Nazarenas


Se han volcado de sopetón en mi mente tal cantidad de sentimientos y recuerdos al recordar esta foto que no he podido resistirme el traerla a este blog. Las cosas se van haciendo mejor y sin duda la Hermandad del Traspaso sabe hacer las cosas y corregir errores que se puedan cometer, e injusticias, y pronto se resolverá una de las más graves y abrirá otras puertas. ¡Ay! los cerrojos de las viejas calles de las Armas, del compás de San Pablo, de la calle Córdoba, de la Costanilla o la de la plaza de la loca del Sacramento. Están huérfanos pero ... la llave está en San Lorenzo.

Que maravilla el día que la Hermandad del Señor deje de ser una de las ocho malditas. Que grande ese día que mujeres como Matilde puedan elegir como expresar sus sentimientos siguiendo la forma y manera sevillana, si así es su deseo.

Llegaran tiempos de igualdad. Tiempos sin preguntas, sin consultas, sin referendums que ponen en entre dicho la palabra hermandad, que cuestionan la dignidad de las personas ¿Quienes somos para decidir quien alumbra y pone luz a las pisadas del Cautivo, del Caído, del Despreciado, del Presentado, del Crucificado? ¿Quienes somos, por Dios?

3 comentarios:

el aguaó dijo...

Amigo Antonio, como bien sabes, soy nazareno del Señor de Sevilla, y no hace mucho escuché que es muy probable que eso se pregunte en cabildo tras la Semana Santa.

La imágen es una de esas estampas que se repiten todos los años pero de manera diferente.

Un fuerte abrazo.

Glauca Maria dijo...

Que hondo que me ha llegado tu entrada amigo.
Gracias.

La gata Roma dijo...

Algo tan simple, tan legal y a veces tan dificil de hacer entender a algunos. La verdad es que en mi hermandad he podido salir desde que tengo memoria, pero tiene que ser muy triste ser hermana y tener betado un derecho así.
Gracias por tu visita, y supongo que nos seguiremos viendo, me ha gustado mucho tu blog, sobre todo el aspecto cofradiero, muy de acuerdo contigo en muchas cosas