor, si, con un poco de sexo, pero del que aparece insinuado y sensual. Pero una buena literatura, además de todo esto tiene hablar de la vida. Buen viaje.
Juanma...
Quizá el amor no sea más que un invento del cine. Al igual que la vida, talvez invento de la literatura. De lo que estoy convencido es de que el sexo es un viaje por tu cuerpo...un amor de cine, un momento de la vida que merecer convertirse en literatura. Sube, amor: quiero iniciar un viaje contigo, sexo o cine me da igual. Ahora sé que quiero tu vida. Toma la mía.
dama...
Como de una historia de esas que se ven en el cine, el encuentro con su cuerpo aquella tarde por casualidad para reencontrame con el sexo pasional que desconocía me hizo pensar que es posible sin amor. Un viaje a través de los sentidos. Fue como la buena literatura, como ese libro que se lee una vez en la vida y te marca eternamente para siempre jamás.
La manijera del caos...
A los setenta años pocas cosas te quedan ya por hacer; y tal vez por eso, a él le gustaba hacer lo mismo al caer la tarde. Se sentaba en un sillón que miraba a la ventana, encendía un puro, veía caer el sol y sobre todo recordaba. A veces con fotos cerca, la compañía de un libro o recuerdo. Había tenido una vida plena, una vida de cine, había logrado vivir de la literatura, había disfrutado de los viajes, las fiestas, el sexo, los amigos, incluso en un tiempo, conoció el amor… Había tenido una vida plena, y cada tarde, al caer el sol, se sentía más vacío.
Luz de gas...
Salimos del cine y nos metimos en un bar de esos donde el sexo puede parecer más fácil. Nos encontramos con Esteban que venía de un viaje por Turquía, venía con su último amor, un estudiante de literatura. Nos tomamos una copa y nos fuimos a casa. Esta es mi vida.
América...
La literatura era su vida...Dias enteros escribiendo...Es hora de dormir...En un rato...Apaga las luces ven pronto.
Donde se quedo el amor, la ternura a pasión y el sexo,ella lo mira desde la ventana lo siente está ahí! ...
No tiene conciencia del viaje final ,su memoria es una pantalla de cine sin imágenes...Algo a robado sus recuerdos, instantes de lucidez devuelven el brillo a sus ojos ...estás ahí! ...
Quiero que me lo devuelvas!....Nuevamente sus ojos se hunden en el vació... El Alzheimer se lo llevo todo.
Zapat...
Siempre quiso hacer un viaje de cine, al corazón de África. Apenas le quedaba tiempo de vida, el médico fue todo lo realista que ella le pidió con su diagnóstico. Lo había interiorizado, no se concedería tiempo para las lamentaciones y la autocompasión. Quería amar sinceramente, dejando salir lo que tanto tiempo había ocultado y hacer en los días que le quedaban todo lo que no pudo hacer en años.

Llamó a Claudia esa misma tarde. Claudia había sido su amor oculto de juventud. Nadie lo supo entonces ni lo sabía ahora. Aquello lo dejaron por imposible; demasiados riesgos para la época que les tocó vivir. Era profesora de literatura en el instituto en el que estudiaron y se conocieron. Quedaron al día siguiente a la salida del instituto, como en los años dorados que disfrutaron.

Fueron a almorzar al restaurante favorito de María; pequeñito, coqueto y con un ambiente muy familiar en el que era fácil sentirse a gusto. Cuando María comenzó a contarle a Claudia sus planes sus manos se rozaron y se agarraron con fuerza. Una lágrima de emoción recorrió la mejilla izquierda de Claudia. No se habían tocado así desde la última vez que tuvieron sexo, tantos años atrás que un escalofrío recorrió todo su cuerpo.
Lacava...
No sólo literatura
necesita nuestra vida
para curar las heridas
que produce su andadura
que como en un cine, a oscuras,
busca su acomodador,
que con su luz dé esplendor
y compañía a tu viaje…
Será el mejor equipaje:
más que sexo, se llama amor.
Fauve...
Durante mi vida tuve mucho amor, aunque preferí el sexo: era joven, demasiado joven. Sabía apreciar la literatura, que no me podía faltar, pero sí el amor. Amaba ir de viaje, odiaba el cine (los cines, más bien). Hasta que descubrí que lo que realmente importa es... la vida.
Porque sin ella no hay amor.
Pero me di cuenta cuando ya estaba muerta.

