Cuatrocientos noventa y seis (I)

Tener un amigo multimillonario, altruista y devoto de sus amigos era un privilegio al alcance de muy pocos, y gozar de las cintas en su sala de cine particular con una pantalla gigante que al concluir la película se elevaba y dejaba ver parte de Skagen y la inmensidad del Skaggerak, al norte del mar del Norte, eso, era un placer al alcance de muy pocos. Cita obligada cada martes a las once. Él y el anfitrión. Nadie más. Sonaba un fandango. Cantaba Gracia Montes en aquella película de Bardem. Se vió entremezclando recuerdos, tiempos de vida en España. tiempos de guerra, tiempos de muerte, tiempos pasados. Domingos de resurrección. Espacios perdidos. Era la primera vez que veía la película. Aquello no lo esperaba.

Amor,
¿por qué no viniste, amor?
esta noche y la pasada
estando la noche clara
y el caminito andado
sabiendo que te esperaba

En ese instante entró su mujer. Los tres se quedaron en blanco. Esta interrupción sólo podía indicar algo inesperado y grave. Habló tras dar dos minúsculos pasos en la sala. 'Cuatrocientos noventa y seis'. ¡Den barket i den viking nøjere barket! JEG lad være tro på den happenstances. Notere opfylde hos jeres forpligtelse. På gensyn Lucas. La réplica del filántropo fue contundente. El matrimonio salió corriendo. Y el anfitrión volvió a sentarse, otra vez absorto mirando a la pantalla en blanco, alzó la mano y movió de forma elíptica el dedo índice. Volvió el ruido del motor. Había que acabar aquella historia.

18 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Desde luego que el hombre estaba satisfecho, se había tomado su chocolate y esperaba reunirse.

Pero no es excusa para interrumpir una historia bañada por un buen fandando y en esa sala tan bien ambientada.

La gata Roma dijo...

Si alguna vez soy millonaria te invitaré a mi sala de proyecciones, como Lopera, que tiene una, jejeje vaya comparación…
Kisses

P.S. ¿qQué es eso de que en este callejón no hay gatos?¿y yo qué?

panterablanca dijo...

Todas las cosas que empiezan en un momento u otro tienen que terminarse...
Besos felinos.

Juanma dijo...

Estoy con mi querido Juan en que no es excusa para interrumpir la "juerga". Qué grandes Gracia Montes, mi paisana, y el insuperable Alberto Closas.
Un fuerte abrazo, querido amigo.

mrrm dijo...

Qué, que te gusta tener al publico en ascuas ¿no?. Entre la pobre hormiga, que la has dejado con la palbra en la boca, y el amigo altruista, que no tiene prisa... Y yo aqui esperando a ver que pasa. Desde luego, además de escribir se te da bien la intriga. Por cierto en qué idioma habla el matrimonio dichoso, porque aqui una solo tiene la cátedra de andaluz y la licenciatura de español, que solo he salido de España para ir a Portugal a por toallas; a si es que unos parentesis con la traducción en medio...

Saludos

Rosa

Luz de Gas dijo...

Perdón por la intromisión pero después de probar con varios donde encontré algún resultado fue en el sueco de ahí lo del chocolate.

pati dijo...

Pues nada, a esperar... no nos queda de otra ;)

Me ha encantado el pasaje de la canción y la entrada triunfal de la mujer después.

Me ha parecido ver un barco y un vikingo.... posiblemente me equivoque, pero al saber alemán, un poco de ventaja tengo jajjaa

Pues eso: Espero siguientes capítulos y el final de la intriga.

Saludos, Antonio :)

el aguaó dijo...

Sala de proyecciones particular... no se debe parar una película a no ser que se tenga una buena excusa.

Un abrazo amigo Antonio.

verdial dijo...

Yo lo veo como una ventaja. Puedes continuar como mejor te apetezca.

Un abrazo

Moe de Triana dijo...

Po no es mal plan pa un martes miarma...

Lo que pasa es que hay champion y cualquiera deja la tasca sola.

¡¡Un abrasso Antonio!!

Borrasca dijo...

Antonio gracias por tu visita y te animo a que pruebes esa asignatura que tienes pendiente, el chocolate viene bien a cualquier hora y combina con todo...

En cuanto a tu post, creo que hoy estoy lenta, pasé por el traductor de todos los idiomas la noticia que interrumpe la película pero me quedé en las mismas, no sé si es que alguien se accidentó y está en un hospital, pasó un barco vikingo, o es que se reunirá con Lucas para beber chocolate, como sea, me has dejado picada, volveré...

Besos borrascosos

lisebe dijo...

Vaya siempre nos dejas con la icognita de lo que pasa después...

A ver como continua hombre no nos dejes así.!

Besos Antonio

Zapateiro dijo...

Ya tiene que ser importante, porque parar una película en una sala de cine, aunque sea particular, tiene delito. A ver qué pasa...

Un beso Antonio.

Dama dijo...

A mí no me invitéis, que si no entro en una sala llena menos iré a la de un millonario que está el solo, aunque sea muy sugerente...

Tormenta. dijo...

Y todas las historias, siempre tienen un final.. eso dicen.. sí, aunque , siempre habrá alguna que no sea así.. en fin deliro, solo decirte, que me gusta estar por aquí de nuevo! no sabes cuanto..
Estás más guapo!¿qué te hiciste?
;) un besazo niño...

calleferia dijo...

Pero...¿cómo terminaaaaaaa?

Anda por fa, no nos dejes en ascuas

mrrm dijo...

Que te gusta hacer esperar al personal...
El lunes tempranito volveré a entrar a ver si ya te has acordado de tu impaciente público.
Anda, no seas malo y no te hagas de rrogar.

Saludos impacientes

Rosa

El callejón de los negros dijo...

Todas vuestras variantes me valen. Gracias por las piruetas. La intriga es el último de los recursos que utilizaría (al no saber manejarla de forma compacta), simplemente las historias necesitan su procesamiento pero a la vez la fuerza de gritar me invoca a hacerlo por partes, para 'ir respirando mientras me muero' que escuché una vez a un poeta de la calle.

No suelo comentar el contenido de las historias porque quiero que cada uno os montéis la vuestra (yo sólo pretendo dejar huellas que se pueden seguir) pero os diré que el idioma que utilizó (su lengua materna) el anfitrión es lo que llamo danes electrónico.

Seguimos.

Antonio