Cosas del calendario (XIII)

El dolor de cabeza se le fue extendiendo hasta que le llegó a la punta del dedo gordo del pie. Entonces fue cuando empezó a crecerle una uña que tras alcanzar varios metros comenzó a doblarse como la concha de un caracol. Cinco años después descubrió que los cuernos que remataban su cabeza nada tenían que ver con su mutación en molusco gasterópodo.

2 comentarios:

Joana dijo...

Kafkiano! Cinco años es mucho tiempo!

Antonio Aranda Colubi dijo...

Joana, todo depende del grosr del cuero cabelludo ;-)

Un abrazo
Antonio