Carta para una seta

 
 
Recupero esta entrada de Diciembre de 2008, que escribí para uno de mis blog que ya llegó al final de su viaje, porque me sigue pareciendo muy cruel que la burocracia se cargue la imaginación. Cualquier burocracia, cualquier imaginación.

Me pregunto quien tuvo la magnífica idea de convertir este buzón de Correos en una seta. Un buzón y una seta guardan muchas similitudes pero sobretodo una evidente, se esconden en ellas muchos de nuestros sueños. Me pregunto quien tuvo la magnífica idea de convertir este buzón de Correos en una seta. Y sobretodo porque no fui yo. Por qué no tuve esa genial idea. Cuando voy a echarle una carta, me apoyo en su sombrero colorao y le digo en voz baja donde quiero que la mande y noto que se hace el remolón. Me pregunto quien tuvo la magnífica idea de convertir este buzón de Correos en una seta.

5 comentarios:

Mayte dijo...

Ojala nadie tuviese el poder de cortar la imaginación..
Un abrazo.

La cara oculta de la Luna dijo...

Y para mí que yo he visto algo similar en alguna parte.
No me preguntes dónde que no sabré decirte.

El callejón de los negros dijo...

Mayte, y es que quitándonos la imaginación nos cortan las alas, y la vida.
Besos


Luna oculta.. pues una fotito la próxima vez ;-)
Un abrazo



NOS LEEMOS.
Antonio

La gata Roma dijo...

No recuerdo si en esa ocasión lo posteé, pero cuando era pequeña dibujaba surreales composiciones en que conejos con pantalón de peto vivían en setas gigantes, con puertas y ventanas… lo más hortero es que en las ventanas había lazos, como decoración… y lo peor es que mi madre conserva uno de esos dibujos… lo metió en una funda de plástico y el tiempo no lo deterioró… ahora me avergüenza esa visión del mundo tan rara, yo ya en aquellos años no andaba bien de la cabeza creo….
Y en mis setas encima ni se podían echar cartas…

Kiss

El callejón de los negros dijo...

Qué maravilla conservar esos dibujos... cuéntame alguno con detalle y le sacamos una seta con historia...

Besosss
Antonio