La sombra

No había planeado ningún tipo de venganza por todo lo que le había hecho. No tenía calculado el coste de una futura y posible acción contra el que hundió y arrasó lo que podía amar y arroparle en su vida. No entraba en sus planes tener que cruzar de nuevo su mirada ni intercambiar saludos protocolarios preñados de odio y mentiras. Ni siquiera había pensando que hacer en el momento en que la puerta se cerrase y el resto de la humanidad volviese a la rutina. Nada había estudiado para el día después. Por eso cuando se vio transformado en la sombra de su enemigo no dominaba ya su suerte. Y nunca le habló ni se apareció tal y como es. Siempre fue su sombra, esa negrura que desde aquel instante empañó la vida alegre y exitosa de su contrario.

12 comentarios:

Diego Romero dijo...

Pensándolo bien, es lo mejor. Hay enemigos que no tienen ni la categoría para serlo.

Un saludo.

Daniel Luna dijo...

Y digo yo que ser la sombra no es lo mismo que estar a la sombra ¿no?
Y ser la sombra de alguien puede ser para bien o para mal.
E incluso estar a la sombra de alguien también puede ser para bien o para mal.

Daniel Luna dijo...

Vamos, que no sé qué es mejor, si ser la sombra de tu enemigo o estar a la sombre de tu enemigo.

La gata Roma dijo...

Recuerdo que Peter Pan se quería coser la sombra para que no se le escapara.. lo cual es curioso, no el hecho de coser su sombra, sino que yo recuerde esto ya que odio Peter Pan con todas mis fuerzas…

La sombra es la negrura silenciosa que no sabes que está ahí hasta que te das la vuelta, a ver que hace la mía el día que me de por girarme…

Glauca María dijo...

Hay belleza en la sombra, pero solo se descubre cuando la mira de frente.

Mayte dijo...

Y en la sombra podemos reflejar lo que nadie ve...sin daños a terceros.

Bikiño.

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

Me parece justo empañar la alegría de aquellos que nos hacen daño y recordarles con tu sombra que a pesar de todo sigues ahí. Cuando puedas, sal de la sombra y échate a la luz, que en la sombra hace mucho frío, deja que a tu corazón le llegue el sol. Un abrazo.

mrrm dijo...

Total, que se puede decir que tenía muy mala sombra...
No quisiera estar yo en el pellejo de ninguno

Saludos

Rosa

Zapateiro dijo...

Antonio, hijo, si yo te digo que te quiero te lo crees, ¿no?, ¿o suena indecente?

¡Cómo me aceleras con la cuarentena! Descontar lunas es lo mejor que has hecho. Gracias.

Un beso.

panterablanca dijo...

Se convirtió en sombra y así, de paso, en recuerdo eterno de todas las maldades que el otro cometió. A veces, la mejor venganza es el remordimiento.
Besos selváticos.

dama dijo...

Me llama la atención las sombras según las horas cuando estás en la playa, o cómo se usan para descifrar un asesinato, en las películas de detectives.
Pero tu relato me parece una original y bonita manera de llamar a un cobarde

Besos sombríos.

El callejón de los negros dijo...

Diego Romero... que importante es el saber estar hasta cuando uno se enfrenta cara a cara al mismísimo Belcebú...
Un abrazo.

Daniel Luna, amigos, todos tenemos luz propia... y por lo que leo tu vas enfocando bien la tuya...como no podría ser menos.
Un abrazo.

La gata Roma... habrá que pasarse un día por las tierras de Nunca Jamás... a lo mejor en las distancias cortas mejora...
Besos

Glauca María.... y hay que saber cuando...

Mayte... parte del misterio se encierra en su perfil...
Bikiño.

Lisset, seguiré tu consejo en la búsqueda de la belleza de las cosas...
Un abrazo.

mrrm, muchas veces se ve de lejos a los que la tienen así. Saludos

Zapateiro, me lo creo (y me sonrojo...) a pies puntillas. ¿Cómo puedes pensar que eso es indecente? Encantado de la vida. Y me alegro que te aceleren los pulso mis letras... gracias...
Besazos.

panterablanca, la venganza tiene unas caras desconocidas...
Besos.

dama a mi me gustan las sombras al amanecer, algunas zombis...
Besos

NOS LEEMOS.
Antonio