El Mariachi en bicicleta

Esto de revolver entre los archivos secretos de mi pasado me está trayendo algunas sorpresas. Como cuando tenía esa fuerza de voluntad de ponerme a escribir cuando iba y venía de algún lado. Sigo sin encontrar los ficheros que busco entre tanto CD y carpetas pero bueno, ahí va una crítica de cine. O algo parecido. A todo esto, ya ha dejado de llover.

Así de repente me vienen aquellos c¡ne clubs como el de Medicina, el de Arquitectura, el de Ingenieros, el que montaban en la UGT y perdura aún creo (una pantalla realmente gigante donde me enamoré de Irma la dulce), el de Económicas o Empresariales (creo que fui una vez atraído por La rodilla de Clara, y no se si hubo más luego) y más cercano en el tiempo el del patio del rectorado, e incluso en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, este es más reciente, donde hay ciclos de lo más variopinto, recuerdo un porno andaluz con un fondo de oleaje con chiringuito incluido que, en fin, fue hace poco tiempo y acompañado, comparado con mis andanzas de ciclocineasta en solitario entre la lluvia fina de los domingos invernales. Qué tocaba hoy, Reina Mercedes, o el de Medicina... con final feliz, siempre, no es tanto la película como el hecho de sentirse regenerado tras las dos horas de emoción, y que no me encuentre la pitón colgada.. y sin bicicleta. Ya suena el motor en la sala en este domingo del siglo XXI.

Un día escribí...

EL MARIACHI

Hace poco pudimos disfrutar en el Cine Club de Ingenieros, de una producción mexicana que sorprendió a propios y extraños hace menos de un año. Se me quedó grabado la curiosa famosa frase que lanzó un crítico al narrar su crónica desde no se que festi­val europeo: "Robert Rodríguez con tan sólo 7000 cochinos dólares ha logrado humillar la industria de Hollywood. Con el dinero de esta película se hizo un segundo de Parque Jurásico". Lo llevamos di­cien­do mucho tiempo, ¡¡¡la imaginación al po­der!!! antes que pagar millonadas absurdas.

Este manito de 24 años es el tercero o el cuarto de una fami­lia de diez hijos. Comenzó como dibujante de tiras cómicas que aparecieron en diferentes revistas texanas. Por lo visto estudió la carrera de Cine en la Universidad de Austin (no se si tiene algo que ver con los coches) y realizó experimentos en el mundo del video hasta que un cortometraje suyo que se llamaba Bedhead consi­guió arrancar la admiración en diverso festivales. El Mariachi fue su primer largo­metraje para el cine y le ha supuesto un contrato de dos años con Columbia Picture.

El protagonista de la cinta es, como se puede suponer fácil­mente, un mariachi que llega a un pequeño pueblo al mismo tiempo que lo hace un asesino a sueldo. El mariachi y el asesino visten los dos de negro, pero mientras que el primero lleva su guitarra en el estuche, el segundo tiene su estuche lleno de guitarra. Como podréis imaginar un momento de confusión es suficiente para que se produzca el equivoco y cada uno tenga el estuche que no le corres­ponde. A partir de ese momento, la vida del mariachi cam­biará radi­calmente. La película tiene cierta carga de violencia pero mostrada de una manera que no se hace desagradable. (¿Puede la violencia alguna vez no ser desagradable?...hay que pararse antes de escribir algunas cosas… pero bueno ya está puesto…)

Destacaría de la película a personajes secundarios con sus rápidos movimientos como son el hombre-orquesta, la policía de la penitenciaría y el recepcionista de la pensión. Desde luego la película, a pesar de los momentos de tensión que se relatan está rodeada de un tranquilidad y parsimonia que delata el país de origen de la película.

Como dice el mariachi (en boca de Carlos Gallardo, el actor principal) una ciudad que te recibe con cocos gratis a la entrada debe ser una ciudad de suerte. Aunque él no la tuviera.

ANIMAL CRACKERS


22 comentarios:

La gata Roma dijo...

Si, el de la UGT sigue en activo, y la programación no es mala del todo… pero yo tengo tan poco tiempo…
Me encanta que rescates cosas, lo sabes.
Kisses para ti y Grabié

Zapateiro dijo...

En la fundación tres culturas también hay ciclos de cine y muchas películas son interesasntes y no llegaríamos a verlas en la vida de no ser por estas cosas.

Un saludo.

Luz de Gas dijo...

Es que con poco dinero se pueden hacer grandes películas, lo importante es lo que quieres contar y saber hacerlo. Solas se hizo con cuatro perras y es todo un referente en el cine andaluz, otra de mis favoritas de aquí es Carlos contra el mundo creo que es una obra de arte y se de buena tinta como lo pasaron para sacarla adelante.

