Divagando sobre un cuadro

Con permiso del que sabe hacer estas cosas magistralmente...

Room in New York, de Edward Hopper


De compras

Sin dejar de leer el periódico Thomas habló a su esposa: ‘Querida, vas a tener que ir a Macy´s a por esas cortinas que viste con tu madre. Creo que esta casa empieza a parecerse a uno de los escaparates del barrio Rosso de Amsterdam.’

Ella sin mutar el rostro, dejó caer un dedo sobre una de las teclas del piano mientras pensaba como de aburrida empezaría a tornarse su vida a partir de que los empleados de Macy´s taparan su única vía de escape. Lo único diáfano en su vida.


Algo se nos ocurrirá*

Y allí seguían esperando que algo se les ocurriese. Quizás ya estaba pasando demasiado tiempo desde que se plantearon que la solución vendría de forma lenta pero segura. Allí seguían esperando que algo se les ocurriese. Decidieron que mientras esperaban la idea que los sacara de esta doble vida, ella tocaría el piano y él leería los periódicos. Anna y Dmitri no tenían prisa por ser libres.


* Basado en el cuento 'La dama del perrito' de Anton Chejov

26 comentarios:

Luz de Gas dijo...

En The Reader (Pulsa aquí para verla ahora mismo que se que estas muy liado con los niños) nombran varias veces la obra de Chejov, que genio.

La espera se puede antojar eterna como quien espera a Godot, si obtamos por ella lo mejor es condimentarla.

Luz de Gas dijo...

Aquí creo que está la mejor para ver

Noelplebeyo dijo...

Efectivamente me ha venido a la mente de manera automática la pelicula del Lector...situaciones habituales y no por ello menos angustiosas

saludos

Sarah dijo...

Tu interpretacion ha sido genial. Algo tan inocuo como unas cortinas... la vida cotidiana a traves de la ventana.

lisebe dijo...

A mí también me ha venido la misma película el caso es que la tengo pendiente para ver y no la he visto todavía, pero la esencia es lo que has dicho, espero verla y después te comento.

Besosss mi querido amigo

pati dijo...

Ninguno de los dos eran en realidad lo que pretendían que el otro creyera...

Y es que, los seres humanos somos vulgares, sencillos; nuestras vidas son muy parecidas.

No pongo en duda que haya alguien que sabe hacer estas cosas magistralmente, pero esta divagación tuya me ha encantado.

Un abrazo :)

panterablanca dijo...

Excelentes mini-relatos, aunque permíteme que te diga que comparar una casa burguesa normal a un escaparate del barrio rojo de Amsterdam me ha parecido un poco exagerado.
Y yo no estoy de acuerdo con lo que dice Pati. Puede que las personas seamos vulgares, pero sencillas?, ja!
Besos voraces.

La gata Roma dijo...

No sé… ¿y si las cortinas son de un azul bonito? O lo mismo es mejor ir a Barnis… como se escriba…
Kisses

P.S. ¿Recibiste un mail mío pidiendo ayuda desesperadamente?

El callejón de los negros dijo...

Luz de gas gracia por los enlaces, me habían hablado de esa película y de como llegan a leer varias veces trozos del cuento. Estoy deseando verla.

Noel lo interno e interior siempre suele ser más angustiante por cercano.

Sarah gracias, ¿cual sería la tuya? ;-)

lisebe pues parece que somos varios los que tenemos que verla. Hablan maravillas.

Pati, gracias, y no sólo por tus palabras sino por estar aquí con tanta gente que sabes le encanta leerte... te esperabamos.

Pantera albina ja ja ja es que a este Thomas se le vió el plumero.

Manijera el mundo de las cortinas da incluso hasta para un 'crimen perfecto'.... y respecto a tu correo, te contesté ese mismo día, cosas del hotmail fijo... mándame el asunto que le doy la vuelta je je

A todos, gracias y espero más divagaciones vuestras...

Antonio

Zapateiro dijo...

Como no te lo puedo decir en la cuarentena te lo digo aquí: me has puesto los pelos de punta.

P.D: a ver si el tiempo nos da tregua.

mrrm dijo...

Mirar un cuadro, mis ojos ven asomada a su ventana. Miraré con disimulo y te cuento lo que veo: veo un hombre y una mujer,no mejor dos mundos, el masculino y el femenino, eternamente diferentes pero siempre dispuestos a complementarse; aunque en este caso ni siquiera se quieren encontrar, les parece más facil esconderse tras el muro que los separa interpretado como una mesa pero creado con ladrillos de soledad y silencio. Son dos personas extrañas que hablan diferente idioma, tampoco hablan el lenguaje de los signos y no saben interpretarse así mismos. Hasta la luz que los ilumina intenta ser cálida pero sólo es indiferente.
Conclusión: ella suspira por vivir pero no sabe cómo hacerlo, talvez si ponen las cortinas se decida a salir fuera a encontrarse consigo misma; él... bueno creo que lo que intenta esconder detras de las cortinas es su propia sensación de fracaso al encontrarse cada día con los mismos muebles de su casa (incluida su mujer) y el muro que termina por ocuparlo todo.
Yo creo que antes de poner una cortina deberían cambiar la bombilla, con un poco más de luz tal vez se lleguen a conocer, ¿no?.

Saludos

Rosa

El callejón de los negros dijo...

Zapateiro si así fue, he logrado transmitirte lo que yo siento en determinados instantes. Gracias por tus palabras. Aunque en la Cuarentena no tengo habilitados los comentarios puedes expresarme lo que te parezca por este medio o en el correo electrónico que está en mi perfil.

mrrm acabas de escribir un texto precioso, ¿cuándo podremos leer todas esas cosas en un blog? la próxima vez que nos crucemos en el Mercadona, insistiré ;-)
Gracias por darnos estas pinceladas.