52 comentarios:

lisebe dijo...

Joooooo! que escueto!!! aprenderé a hacerlo así yo también tengo que hacer el ejercicio literario...

Por que será que no me salen tan sintetizados los textos????

Besitos Antonio

el aguaó dijo...

Extraordinario. Aunque sea escueto, querida Lisebe, nuestro amigo Antonio ha sabido resumir perfectamente todo el sentido de las palabras propuestas. Y no sólo eso, ha exprimido en su justa medida la proporción necesaria.

Con tu permiso, querido Antonio, probaré un burdo ramillete de palabras entrelazadas entre las que incluiré esas, a ver qué me sale:

"A veces pienso que estar contigo me da vida. No sólo es por el sexo es por algo más. Es por algo extraño. Algo que hasta hoy no conocía. Ni siquiera lo había visto en los libros o el cine. Me siento como inmerso en un viaje de ilusiones, con vértigo constante y pellizco en el estómago. Me siento feliz. No sé... quizás esté loco. No pretendo nada. Esto no significa nada. Sólo es un grupo de palabras juntas, no es literatura. Creo que es... creo que es Amor".

Un fortísimo abrazo.

América dijo...

Caramba!...Entre tu prosa y la de el aguaó y ese hermoso rostro de Lisebe con un mohín de asombro no podría terminar mejor esta tarde,ya oscurece en la ciudad y afuera se siente ese sabor de domingo silencioso y de descanso...Yo no me atrevo a decir nada más,salgo de este callejón con una sonrisa.

Mayte dijo...

Vida envuelta en tu amor, palabras deslizadas por tu sexo, literatura inagotable de mi viaje interno poblado de tu aroma, tus sentidos y el paisaje de tu mirada como escenario de un viejo cine olvidado.

Gracias por tus pasos y por asomarte por mi ventana...espero que vuelvas...yo volveré sin duda a este callejón.

Bikos.

Zapateiro dijo...

Magnífica forma de encajar y jugar con las palabras. Y encima conciso. ¿Qué más se puede pedir?

Un beso feriante.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Hizo bien, hay cosas que no se pueden dar así como así, mejor dejarlo.

Besos sin dejarte

mrrm dijo...

Propongo un viaje. Un viaje por un libro; algo espectacular, de cine, no mejor no; algo más cercano, que hable del amor, si, con un poco de sexo, pero del que aparece insinuado y sensual. Pero una buena literatura, además de todo esto tiene hablar de la vida. Buen viaje.

Saludos

Rosa

Ro dijo...

Antonio puedes pasart por mi blog te he dejado un regalito...jajaja besos hermanito

panterablanca dijo...

Vaya, qué bueno! Lo bueno si breve, dos veces bueno, ;-)
Besos selváticos.

mariapahn dijo...

¡ostras qué bueno Antonio! Me ha gustado el juego, pero me ha parecido perfecto tu texto ¡si señor! Breve, conciso y contundente ¡ssssssssssiiii! me ha gustado.
Muchos besitos

El callejón de los negros dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras, aportaciones, puntos de vista y miradas.

Seguimos juntando palabras para vivir...

Antonio

Juanma dijo...

"Quizá el amor no sea más que un invento del cine. Al igual que la vida, talvez invento de la literatura. De lo que estoy convencido es de que el sexo es un viaje por tu cuerpo...un amor de cine, un momento de la vida que merecer convertirse en literatura. Sube, amor: quiero iniciar un viaje contigo, sexo o cine me da igual. Ahora sé que quiero tu vida. Toma la mía."

Un abrazo, querido Antonio.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

¿Falta mucho para el verano?

