Clín, clín, clín.

Clín, clín, clín, clín, clín. Sonaba a lluvia vieja. Como aquella que contaban caía hace ya mucho tiempo. Pero no era posible. Imposible. Clín, clín, clín. Pura fantasía en aquel zulo terrible. Había nacido allí y entre aquellas paredes moriría. Clín, clín, clín. Al menos tendría con que entretenerse. Pensar la forma de no acabar como Julia, en un rincón del otro cuarto, agazapada bajo un paraguas roído.Clín, clín, clín.

4 comentarios:

Mayte dijo...

Tan terrible como verdadero...

Besos.

El callejón de los negros dijo...

Dentro y fuera del zulo. Dentro y fuera de uno mismo.

Besos

Antonio

La gata Roma dijo...

Pufff… la tortura tiene tantas formas y maneras que es incontrolable…

Kisses

El callejón de los negros dijo...

Demasiadas, mi querida manijera.
Bessssos
Antoio