La llorona

Autor: Anónimo
Interprete: Joan Baez

Todos me dicen el negro, llorona
negro pero cariñoso
Yo soy como el chile verde, llorona
picante pero sabroso.

Ay! de mi, llorona
llorona de ayer y hoy
ayer maravilla fui, llorona
y ahora ni sombra soy

Dicen que no tengo duelo, llorona
porque no me ven llorar
Hay muertos que no hacen ruido, llorona
y es mas grande su penar

Ay! de mi, llorona
llorona de azul celeste
y aunque la vida me cuesta, llorona
no dejare de quererte

boomp3.com


Este son istmeño está compuesto por muchas estrofas que son adaptadas por cada uno de los interpretes que se atreven con este cantar y cada uno de ellos tiene su Llorona, por eso es una canción tan personal.

Esta versión es la que más me recuerda a la que cantaba mi padre cuando nos reuníamos entorno a su guitarra. Siempre pensé que era su favorita y a mi me encantaba la profunda tristeza que podía encerrar una canción.

Una eterna y desconsolada aflicción la envuelve, basada en una leyenda popular de la revolución mexicana que algunos piensan puede tener un origen precolombino.



También podéis escuchar la versión (con estrofas distintas) de Chavela Vargas.

boomp3.com

7 comentarios:

el aguaó dijo...

Reflexiones sacadas de un desván de la memoria para compartirlas con nosotros. Gracias amigo.

Te deseo, de todo corazón, un Feliz Año Nuevo.

Un fuerte abrazo.

el caliz de la canina dijo...

Espero que el próximo año este lleno de sorpresas magicas.

Os deseo para el 2008 paz amor salud y humor mucho humor.

La canina seguirá

el aguaó dijo...

Que dejen muchos regalos los Reyes Magos en tu casa amigo Antonio.

Un fuerte abrazo.

Glauca Maria dijo...

Aterrizo en tu Callejópn recien llegada del Aeropuerto Viejo(lo que me he reido cuando he leido el comentario).
Que los Reyes te traigan muchos regalos... volveré a la noche para oir la deliciosa música que nos has regalado.
Un beso.

el aguaó dijo...

Espero que todo vaya bien querido Antonio.

Un abrazo.

Antonio AG dijo...

La verdad era que buscando el origen del nombre de tal calle, recalé aquí. Personalmente, me pregunto si no procederá de determinada isla del archipiélago filipino, muy en concreto la Isla de Negros. ¿Y porqué dedicar a tal isla una calle? Es extremadamente sencillo, en ella se encuentra el Cádiz más alejado del Cádiz original, o de "nuestro" Cádiz por decirlo así. Siempre mejor que dedicarla a un politicucho del tres al cuarto, por mucho autobombo que se haya dado, por muchos "logros" conseguidos ¿No llamaban nuestros abuelos logreros a los "trepas"? Lo cierto es que ese archipiélago es sorprendente, hasta el punto de conservar infinidad de detalles que los mamones EEUU no lograron erradicar ¡Hasta la "ñ" conservan! Puede que no vaya más allá de orgullo patrio, ya que cuando los EEUU compraron las islas (con precio decidido e impuesto por ellos), se tomaron la molestia de intentar desterrar la lengua hispana. Y les vino de perlas a los tagalos, aunque no renuncian al tagalog, o lengua tagala. Pero aún así, conservan términos de nuestra lengua, tales como los nombres de una y cada una de las habitaciones de la vivienda, o barrio como agrupaciones de viviendas, y me pregunto cuántos más. No, "freidor" no tienen, y tampoco Caleta o Plaza de San Juan de Dios.
Caballa... se lo tengo que preguntar a mi informante, aparte pasarle la receta de la ensalada de lentejas. En ella, una latita de caballa en aceite es e-sen-cial. Ya, ya te la paso, es una buena forma de tomar lentejas en verano. Vaya, que ya me estaba empezando a olvidar de lo de los filipinos. Su vida universitaria debe ser muy similar, por lo menos el traje ceremonial de los doctores en cada una de las disciplinas académicas es sencillamente idéntico. Y mucho me temo hay muchas más similitudes.
Para terminar, lamentar que las relaciones diplomáticas con otros países de la zona sea mucho mejor, como es el caso de Tai-landia (nada que ver, eso espero, con el "turismo sexual" y al que piense en eso, se la corto "a roajítas" como las zanahorias, y la puntita que me quede, se la echo al perro del vecino, para que se la coma, se envenene, no ladre más y se muera del disgusto el vecino, que no "trago" a ninguno de los dos)

Un saludo de tu tocayo.

Antonio

El callejón de los negros dijo...

Antonio AG, gracias por tu extenso comentario plagado de datos y referencias. Bienvenido, y me alegra que el Callejón haya sido punto de encuentro. Ese Callejón gaditano donde las miserias humanas quedaban a flote ...

Nos leemos.

Antonio