Bitter dijo...

buffff, no puedo ni escribir bien la lista de los víveres, que maravilla lo que hacen con algo de inspiración.
besos

Arkantis dijo...

Pues me ha gustado...

Hay imposibles que mejor dejarlos..

Un besazo y feliz puente

El callejón de los negros dijo...

¿Alguno se anima a juntar unas cuantas palabras?

Estamos en familia...Un abrazo

Antonio

dama dijo...

Como de una historia de esas que se ven en el cine, el encuentro con su cuerpo aquella tarde por casualidad para reencontrame con el sexo pasional que desconocía me hizo pensar que es posible sin amor. Un viaje a través de los sentidos. Fue como la buena literatura, como ese libro que se lee una vez en la vida y te marca eternamente para siempre jamás

El callejón de los negros dijo...

Con el final de un cuento... agrego tu relato a la lista de contribuyentes (pena de palabra que relacionamos sólo con los impuestos).

Tu relato me hace pensar que ese para reencontrame con el sexo pasional que desconocía implicaba que en tus sueños si era conocido... y es que la realidad supera siempre a la ficción.

Un abrazo
Antonio

Rosalía dijo...

Soy incapaz, jamás se me dieron bien las letras [soy de ciencias, qué se le va a hacer].

6 palabras comunes y todos los textos tan distintos. Sencillamente genial!

El callejón de los negros dijo...

Rosalía así andamos muchos, de ciencias... y no debe confundirse una cosa con otra.... y me encantaría leer uno de tus experimentos.

Saludos
Antonio

La gata Roma dijo...

A los setenta años pocas cosas te quedan ya por hacer; y tal vez por eso, a él le gustaba hacer lo mismo al caer la tarde. Se sentaba en un sillón que miraba a la ventana, encendía un puro, veía caer el sol y sobre todo recordaba. A veces con fotos cerca, la compañía de un libro o recuerdo. Había tenido una vida plena, una vida de cine, había logrado vivir de la literatura, había disfrutado de los viajes, las fiestas, el sexo, los amigos, incluso en un tiempo, conoció el amor… Había tenido una vida plena, y cada tarde, al caer el sol, se sentía más vacío.


P.S. Imagino que la resaca permanente en la que vivo me hace perder la vergüenza y dejarte un texto que para nada está a la altura de lo que me gustaría dar aquí, pero bueno, hay que experimentar.

El callejón de los negros dijo...

Naturalmente Gata Roma, para nada de acuerdo contigo... ;-) el texto tiene un punto que recuerda a l'avi Siset que cantaba Lluis Llach...

La resaca es de lo mejor para esto de escribir entre nubes de algodón dulce o eran de color tiniebla...

Hombre de los mil cántaros tu relato nos lleva a una expedición siguiendo la estela de alguna curva con poderes de seducción....

Mayte vaya viaje al interior de nuestros sentimientos... cine olvidado...me encanta la combinación...

Rosa la suavidad de un viaje lleno de cariño y sensualidad. No dejes nunca escapar ese tren... porque no hay otro medio mejor...

Juanma, como para rechazar la oferta...

Salud(os)

Antonio

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Salimos del cine y nos metimos en un bar de esos donde el sexo puede parecer más fácil. Nos encontramos con Esteban que venía de un viaje por Turquía, venía con su último amor, un estudiante de literatura. Nos tomamos una copa y nos fuimos a casa. Esta es mi vida.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Qué bonito! Jo, eso era lo que yo querría haber escrito... Pero como aún no he respondido a mi reto, me inspiraré en el tuyo, aunque sea sin comparación, para poder llevar a cabo mi idea.
A mí me retó Lisebe y, aunque tengo muchos retos y premios pendientes y esté feo, haré éste primero. Allá voy.

América dijo...

Bueno ahi vamos,que tambien quiero participar.


La literatura era su vida...Dias enteros escribiendo...Es hora de dormir...En un rato...Apaga las luces ven pronto.

Donde se quedo el amor, la ternura a pasión y el sexo,ella lo mira desde la ventana lo siente está ahí! ...