A ambas, un par de besos lluviosos.

Antonio

ROSALÍA dijo...

Lo primero que me viene a la mente es el título de un libro [qué raro ...], "Señora De Rojo Sobre Fondo Gris", de Delibes.

Después, y tras haber observado detenidamente el cuadro, veo tristeza, mucha tristeza. No me gustaría ser "ella" y tener su vida [la que me he imaginado], ni ese hombre a su lado acompañándola todo el viaje. Parece que no tienen nada que decirse, y es una pena, porque la vida (con lo bueno y con lo malo) es un viaje maravilloso y hay mucho que compartir.

No, definitivamente, no creo que hayan acertado al decidir permanecer juntos.

Bsos.

El callejón de los negros dijo...

ROSALIA nos pones en el camino de una nueva referencia, y es de las cosas que más me gustan de nuestras conversaciones blogueras, aprender de los que saben.
En general, la sensación de tristeza y la necesidad de escapar que tiene la chica es común a la mayoría de las interpretaciones. Por algo será.

Nos leemos.

Antonio

el aguaó dijo...

Geniales amigo Antonio. Ambos textos son extraordinarios, aunque si tengo que elegir, el primero me ha parecido espectacular.

Siempre he pensado que a las obras de Edward Hopper le vienen bien los textos pequeños, escuetos pero sutiles, cargados con ese doble juego de sentidos y esa lectura entre líneas.

Un fortísimo abrazo.

P.D. Sin permiso amigo, puedes hacerlo todas las veces que quieras, porque he aprendido con tu entrada.

Edward dijo...

Antonio entre todos estais convirtiendo en una osadia mi pseudónimo. Voy a poner mejor la cara de Mortadelo y me llamo Ibañez, porque quizás le esté faltando el respeto al gran Edward (que quede a mi favor que empezaron a llamarme así, que yo no tenía apodo, de mi no hubiera salido tamaña osadía.

Me ha encantado tu entrada.

Y como no se donde comenártelo, estoy siguiendo muy de cerca tu "Cuarentena Sevillana" ¡Que maravilla! No conocía este rincón.

PD. Todos mis respetos para el gran Ibañez

Mónica dijo...

Magnífica interpretación del cuadro... me mató esa pasividad falsa...
bsss. Excelente post. Nos vemos ¿si?

lisebe dijo...

Antonio:

Pese al poco tiempo que tengo ultimamente y lo temprano que empiezo a trabajar, ayer noche ví la película El Lector (Ther reader)

Hoy estoy que llevo ya dos cafés seguidos pero te puedo decir que me ha encantado la película y la recomiendo
El trabajo del actor jovencito una pasada, La Kate Winsler impresionante, y el trasfondo de la peli increiblemente emotivo.

Para nda salí decepcionada como te ocurre a veces con algunas películas, todo lo contrario.

Ahora eso sí ahora mismo que tengo que empezar a teclear como una loca estoy bastante dormida te lo aseguro, pero ha valido la pena.

Por eso el cuadro me recordaba que tenia que ver la pèlícula, misión cumplida, y ¡me ha encantado!!!

Besoso mi querido amigo.

Zapateiro dijo...

¿Qué busca Valeriano Torres en Arzobispo Salcedo? Quizás busque los azulejos, retablos cerámicos que los llaman algunos, de las muchas casas que conforman cada plazoleta.

Tormenta. dijo...

Ay Antonio, diste en la diana conmigo guapo, me encanta hooper de hace muchos años.. y te puedes creer que ese cuadro no lo había visto!.. así gracias por publicarlo!

Besos y nada como observar a hooper y quedarse pensando!.

Du Guesclin dijo...

Espero que ella tocara muy bien el piano, porque con tanto tiempo por delante tarde o temprano Dmitri se iba a volver loco....

Me encanta la frialdad y tristeza con que Hopper siempre carga sus pinturas. Siempre, como mínimo, es para reflexionar...

Saludos.

Bitter dijo...

Porque somos las mujeres las que parecemos ser más sufridas!!!

Joana dijo...

Simplemente BRILLANTE.

Besos

El callejón de los negros dijo...

Joana gracias, ¡con qué buenos ojos me lees!

Bitter no se si sois más sufridoras o sufridas, lo que tengo claro es que sois más inteligentes.

D.G., la frialdad y la tristeza son motivos para la reflexión y luego salir volando a sitios más cálidos.

Tormentera pues estoy haciendo el camino a la inversa, empezando a conocer a Hopper por este cuadro. Nos vemos a mitad del camino...

Zapatera tienes buen ojo y buen olfato. No lo pierdas.

Lisebe pues en cuanto la vea te cuento. Con tantas referencias positivas estoy deseando. Espero ya estés en casa cogiendo fuerzas...

Mónica esa pasividad es la que hace que esto no avance, mirar como los demás reman... ¡què humano! Claro que nos leemos... para vernos en el espejo....

Mortadelo...... y yo soy Filemón Pi....gracias por tu palabras hacia la Cuarentena Sevillana. Estoy seguro que pronto nos sorprenderás con alguna variante de Hopper. De momento ilustra tu blog...

Aguaó, no se le van bien textos breves pero son los que a mi salen. Si me extiendo empiezo a liarme sólo y acabo diciendo cosas raras...

A todos, nos leemos en el camino.

Antonio

Ro dijo...

Antonio, no conocía tu blog y me he sorprendido mucho.
UN besito.

El callejón de los negros dijo...

Ro, supongo que la auténtica Ro..., pues sí, llevo algun tiempo ya escribiendo mis pamplinas...

Besos
Antonio