Al maestro

De aquella habitación pintada con el olor de la muerte no podía salir nada bueno, o eso es lo que pensaban todos los que entraban y salían desde hacía días. Y sin embargo había vida. En una esquina, oculta por los restos de lo que había sido un perchero de pie, de estilo victoriano como solía contar el viejo doctor, y con algunos viejos baules impidiendo que cualquiera pudiera verla, estaba ella. La presentí en una ocasión en el que entré en esa habitación pero mi visión quizás, al viejo doctor, no le hubiera servido de mucho si nos hubieramos encontrado y hubiera podido hablarle. Un problema de planos, o de creencias, quien sabe, lo cierto es que los otros no la vieron.

 Fotografía de www.elpais.com

Ya que no podré llevarle rosas con espinas en una botella medio vacía de coñac... es lo mínimo que puedo hacer por recordarlo... buscar su sombra y cantar...
Para el maestro..

-----------------------------------------------------------------------------------
ADDENDAS

En El País, un artículo de Fernando Savater, Los hijos de Poe

He añadido encabezando la entrada un pequeño relato, muy breve, muy humilde y limitado pero con mucho cariño.

Podemos escuchar una canción basada en un poema de Poe, The Lake...


* Fotografía de www.elpais.com

28 comentarios:

La gata Roma dijo...

El honrar a los que no están marca la evolución del ser humano, que empieza así a tener una “conciencia” más parecida a la nuestra, mas alejada de los animales.
Lo de honrar cada uno lo hace como puede, imagino que humanizándonos cada vez más.
Kisses

Luz de Gas dijo...

Las espinas seguiran no obstante clavándose en las esquinas de tu memoria dando aliento de vida a las sombras del pasado.

Un abrazo Antonio

Candela dijo...

¿Hirieron tanto las espinas? ¿O calmó el dolor el resto del coñac?

lisebe dijo...

Siempre duele !!

Pero la calma llega cuando el recuerdo es dulce.

Besos

pati dijo...

¿Lo mínimo?
Más bien dejémoslo en un bonito gesto...

;)

Un abrazo, Antonio :)

Dama dijo...

Es verdad, Edgar Allan Poe, el gran amor de el escritor. Ayer se cumplieron años de su muerte...

"Y esta dama vivía sin otro deseo que el de amarme, y de ser amada por mí..."

el aguaó dijo...

Paul Gauguin tiene un cuadro que ha conseguido tener críticas desde su realización hasta el presente. Quizás muchas de esas críticas y su destilado fracaso en tierras francesas tuvo mucho que ver con su intento de suicido primero y su huida al caribe después. Aunque esto último pueda parecer algo contradictorio en el presente.

En dicho cuadro hay un tremendo homenaje a Edgar Allan Poe, con cuervo incluído. Tal vez un día aparezca por mi puesto del agua.

A veces, con varias líneas se crea un ambiente intenso y un mensaje amplio como el tuyo. Siento no poder decir lo mismo.

Un abrazo enorme amigo.

P.D. En cuanto pueda te envío el trabajo. No se me ha olvidado.

dijo...

Tres rosas y una botella medio vacía de coñac, aunque sean virtuales, es el mejor homenaje a Poe. Me uno a tu gesto. Un abrazo.

Y Aguaó, esa posible entrada sobre Gauguin y el cuervo es bien interesante. La esperaremos como agua de mayo. Besos.

Bitter dijo...

Me uno a tu sentido homenaje, un verdadero maestro quien hasta hoy nos sigue deleitando con sus letras.
un abrazo

el aguaó dijo...

Con permiso de Antonio, querida Té, tal vez un día de estos asome como telón de fondo mientras echo agua.

Tormenta. dijo...

Qué bonito Antonio, que gesto por tu parte, y claro que duele.. pero se calmará..

Besos y buen finde;)

mrrm dijo...

Buen homenaje a Poe con la preciosa canción del filósofo Auserón y con tus rosas, para quitarse el sombrero. Esas rosas, bellas aún con espinas, que con su suave perfume dejará mejores recuerdos que los del coñac.

Saludos

Rosa

panterablanca dijo...

Genial Poe, genial Auserón, y genial esta canción, una de mis preferidas de este cantante. Gracias por recordármela :-)
Besos salvajes.

Paços de Audiência dijo...

De ese tema hasta hay un post en mi blog.

Luz de Gas dijo...

Genial homenaje a mi admirado Poe.

Ultimamente nos acordamos bastante de él y me alegro, que la noche y sus sombras nos invadan.

Un abrazo Antonio

Juanma dijo...

Intuiciones de ida y vuelta, que a veces se ven, a veces no, pero siempre están...
Genialidad y profundidad en esta gran entrada.

Un abrazo, querido Antonio.

verdial dijo...

Buen texto y hermoso gesto por tu parte. Siempre he sido admiradora de Poe. Su trágica vida me atrajo desde que la conocí. Algo parecido me pasa con Becquer.

Un abrazo

El callejón de los negros dijo...

Bueno, gracias por vuestro apoyo al homenaje que desde aquí le quise hacer.

Edgar Alla Poe siempre estará vivo entre los vivos.

Antonio

Lansbury dijo...

bonito homenaje a un gran maestro. Un beso

El callejón de los negros dijo...

Lansbury bienvenida y gracias por unirte al homenaje.

Antonio

Luz de Gas dijo...

The Lake es una de esas joyas de Antony la tengo desde hace bastante tiempo dentro de mis favoritas al igual que muchos de sus temas, ahora precisamente lanza un nuevo album.

El próximo sábado en el RadioBlog habrá que poner algo de él.

Saludos Antonio

El callejón de los negros dijo...

Luz de gas, ¡sería magnífico!, y en otro momento nuestro lago trianero... el jueves espero poder mandarte lo que hablamos. Estas semanas el tiempo ha ido demasiado deprisa...

Gracias por pasarte.

Antonio

panterablanca dijo...

Pues a mí me parece un relato muy bueno, el que has añadido.
Besos salvajes.

El callejón de los negros dijo...

Muchas gracias panterita blanca. Un beso.

Antonio

Luz de Gas dijo...

El trianero que lo pusimos un día pero siempre es tiempo de volver a ese lago

Zinquirilla dijo...

Llego tarde aunque en mi blog ya le brindé un homeanje al maestro.

Buena elección del texto,

saludos.

El callejón de los negros dijo...

Zinquirilla, ojalá tuvieramos más tiempo para comprender el mundo de Poe.

Luz de Gas dijo...

Muchas gracias por tu colaboración en el RadioBlog

Un abrazo