Ahora gracias a internet puedes ver aunténticas rarezas, I clowns (creo que el nombre es así, de Fellini), fue una de ellas que si no llega a ser por internet no se como hubiera podido verla y tantas y tantas.

Antonio eres grande.

Saludos

lamaladelapelicula dijo...

Hola Antonio, te mando un beso fuerte y te doy las gracias por descubrirme tu blog. Realmente atractivo :)

Du Guesclin dijo...

Pufff, que recuerdos del cine de Arquitectura. No se si aún seguirá en funcionamiento, pero cuando acabé era el único de Reina Mercedes que aún estaba activo. Ahora, con lo cibernéticos que se han vuelto, no me extraña que haya pasado a mejor vida...

Coincido plenamente con Juan en lo de Solas, grandísima película con cuatro duros. APasa como con todo, solo hay que tener una historia que contar y saber contarla, el resto es superfluo.

Saludos.

El callejón de los negros dijo...

Gata romana, la cotidianidad y la búsqueda de las habichuelas no deja tiempo para nada pero siempre hay ese instante en que se toma el aire necesario para seguir, y así están este tipo de películas, y salas, diferentes. Actualmente no me muevo mucho pero sigo la agenda cultural (y under) todo lo que puedo. Pronto volveremos. Recojo el toque a Grabié.

zapatera gracias a estas proyecciones como las que refieres y otras podemos tomar aire, brisas más sanas que las que nos rodean. Actualmente hay muchos sitios donde proyectan películas no comerciales. La cosa esta mucho mejor que antes. Vamos mejorando.

Luz de gas, efectivamente, Solas es un peliculón. Y baratito. Maestranza Films sabe hacer estas cosas muy bien. La película Carlos contra el mundo la pude ver en Canal 2 Andalucía, la cogi ya empezada unos minutos y me enganchó hasta el final. Lo del traje del padre era buenísimo, y ese curro virtual...
Internet está ayudando mucho, especialmente al mundo del corto que lo ha levantado. Otra cosa es la proyección en salas, ahí es muy complicado el tema... y gracias por el piropo (no es verdad pero me lo quedo y no lo devuelvo je je)

mala malísima estás en tu casa, busco tus historias en bastantes ocasiones (se que has estado parada un tiempo) y ahora me alegra mucho verte por aquí. ;-)

d. g. compartimos pasión por la peli de Zambrano, espero que los universitarios en activo nos informen de la situación de los cineclubs...
Y toda la razón, la historia es clave, el resto adornos que atraen pero lo que engancha es una trama, un algo que decir.

¿Conocéis a Jim Jarmusch y a Hart Hartley? Ellos me marcaron uno de los miles de caminos iniciáticos que todos tenemos en la vida, en este caso en el cine independiente norteamericano...

Saludos
Antonio

Martha! dijo...

Gracias por la visita a mi blog! ya iré paseando por aquí!
una buena historia la que cuentas!
Martha.

lisebe dijo...

Gracias por tus visitillas Antonio.

Y como siempre esta entrada genial!!!

Todos tenemos el recuerdo de un cine en nuestra epoca estudiantil que nos ha marcado, a mí personalmente aún recuerdo con nostalgia un cine al aire libre en la Ronda Universidad, donde nos juntábamos unos cuantos a ver películas antiguas.
Y que después comentábamos y son esos momentos que te enganchan a tu pasado con una añoranza que apenas se puede esxplicar con palabras.

Hasta tu próxima!!!

Besitos

Dama dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros en cuanto a Solas, con poco presupuesto se consiguió una obra maestra.
Cuando ví el Mariachi me gustó, tenía ese nosequé de película hecha casi casera, cosa que no me ocurrió ni por asomo cuando ví la infumable versión protagonizada por el fantástico Antonio Banderas.

herodes de la betica dijo...

Pedazo de entrada Antonio, como siempre. La relación calidad/precio no siempre es real. Un ejemplo, "solas", ya lo habeis dicho antes. Y sino, películas de serie B de efectos especiales de los malos, malos, que te hacían reir y siempre quedarán en el recuerdo. El caso de "El Mariachi", que recuerdos que me trae...
Un fuerte abrazo

josevillano77 dijo...

Robert Rodríguez consiguió el dinero para hacer el Mariachi "prestando" su cuerpo a laboratorios farmaceuticos para experimentar con medicamentos

El callejón de los negros dijo...

Marthita me alegro te guste. Por cierto tu blog está lleno de mucha verdad y sensibilidad.