No tiene conciencia del viaje final ,su memoria es una pantalla de cine sin imágenes...Algo a robado sus recuerdos,instantes de lucidez devuelven el brillo a sus ojos ...estás ahí! ...


Quiero que me lo devuelvas!....Nuevamente sus ojos se hunden en el vació... El Alzheimer se lo llevo todo.

El callejón de los negros dijo...

Iluminado amigo, como siempre, llevándonos por la naturalidad de las aceras, de esas vidas, de esos sitios de vida, de esas otras vidas...

Fauve te espero, con tu vestido de fiesta si quieres... pero no dejes a Lisebe para más tarde... aquí te espero más auténtica que nunca.

América, bellísimo relato, sabía que la más lorquiana de las blogueras no faltaría. Felicidades.

Salud(os) y que no nos falten nunca las palabras...

Antonio

Zapateiro dijo...

Antonio, con osadía -pues no creo que tenga una mínima capacidad literaria-, te dejo aquí mi relato.

"Siempre quiso hacer un viaje de cine, al corazón de África. Apenas le quedaba tiempo de vida, el médico fue todo lo realista que ella le pidió con su diagnóstico. Lo había interiorizado, no se concedería tiempo para las lamentaciones y la autocompasión. Quería amar sinceramente, dejando salir lo que tanto tiempo había ocultado y hacer en los días que le quedaban todo lo que no pudo hacer en años.

Llamó a Claudia esa misma tarde. Claudia había sido su amor oculto de juventud. Nadie lo supo entonces ni lo sabía ahora. Aquello lo dejaron por imposible; demasiados riesgos para la época que les tocó vivir. Era profesora de literatura en el instituto en el que estudiaron y se conocieron. Quedaron al día siguiente a la salida del instituto, como en los años dorados que disfrutaron.

Fueron a almorzar al restaurante favorito de María; pequeñito, coqueto y con un ambiente muy familiar en el que era fácil sentirse a gusto. Cuando María comenzó a contarle a Claudia sus planes sus manos se rozaron y se agarraron con fuerza. Una lágrima de emoción recorrió la mejilla izquierda de Claudia. No se habían tocado así desde la última vez que tuvieron sexo, tantos años atrás que un escalofrío recorrió todo su cuerpo."

P.D.: terminar la historia si queréis.

El callejón de los negros dijo...

Zapat con ese escalofrío recorriendo el cuerpo...no te parece ya un final tremendo y bello. Gracias por el esfuerzo.

Antonio

Lacava dijo...

No sólo literatura
necesita nuestra vida
para curar las heridas
que produce su andadura
que como en un cine, a oscuras,
busca su acomodador,
que con su luz dé esplendor
y compañía a tu viaje…
Será el mejor equipaje:
más que sexo, se llama amor.

El callejón de los negros dijo...

Lacava abrimos la ventana de los cines para que entre el aire del río que nos une. Un detallazo en forma de verso que te agradezco como el hecho de salir de tu divina clausura ...

Antonio

Rosalía dijo...

el de lacava me ha encantado!!

El callejón de los negros dijo...

Rosalía pásate por su blog... aquí sólo ha dejado una muestra de su talento...

Antonio

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Muchas gracias por participar y enhorabuena por acertar, gran ojo avizor.

Un abrazo

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Espero que no te asustes con el lateral

Besos

Fauve, la petite sauvage dijo...

Vaya, Antonio, siento decepcionarte pero como ves ya decepcioné a Lisebe... ¡que yo no sé escribir! Pero sí las pillo al vuelo, y si bien me ha chiflado lo de lacava (magistral), no había pillado su Luz, ¿cómo lo has sabido? Seguro que por ips o cosas así; anda, confiesa...

Fauve, la petite sauvage dijo...

Bueeeeno, ahí va otro bochorno y de corrido (de enharinados, al río; y porque me lo pides tú, uno de mis ojitos derechos (es que soy extraterrestre, jaja):

Durante mi vida tuve mucho amor, aunque preferí el sexo: era joven, demasiado joven. Sabía apreciar la literatura, que no me podía faltar, pero sí el amor. Amaba ir de viaje, odiaba el cine (los cines, más bien). Hasta que descubrí que lo que realmente importa es... la vida.
Porque sin ella no hay amor.
Pero me di cuenta cuando ya estaba muerta.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Basta! No tiréis más tomates, ¡cernícalos!

