Vida condicional

Si las ventanas de la oficina estuvieran abiertas de par en par, si las persianas volviesen comprimidas a su mínima expresión, si el sol supiera que hay quien necesita de su calor, si las dos torres gemelas de papeles que presiden mi mesa no me impidieran ver más allá de una grapadora -que además es sacapuntas, ¡tiene guasa el aparatito!- y un perchero atestado de ropa de invierno en pleno mes de Julio, si dos cuadros de Hokusai devoraran a los retratos de los Fundadores colgados en la pared a modo de escoltas bigotudos y gruñones, si los largos pasillos de los que me hablaron aquel día de la entrevista en el Hotel Plaza no hubieran sufrido una abducción y sustituidos por una pared color ocre -tirando a marrón- que limita literalmente el movimiento de mi silla, si todo esto fuera posible podría atravesar la frontera de mi escritorio y mirando cara a cara a mi compañero preguntarle '¿Te funciona Internet?'

21 comentarios:

Edward dijo...

Te respondo desde mi particular torre de papeles y planos, que últimamente no me dejan ni comprobar si funciona internet.

La realizada simpre supera a la ficción!

Un fuerte abrazo Antonio!

El callejón de los negros dijo...

Edward en tu ficción podrías montarte una 'casita' con los A0, A1, A2...

Un placer tenerte por aquí.

Antonio

Anacleta dijo...

jajajajajajaja muy bueno Antonio.

Y yo pensando en invitarte al caribe...

Un beso risueño

Rosalía dijo...

jajajajjaja

siempre podréis aprender el silbo gomero ...

:P

Arkantis dijo...

Que oficina...me da stres sin verla ajajaj... oyes ¿te funciona internet? ;-)

Un besazo

Híspalis dijo...

Fantástica entrada jajaja. Muy buena, Felicidades.

Juanma dijo...

Sí señor, de carcajada al final. Y eso es tela de difícil, Antonio. Muy bueno.

Un abrazo.

dama dijo...

Simplemente le cantarías "¿quién me ha robado el mes de abril?" hasta que llega el final de tu historia, que me ha dejado descolocada. Por ello es un relato estupendo.

El callejón de los negros dijo...

Anacleta muchas gracias, es vuestro. Admito Caribe como lugar soñado... Besos.

Rosalía hubiera estado muy bien... je je je en las Afortunadas... Besos.

Arkantis... besazos para ti con el tam-tam...

Híspalis, gracias, y mañana te oímos...

Juanma, mil gracias, viniendo de un maestro en estas cosas... te escuchamos en la tertulia... un abrazo.

dama...... que lo guardaba en un cajón..., gracias por tus palabras.
Habrá que verse un día con el amigo en común que nos hemos descubierto...



NOS LEEMOS.
Antonio

MaeseRancio dijo...

Y la cantidad de árboles muertos que hay en esas torres gemelas...

Yo también me muevo entre A3, A2 y A1... y cuando me entra un A0 me quiero morir.

Mayte dijo...

Antonio...te funciona el alma? claro sería retórico...porque convencida estoy de que si y a tope!

Me gustó, si,

Bikiños mil.

El callejón de los negros dijo...

MaeseRancio ¡¡tanto papel absurdo!! al menos con tus sábanas móntate una alfombra mágica...

Mayte ... de vez en cuando hay que ponerle pilas. Gracias.
:-)
Bikiños para ti también.



NOS LEEMOS.

Antonio

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Como dirían en Baby Jane: "Pero no puedes".

Y los escritorios que son para el primero que va llegando y la gente va dejando sus cosas y hay momentos en que te encuentras la ropa de invierno, con edredones y todo de su casa a la espera del cambio de estación.

mariapahn dijo...

¡Qué bueno Antonio! que buen retrato de lo que puede ser cualquier cotidianeidad... Si nisiquiera en nuestro lugar de trabajo fomentamos la libertad ¿de qué va el juego de vivir? Me preocupa tanto este tema: SER LIBRES, creo que es la lacra del siglo XXI... Todos estamos tan ocupados por acumular que se nos olvida el sentido, el olor del aire, el color de las palabras, la gente, las miradas, ... en fin, amigo; me ha encantado (pero eso no es nuevo).

Ten buen fin de semana.

Anacleta dijo...

Antonio si es así, quedas formalmente invitado a disfrutar del Caribe, si quieres te puedo servir de guía turística.

Un beso caribeño

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Tela, yo creía que mi puesto de trabajo es lúgubre pero leyendo tu relato ahora pienso que trabajo en un despacho taco de moderno.
Es acojonante como lo describes.
Saludos

El callejón de los negros dijo...

Luz de Gas...¡ay! acumuladores...esa raza humana tan especial...
Besos

mariapahn, gracias por tus palabras y especialmente por tu reflexión... actualmente vivimos en lo inmediato, y esto nos ciega. Bezasos...

Anacleta ja ja ja tomo nota ja ja. Besos

No cogé ventaja, ¡miarma! Gracias..... ¡¡qué no nos quiten el rato del desayuno por lo menos!!... saludos



NOS LEEMOS

Antonio

Joana dijo...

Ostras! y no te funciona internet? Eso si que es un drama, si estás en el trabajo!

El callejón de los negros dijo...

Joana... ja ja ja la soledad digital ja ja ja
Besos.

Antonio

mrrm dijo...

Tiene que ser un alivio cuando llega la hora de salir y poder ver el mundo. Mira tu que sales un día y no está, como internet...

Saludos

Rosa

El callejón de los negros dijo...

mrrm... y es que no se tiene miedo de los desconocido sino de lo conocido que puede estar en algun sitio desconocido... o en nuestra imaginación.

Saludos
Antonio