Hombres de barro

Mientras un tipo espigado y con ropa de cuando era menos talludito se acercaba a los viandantes encorvado y haciendo carantoñas otros dos hombres cubiertos de barro repetían la escena del asesinato de Julio Cesar a manos de Bruto una y otra vez, todo ello sin parar de andar. Desde un balcón con vista privilegiada sobre la plaza una mujer peliroja cantaba pasajes de zarzuela haciendo un verdadero prodigio en el cambio de voces incluso de vestuario ataviándose con sombreros y otros complementos para hacer más reales los personajes.
Cuando tuve conciencia de donde había entrado, de lo que estaba viviendo, no tuve valor para preguntarle a alguien donde estaba la Oficina Municipal de Recaudación y me uní a los que se pusieron a imitar al hombre encorvado. Supongo que podía permitirme el lujo de pagar un día de retraso.

4 comentarios:

Mayte dijo...

A veces saber detenerse es saber vibrar...

Un besiño.

El callejón de los negros dijo...

Mayte, donde fueres haz lo que vieres...
Besiño a 40º
Antonio

La gata Roma dijo...

Yo es que soy más del discurso de Marco Antonio a la muerte de César, ya lo sabes, pero bueno, acepto otras performances…

El callejón de los negros dijo...

Manijera.... momentazos...

Kisses
Antonio