Grabié. Camino a ninguna parte.

La forma en que trabajo mis escritos es compleja -aunque suelo escribir de una sentada para no defraudar el espíritu de los blogueros que añoran lo no manido- debido a mi falta de preparación, y por una cuestión que no se si es común a los que cuentan historias o 'será que tengo una pinta muy rara' (como decía Radio Futura en A Cara o cruz), lo cierto es que en mi vida cotidiana, especialmente cuando voy andando o estoy esperando que deje de llover, me bombardean las ideas, gérmenes de historias que están ahí, dos colegialas vestidas antagónicamente columpiándose en un parque, un viejo paseando lentamente por una acera y dando palos de ciego a los bordillos, el momento del bocadillo del único obrero que terminará el edificio que hay frente a la parada del autobús, y que más momentos, todos esos echan a rodar las palabras, los enjuagan de verbos, los entronca con adverbios de sobresalto y duermen entre nombres propios. Y ahí se quedan. Al ponerlas 'negro sobre blanco' se evaporan y se ríen de mi, de mis intenciones creando desbarajustes en la idea original, apareciendo nuevos deseos, recuerdos que creía olvidados, nunca terminan como quiero, nunca quiero que terminen.

Y encima no tengo claro que lo que quiera sea contaros historias, quizás lo que deseo es deciros lo que pienso sobre cada cosa que pasa en este mundo, mi opinión sobre la política, la ciencia, lo expiritual y lo mágico,los ciudadanos, la decadencia personal y social, la falta de la entidad individual, sobre mi ciudad, sobre ciudades lejanas, lo que puede que quiera es desnudarme para mostrarme en el blog sin caretas, con mis dudas parlantes, y quizás a muchos sorprendería este nadar en las contradicciones, y no me ha salido hasta ahora, esa es la sensación que respiro, y me salen historias para que a cada párrafo podáis dejar de leer y continuarlo vosotros. Darle vuestro propio contexto y significado.

Las historias que han llegado hasta vosotros tienen personas de carne y hueso, tan verdad como puede serlo cualquiera de nosotros. O tan mentira.

Y a partir de ahora seré más valiente. Lo intentaré.

Si queréis leerlos seguidos (cualquier orden sería válido) os lo podéis descargar en formato pdf o en el laberinto de barrenduelas con vuestros comentarios que lo acercan a su forma definitiva.

17 comentarios:

Juanma dijo...

Voy a buscar el tiempo necesario para detenerme a leer tus cosas. Pero te advierto algo de entrada: me alucina cómo escribes.
Un abrazo.

sevillana dijo...

Pues mira, te explico dos cosas:
1.- cuando leo vuestras entradas algunas veces me pregunto ¿que hago yo aquí con toda esta gnte que escriben maravillosamente? muchos utilizais palabras o frases completas que algunas veces he tenido que leer dos veces para enterarme bien.
2.- yo escribo tal como hablo, a mi manera de lo más natural.
Al principio cuando empecé estuve a punto de dejarlo, me pongo a pensar como escribir una entrada y al final nada de lo que he pensado se refleja en ella, la hago tal como va saliendo.
También me he preguntado alguna vez si los comentarios que recibo son por cortesía o por que les ha gustado.
Pero en fin, no te aburro más, creo que voy a seguir y si algún día no recibo ningún comentario es entonces cuando decidiré dejarlo todo.
Muchos saludos

Zapateiro dijo...

Antonio a mi me pasa que es meterme en la cama, cerrar los ojos y empezar mi mente a volar y construir ideas, frases y cartas maravillosas y más de una vez me he apresurado a levantarme para plasmarlo en un papel y automáticamente ha dejado de volar mi cabeza.

¿Crees que debo encargarme un pupitre para la cama y así poder escribir tumbada? ¿Existirá algún aparato capaz de traducir los pensamientos y guardarlos en el dusco duro del ordenador?

Un saludo.

Luz de Gas dijo...

Voy a tener que irme más de vacaciones porque te vuelves más prolífico, vaya tela.

Bajo mi modesta opinión eres muy valiente escribiendo.

Algunas veces tengo que leerte varias veces, para intentar sacar algo de lo mucho que das en cada uno de ellos. Pero no es una complejidad gratuita ni pomposa, es la complejidad de lo personal y único, es una busqueda enriquecedora y placentera, como la buena música y los buenos cuadros donde siempre encuentras algo nuevo y sorprendente.

Gracias Antonio por tu generosidad.

panterablanca dijo...

Sea lo que sea lo que quieres contarnos, el caso es que lo haces muy bien :-)
Besos felinos.

La gata Roma dijo...

