Prólogo a una vida.

Curiosa la historia de Juan Lemos. Digo curiosa pero debería decir única porque tener 34 años y haber pasado entre horfanatos, reformatorios, centros de acogida y cárceles sólo un año en libertad consciente es un auténtico caso digno de estudio. Pero no es lo más sorprendente de Juan Lemos. No. Hay más.

En ese año de libertad le ocurrieron las cosas que ahora podrán leer tras este prólogo. Un año que acabó con su vida. Un año en el que tuvo un hijo, escribió este libro y quemó un bosque.