Circunferencia

En muchas ocasiones pudiera pensar algún lector que quedarse encerrado en un ascensor de un hotel de Palma no tiene porque tener nada de especial. O sí, todo depende de lo poco que se viaje. Seguramente verse rodeado de tres como tú pero no poder verles la cara porque una pila de maletas y de cajas con ensaimadas y sobrasadas te lo impide puede que no sea muy sorprendente. O sí, todo depende del vozarrón que tu profesor de lengua lance al aire acondicionado del hotel con sólo tres palabras y en una de ellas tu apellido.

'¡Aranda otra vez!'.
'Pero lo de ayer era...'
'No moveros que vienen a sacaros'.
'De aquí no nos movemos se lo aseguro'.

La última vez que me quedé encerrado, décadas después,
fue porque necesitaba sellos para Palma.

Y este verano me ha dado por poner dibujos, en este caso de http://www.kalipedia.com, pero que será pasajero, algo temporal, no os preocupéis que pronto volveremos al desértico paisaje habitual en El Callejón de los negros, sin colorines y sin nada que distraiga a este juntador de letras al que las musas, porque haberlas haylas, no han llamado a su puerta este tiempo de estío.

11 comentarios:

Juanma dijo...

De alguna manera, todo encierro tiene algo de apertura. Enigmático y genial, como de costumbre.

Un abrazo, querido Antonio.

Candela dijo...

Si los encierros provocan inspiracion, pues bienvenidos sean...

Mayte dijo...

Mientras haya sido en compañía ...la encerrona. La inspiración es caprichosa...volverá como todo...a su cauce.

Bikiño.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

¿Lleno de maletas y en verano? Encima seguro que te echaría la culpa el profesor, ni que tu fueras Harry Potter, bueno quien puede dudar de tus poderes, si él lo decía sería por algo.

Una brazo

Arkantis dijo...

Uff encerrado y rodeado de maletas...en ese espacio tan pequeño... yo me quede una vez atrapada en uno,pero estaba sola,no se que sera peor..

Un besazo

Rosalía dijo...

si soy yo la que se queda encerrada en un ascensor (en Palma, en Marchena o en el de mi oficina, lo mismo me da) ... no respondo de mi "arte" a la hora de ser rescatada por el cuerpo de bomberos ...

El callejón de los negros dijo...

Juanma, gracias, al menos el final siempre es una apertura... una salida al fin y al cabo. Y lo que pasó dentro... dentro queda....

Candela, aunque fuere años después... muchos años después....

Mayte, eso espero, eso espero.... pero siempre quedan los que dicen que por muchas musas... lo que queda es trabajo, trabajo, trabajo...

luz de gas... si yo hubiera tenido una varita en condiciones de allí hubieramos salido antes de que llegara el amo del calabozo...

Arkantis... todo depende del aire que consuma cada uno je je je pero es cierto que si se queda uno con alguien especial ... no hay mal que con bien no venga....

Rosalía... siempre que el que te rescate no se el botones sacarino... je je je

Nos leemos.
Antonio

América dijo...

Bueno muy bien amigo,que de pronto me viene a la mente el encierro mucho mas allá,el encierro de las ideas que lejos de inspirar castran,persiguen e intentan callar las voces....Vamos que me entiendo yo,pero me ha encantado como siempre lo que escribes,,,un beso!

El callejón de los negros dijo...

América, gracias, y es perfectamente válido el traslado de ideas que haces... mientras nos dejen pensar seremos libres...

Antonio

mrrm dijo...

No te preocupes por las musas hombre, igual so ellas las que se han quedado atrapadas en el ascensor esperando que vengan a rescatarlas los del "cuerpaso" de bomberos, que una alegria para los ojos no está mal con estas calores.

Saludos

Rosa

El callejón de los negros dijo...

Rosa.. qué alegría leerte... sí las musas también se toman sus vacaciones... allí no apareció ningun bombero... las compis se quedaron esperando...

Antonio