Bueno, a ver si me explico con todo lo que quiero decir. El hecho de que las entradas queden diferentes a como nos gustarían me parece que es común a muchos bloggeros. A mi nunca me acaban de gustar las mías, pero al final por tal de no volverme loca, se publican, y que sea lo que Dios quiera… Muchas veces me ha pasado lo que dice Sevillana, lees a los demás y a mí me da hasta vergüenza pensarlo…
Sobre lo que dice Zapateiro, yo casi siempre escribo desde la cama con el portátil, terrible para la espalda pero en mi caso mas inspirador…
Ya dije en una ocasión, a veces escribiría de otra forma, a veces lo hago… En realidad no tengo muy claro si tengo alguna técnica, estructura, estilo… y a pesar de todo, vamos tirando.
Lo que tú haces es muy grande Callejonero, los opinadores compulsivos al final siempre nos vamos por otros derroteros, será la atención dispersa… Sea como fuere, tus derroteros son geniales, sigue por ellos y a ver con que nos sales, aunque Grabié ya es único en su especie.
Como tú mismo dirías, un puñao de kisses de esos.

verdial dijo...

También yo he sentido todas esas cosas. El alma te bulle en el pecho repleta de sensaciones que deseas comunicar, y no eres capaz de hilbanar una sola letra. Otras en cambio se surgen más rápidas aún de lo que tus manos puedan plasmarlas.

A mí me gustan tus escritos por llevan encerrado mucho de tí, que en definitiva es lo más importante. Y te lo agradezco, porque erez capaz de compartirlo con todos nosotros.

Un abrazo

calleferia dijo...

Amigo, escribes con el corazón...¿que explicaciones necesita eso?, ¿que explicaciones necesitamos los que te leemos?.

Ninguna, está todo dicho...o escrito.

Un abrazo

mrrm dijo...

Mi admiración para todos los que escribís de esta forma. Yo para manejar palabras me siento torpe (domino mejor las formas y los colores), además, mi profesor de pintura aveces me reprochaba tanto perfeccionismo.
Me quito el sombrero ante vosotros, y ante ti Antonio, pues soís capaces de ir por la calle aprendiendo y absorbiendo todo lo que se puede vivir cada día y no os dejaís dominar por la ansiedad que produce querer expresar los sentimientos con algo más que un gesto o una mirada sin que suene rebuscado o tópico. Como perfeccionista confesa sólo me que da deciros que no creo que la prefección exista más que en la sencillez de las cosas.
Os seguiré leyendo con admiración.

Saludos

Rosa

Dama dijo...

Sabrás, porque ya me conoces, que llevo en mi bolso un cuaderno donde escribo todo lo que se me ocurre. Mi cabeza no para, y me ocurre como a tí, veo tantas cosas que escribiría de todo. Suelo pensar cuando voy en la bici o cuando voy en el coche, y referente a tu manera de contar las cosas, pues a mi me encanta, porque te entiendo perfectamente y escribes con el corazón.
un beso.

Du Guesclin dijo...

Creo que casi todos tenemos muchas cosas en común....

Cuando llego algunas mañanas con los ojos por los suelos y necesito un café urgentemente me da "un no se qué" confesarle a los compañeros que se debe a que me he llevado hasta las 5 de la mañana levantándome cada 15 minutos de la cama porque me acababa de llegar la inspiración o se me habñian ocurrido ideas o simplemente estaba poniendo en orden una serie de pensamientos que tenía desperdigados.

También tengo algunas veces que leerte repetidas veces, pero eso, desde mi punto de vista, te hace genial.

Saludos y esta noche me descargaré los pdf.

El Caliz de la Canina dijo...

Antonio muchas ideas caviladoras que se imaginan mientras sus torres navegan por el suelo.

Genial como siempre, mi querido
Antonio.

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando .....

El callejón de los negros dijo...

Os agradezco vuestras palabras en estas últimas entradas con las que concluyo la serie.

Nos seguimos leyendo.

Un abrazo a todos y no olvidéis buscar la belleza en cada cosa que hagáis especialmente en las más sencillas.

Antonio

panterablanca dijo...

Jujujujujujuju!!! Muy bueno el chiste de arriba, pobre Newton.
Besos salvajes.

El callejón de los negros dijo...

¡Todo lo que sube baja..' menos las ganancias del Santander... ¿quien dijo crisis?

Me parece que nos están tomando bien el pelo.

Saludos albina pantera
Antonio

pati dijo...

Sólo conozco a una persona que siempre lleva consigo una libreta. Es un escritor.

Tampoco hace falta que la llevemos; nos basta que sepamos mirar.

:)

Y sí, uno se encuentra como pez en el agua ante el que sabe percibir la belleza y, sobre todo, transmitirla. Pero, de algún sitio hay que comenzar a buscar, ¿verdad? Pues eso, que me quedo por aquí, en un rincón, para no estorbar ;)

Saludos, Antonio.

p.S.: No tengo idea de qué le pasa a mi feed, pero siempre llego tarde :(

;)

El callejón de los negros dijo...

Pati, siempre buscadora de conchas en las playas de los pensamientos ... aquí no tenemos esquinas, todos nos vemos, así que todos al medio de la pista a bailar.... ;-)

gracias por pasarte.

Antonio