Guitarrero

Cuando en los vestuarios del equipo el caos lo inundaba todo y los hombres semidesnudos corrían agitando botellas de champán y poseídos por la locura que todo lo ciega tras haber tocado con sus propias manos la purpurina dorada que desprende la Copa del Mundo, cuando todo eso ocurría... el goleador, aquel que lo había ganado todo en Europa, el dueño de la magia futbolera cuando el balón llegaba a sus pies... cuando todo esto ocurría, sujetándose con una mano la toalla albiceleste para evitar darle a los fotógrafos más dividendos extras... cuando todo esto ocurría, el salteño con la derecha metida dentro de la taquilla, tachaba la segunda frase de la lista -ser campeón del mundo- y leía para él, mitad sonriente, mitad ido, mitad nostálgico... la primera de las cosas que tenía apuntadas: escribir una zamba.

Escuchar "Guitarrero"

5 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Hombre Antonio, no sabía del cambio que le has pegado al rincón, me agrada el ¿bermellón?
Un placer siempre encontrar una nueva entrada tuya y entonces tener la oprtunidad de enviarte un saludo y un abrazo

Dama dijo...

Me gusta el bermellón, que no el rojo que tanto te gusta.

Nada mejor para callar la boca que cuatro golazos, ha sido mi mundial, sin duda. ¡que satisfacción!

Mayte dijo...

Silenciosos, ni unos ni otros mejores...solo son, lo que son, en un instante.

Besiños...muchos, los cambios siempre son buenos, incluso a color ;=)

panterablanca dijo...

Una cosa no quita la otra, claro que sí :-))
Por cierto, que hacía días que no venía por aquí, y veo que has cambiado el asecto del blog. Te ha quedado muy chulo.
Besos felinos.

El callejón de los negros dijo...

No cogé ventaja, gracias por tus palabras y el bermellón siempre me resultó excitante ....
Un abrazo

Dama... quien pone el fútbol pone la esencia... el resto...el resto no importa...

Mayte... un instante, me encantan esos pequeños detalles. Bequiños.

Pantera albina, una alegría leerte, hay tiempo para todo cuando no hay prisas...
Felinamente besado.


Nos leemos, sed felices ...

Antonio