La memoria de Santiago

En un apartado rincón del hospital el doctor Suarez no sabía como decírselo, tantos cursos de atención a familiares y seguía sin encontrar las palabras adecuadas. Y aquel caso había sido su vida. Y era el punto y final de sus investigaciones. Había que despojarse de la bata de científico y ponerse el mono de padre de familia.


Su hijo no volverá a recordar nada de su pasado aunque llegará a hablar y terminará, en pocos años, siendo un chico como los demás. Eso sí no recordará nada de su pasado.

Y ahí venía el momento complicado, explicarle las razones de esta pérdida, el caso maravilloso que suponía Santiago para la ciencia o mejor callar y dejarlo ahí, las explicaciones que quedaban no iban a poder ayudar al paciente y existía la posibilidad de aumentar el dolor de la familia. Pero este caso era único. La comunidad debía saberlo, y los padres los primeros.


Su hijo no recordará nada de su pasado pero no ha perdido totalmente la capacidad de recordar, sólo en parte, sólo las que se subscriben a una serie de hitos neuronales podrán ser recuperardas con los ejercicios mentales habituales. Su hijo sólo recordará lo bueno que le haya pasado desde que nació hasta el momento del accidente pero, como le dije ... su hijo no recordará nada. Lo siento.

23 comentarios:

María_azahar dijo...

Me estreno en esta entrada mnemotécnica dándote mi enhorabuena. Magnífica, mi querido Antonio. Me ha encantado.

FELIZ NAVIDAD.

Un abrazo.

Luz de Gas dijo...

Pues lo compadezco, dicen que de lo malo es de lo que más se aprende.

Le espera un futuro un poco duro o quien sabe quízás no seamos tan malos y todos quedemos de esa mirada llena de felicidad y nos contagie.

Un abrazo Antonio, genial historia.

Juanma dijo...

Últimamente me lo pone fácil mi luz de gas...me basta decir que hago mías sus palabras.

Un abrazo y enhorabuena por esta entrada que nos deja, como canta Serrat, "sentados chupando un palo de calabaza".

El Humilladero dijo...

Duro relato que no por ello deja de ser magnífico.
Un abrazo
Manolo.

lisebe dijo...

Excelente entrada !!

Algo triste, pero real, y con el futuro delante lleno de "ya veremos" o "quizás" pero lo más importante es ver siempre lo positivo de los malos momentos, aprender sufriendo que es lo doloroso, pero en cierto modo lo que nos deja mella en nuestro interior.

Mirar la sonrrisa y la felicidad de un futuro, aprender del pasado y confiar.!!!

Bon Nadal Antonio

Y Muchos besossss

Zapateiro dijo...

Si sólo recordaría lo bueno, pero el médico sentencia con un "lo siento, pero no recordará nada", he de suponer que ¿nada bueno le habría pasado en la vida?

Joder....

Un beso Antonio.

ROSALÍA dijo...

Lamento que solo recuerde lo bueno, porque la vida se compone de mucho (pero mucho) más.

Una triste historia para empezar las navidades ... joder, lo que me faltaba ...

Me ha encantado.

Saludos.

El callejón de los negros dijo...

Azahar que aguanta el frío, gracias, igualmente Felices Pascuas, es curioso que eres de las pocas comentaristas con blog que conozco personalmente...

El hombre de la radio iluminada, quizás Santiago tenga que empezar desde el principio. Gracias.

Juanma así nos quedamos muchos cuando nos viene una imágen y tenemos que plasmarla. Gracias.

Gracias vecino de barrio antiguo, efectivamente es dura pero creo que llena de algo que hoy celebramos: Esperanza.

La sonrisa de Lisebe, Bon Nadal, igualmente, el futuro, a veces pensar en el me revela sensaciones que no tengo al pesar en el pasado. Gracias

Zapateiro lo que uno puede pensar no tiene porque ser lo que su mente tenga registrado o lo que quedé impregnado en su piel...

Gracias devoradora de libros, y la vida, claro, es tanto que a veces nos parece nada, como la unión de colores...

Nos leemos
Antonio

el aguaó dijo...

Tu entrada me ha recordado a la frase de Roger Martin du Gard: “La vida sería imposible si todo se recordase. El secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse”.

Tal vez Santiago había elegido... el problema es cuando todos los recuerdos que se tienen son negros como el pasado que se deja atrás. Quizás así se pueda volver a construir una memoria repleta de sentimientos y momentos buenos.

Aunque la teoría de nuestro amigo Juan también la comparto... aprender a base de palos, contando con la experiencia y madurez que ello otorga, dejará a Santiago en un lugar delicado.

Gran entrada mi querido Antonio.

