La punta del iceberg

¿No os ha pasado nunca que la historia estaba hecha y de pronto se pierde? Se esfuma, desaparece sin dejar rastro. Con el trabajo que cuesta evadirse del ruido para seguir el hilo argumental que va llegando de ese talento oculto para hilvanar sucesos. ¡Perdona! ¿has dicho talento?¿quién te lo he dicho que has acabado creyéndotelo? De tu trabajo, continuo, de una creación de personajes, igual salidos de una nube en pleno sueño o de un atasco en la carretera. Has logrado evadirte, mostrar en pocas palabras una realidad a  la que sólo quedan poner señuelos para que tus lectores se acerquen sin mucho ruido. Lo tienes todo en tu cabeza hasta que en un suspiro te encuentras que nada anotaste, nada pintastes en las paredes de tu memoria, nada clavaste con los dedos aunque fuera una etiqueta en tu móvil. Escuchas ruido de cisternas. Nada te queda. Ni la punta del iceberg que se hunde irremediablemente en el fondo del ancho ponto.

3 comentarios:

La gata Roma dijo...

Seguro es un problema, cada vez dedico menos a crear mundos, personajes, escenarios… gran fallo, pero alguien los aniquiló…

Kisses

Mayte dijo...

Siempre desaparecen, pero sin saber como, renacen en palabras que nadie puede romper.

Un beso enorme.

Antonio Aranda Colubi dijo...

Gata Roma seguro que resucitan aunque a veces con tanto realismo les da cosa salir al escenario.
Kisses

Mayte esa es la maravilla de escribir que las letras se agazapan hasta como tu dices, romper... aunque muchas veces tan pronto vinieron tan pronto se van..
Otro grande para ti.


Antonio