El callejón de los negros dijo...

Luz de gas...entonces ¿acerté?.. voy para allá... aunque esta noche de luna llena cualquier cosa puede pasar...

Fauve aquí los tomates los cortamos en rodajas les echamos sal y un chorreoncito de aceite de oliva y en el lugar que menos te lo esperes nos los comemos con un botellín de Cruzcampo.

Gracias, petite sauvage por tu esfuerzo y tu historia. La vida vista desde donde no la hay. Cuando no se tiene se aprecia. ¡Bravo!

Saludos
Antonio

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Jajajaja Valentín Vn te ha confundido con Paco Clavel también

El callejón de los negros dijo...

El final se acerca... como mantener mi imagen de padre de familia...

;-)

Antonio

Naiba dijo...

Gracias por tu comentario, que me ha permitido llegar hasta tu callejón y perderme un ratito por él.

Efectivamente los memes son un rollo, pero a la vez te permite conocer a la persona un poquito más.

Este que tu has aceptado podría ser escueto, pero intenso que es lo que importa, como siempre me explicaron el tamaño no importa...
;-P

Respecto al libro, la Biblia de Barro, a mí me está resultando un poquito pesado, indendientemente que me pierdo, y tengo que volver a empezar, igual es que no lo he cogido con ganas.

Bueno un placer saludarte, seguiré visitándote si me dejas.

Saludos y feliz fin de semana.

El callejón de los negros dijo...

Naiba bienvenida. En este caso este extraño meme no me fue asignado sino que lo lanzaron al aire en un blog y lo cogí como experimento. Cosas...

El libro que comentas tiene algunas partes que se hacen poco creíbles, al menos para mi, todo lo que ocurre en el campamento arqueológico ...

Nos leemos.

Antonio

Fauve, la petite sauvage dijo...

Calla, calla, Antoniño, que me tenéis más negra que los de tu callejón y no con los memes sino con los puzzles, grrññññ, ¡os odio!
Aún no sé dónde está el siguiente, ¡quiero ganar! Que eso de que lo importante es participar no cuela.
¡Besos!

El callejón de los negros dijo...

Fauve... yo es que tuve un sueño... je je je

Antonio

pati dijo...

Maravilloso desafío el de María...

Yo no me atrevo, así que prefiero deleitarme con vuestras delicias :)

Un abrazo, Antonio :)

El callejón de los negros dijo...

Pati, gracias por tus palabras y espero tu atrevimiento...

;-)

Antonio

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Qué bueno lo de ayer! Me encantó escucharte, estuviste genial y te volví a escuchar otra vez hoy ya "en diferido" y lo de las primeras frases, ¡qué bonito! Sí que queda bien, sí; opino lo mismo.

Y cuánto nos reimos en los comentarios...

Un beso, Antonio,

Fuvé ;-)

El callejón de los negros dijo...

Lo cierto Fuvé es que mucho no tenía que decir... pero es que ya sabemos como le gusta al mago de las ondas que participemos todos.

Las frases se complementaron porque hay algo en el ambiente que nos une y por tanto a nuestras historias.

Besos
Antonio

Fauve, la petite sauvage dijo...

No se dice "fuvé" que lo he comprobado en una maquinita de voces que viene rulando en uno de esos correítos...


Ahhhhh, un sueño; así cualquiera...

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y claro que tienes mucho que decir, al menos a mí me llegan muchas de tus cosas y seguro que a los demás también, Antoñito querido.

El callejón de los negros dijo...

ja ja ja ja lo que a mi me hacía reir el cine mudo... ja ja ja

Gracias por todo ;-)

Nos leemos (y escuchamos, y nos soñamos...)

Antonio

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Qué tonto! ajajajajajaja. Besazos.