Un abrazo muy fuerte.

Dama dijo...

Estupenda entrada. De los recuerdos malos aprendemos, y de los buenos, soñamos, y eso no es justo.
Me encanta tu manera de contar las cosas.

El callejón de los negros dijo...

Queridos Aguaó y tejedora de sueños memorizar es mantener vivo lo que ya es inerte tras el paso del tiempo. Y de eso estamos hechos...

Gracia por vuestras aportaciones, caminos que recojo para nuevos relatos.

Antonio

mrrm dijo...

Me quedo con todos los comentarios. Es verdad, desde hace mucho, mucho, se que en la vida todo lo que te pase te enseña, hasta lo malo, y solo uno tiene el privilegio de poder escojer con qué recuerdos quedarse. Yo escogí los buenos. Cuando se pierde uno de estos y no se tiene otra cosa...,¿habrá que experimentar?. Sí, es un a esperanza nueva, pero la inocencia de un niño le protege de muchos gestos y detalles de adultos, cuando se ha perdido tiene que ser muy duro empezar de cero. No le deseo a nadie algo así.
Los mejores deseos y felicidad para todos, besos.

Saludos

Rosa

pati dijo...

Yo es que no puedo decir nada... me quedo alucinada con el relato y aún más con los comentarios y tus respuestas.

La memoria... qué cosa más extraña.

Saludos :)

ROSALÍA dijo...

mrrm (Rosa), no creo que uno pueda escoger con qué recuerdos quedarse. Pienso que eso es bastante complicado, sería como poder seleccionarlos, es decir, decidir voluntariamente lo que olvidamos o retenemos! Ojalá se pudiera!! Se ahorraría mucho sufrimiento.

Se os lee!! Bsos

Juanma dijo...

(En relación a tu comentario en mi blog)
Se va a realizar desde Punto Radio Sevilla un especial Navidad para toda España. Serán muchas horas la tarde del sábado 27 (de 18:00 a 0:00) y del domingo 28 (de 16:00 a 23:00). Yo apareceré el sábado sobre las 20:05, y te lo digo porque he escrito sobre la Navidad y los niños.
En fin, por si lo puedes oír. Creo que también se podrán enviar comentarios blogueros desde todo el mundo.
Un abrazo. Feliz Navidad.

panterablanca dijo...

Escribes de maravilla, y siempre te lo digo. Es duro quedarse sin memoria, y recordando sólo lo bueno, no sé, yo creo que se quedaría como desprotegido, ¿no? Aunque si lo miramos desde el otro lado, se quedaría protegido contra el dolor del recuerdo... si sólo puede recordar lo bueno...
Besos felinos.

El callejón de los negros dijo...

mrrm, desde luego, la experiencia ese ladrillo invisible que nos hace ser lo que somos. Felices Pascuas para ti y los tuyos.

Pati, tengo unos comentaristas que ponen el nivel muy alto, un servidor lo único que hace es contar un cuento. Gracias.

Rosalia, la memoria nos controla a golpe de corazón...

Juanma ¡Felices Pascuas! estaré atento, os últimos viernes he estado muy ausente y no he podido seguir en directo nada de la radio pero ahora esperemos nos pille más concentrados. Gracias.

albina pantera creo que en el fondo la memoria es además de puzzle un escudo por lo que viajar sin ella supone un riesgo. Incluyo lo malo y lo bueno. Muchísimas gracias por tus palabras.

Antonio, que espera seguir leyéndoos...

Tormenta. dijo...

Por que siempre llego tarde!
Poco me queda por añadir, pero, qué me dices de la memoria selectiva? Existe realmente?!..

Me encantó la historia, y me gusta estar rodeada con gente que tiene tanto Arte!!! un placer Antonio, estar aquí,y de paso, como no..

Feliz navida, mi niño! un Muackkkkkkkkkkk(ya sabes como suena).

Lacava dijo...

FELIZ NAVIDAD.

El callejón de los negros dijo...

Tormenta tu no llegas tarde es que ahora toca mojarse ;-) Gracias y ando madurando la idea del sonido aunque no todos tenemos voces significativas como las que se esconden tras la electricidad del trueno.

Lacava que ganas tengo de leerte tu retrato de la entrada del Baltasar en su casa...

Antonio

María_azahar dijo...

Te deseo una muy Feliz Navidad, mi querido Antonio.

Un besazo fuerte fuerte de los que suenan.

El callejón de los negros dijo...

Igualmente María Azaha,que goces de estas fiestas que te han pillado en tan buen momento ;-)

Antonio

edhigy dijo...

Habrá que pasarse por estos lares más a menudo. Felices fiestas.