Lisebe cuando llega el verano todavía nos queda algun cine de verano, con pelis comerciales pero siempre cae alguna rara, subtitulada o en el Rectorado, antes creo, solían poner clásicos, y el comentado del Centro de Arte Contemporáneo con sus ciclos fuera de todo círculo... si vienes buscalos...

Querida dama tu lo has dicho infumable, el trato que Rodríguez hace del humor y la violencia hay que saber hacerlo, no es cuestión de dinero, quizás talento es un sustantivo poco conocido en el actual holibud

Herodes ¿Viste alguna del inefable Ed Wood?, aquel al que le hizo un homenaje Tim Burton, con J. Deep.... genial película en blanco y negro. Pero muy buena.

amigo del 77 tan claro como lo cuentas, el dinero había que sacarlo de donde fuera, pensaría él. ¿Eran drogas directamente o estaba detrás la industria farmaceutica? Lo que si recuerdo es el pelotazo que pegó en Sundance, que ahora ya no es tan indie supongo, va Eastwood incluso, que esde lo baratito de holibud, eso sí pero con su alfombra roja...

Saludos
Antonio

el aguaó dijo...

Una entrada genial para rematar esta serie que tenía atrasada.

En el rectorado siguen existiendo esas proyecciones por cierto.

Me he puesto al día y he visitado las tres entradas que tenía atrasadas, a cual mejor.

Un fuerte abrazo amigo Antonio.

El callejón de los negros dijo...

Aguaó tus paseos en tu blog si que están contados con un arte especial, y una literatura que ya quisiéramos algunos. Un servidor escribe como piensa, a ráfagas, como si estuviera constantemente leyendo carteles, y es que las piedras hablan...

Suerte para este último mes en lo tuyo.

Saludos
Antonio

lisebe dijo...

Ok!! Tomo nota de tu recomendación Antonio, me gustan mucho las películas de versión original y los ensayos, aquí tenemos cines no muchos, donde podemos ver algunas muy interesantes sobretodo de directores nuevos.
Pero sin duda si voy a Sevilla, ya investigaré por donde queda algún cine al aire libre.¡entre otras cosas!!! aunque con seguridad puedo decirte que antes pasearé por su casco antiguo, y por esos callejones llenos de historia que a mí me encantan.
De nuevo gracias.

El callejón de los negros dijo...

Lisebe por suerte en todos los sitios hay cada vez más sensibilidad y ganas de mostrar otras formas de hacer cine y teatro. Bueno, y aquí tenemos historias vivas para parar un tren, especialmente de esa Sevilla que se va alejando y sólo es posible ver con ojos y oídos muy finos, entre los muros encalaos de lo que eran viejos corrales y el silencio de un convento. Apúntate el convento de San Clemente en la calle Santa Clara, si se puede uno colar, vale la pena... por decirte algo rápido...
Gracias por visitarme.

Aprovecho también para decirle a nuestra Zapatera que hoy en Discopolis, de 14 a 15 h. en Radio 3, han hecho el programa desde la Fundación Tres Culturas, y han hablado del Festival Territorios, y de toda su agenda, lo que me ha hecho recordar su recomendación. Y es que en la bloguería estáis en todo... y de paso os recomiendo este programa y el de El Ambigú (de 12 a 13 h. en Radio 3). Muy buenos pero buenos de verdad, música de todo tipo pero de mucho nivel. Siempre que puedo lo escucho, y hacía un tiempo que me era imposible en estos horarios que tiene. Hoy estoy contento por ello.

Saludos
Antonio

Luz de Gas dijo...

Vaya callejón, tenemos sevici y oimos la misma emisora.

Saludos

Tormenta. dijo...

Pues tomo nota, la verdad, no lo conocía.
Me encanta estar de nuevo por aquí.
Un saludo , y besos!

lisebe dijo...

¡Anotado está!!!!
Posiblemente si puedo hacer algunas vacaciones este año iré a Sevilla tengo muchas amistades y familia así que el convento de San Clemente lo tengo además de otros muchos barrios y callejuelas que me gustaría volver a visitar.
Hummm y respirar ese aire de historia que tanto me gusta.
Besitos

el aguaó dijo...

El escribir a ráfagas, como vos hacéis, mi querido Antonio, hace que tus textos se llenen de dinamismo. Y eso me gusta. Y estoy seguro que no soy el único.

Un abrazo.

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Bueno. Esta película la vi en La Antilla, en una cadena portuguesa. En la costa se Huelva puedes sintonizar la tele portuguesa. Y en Portugal no doblan las películas, las subtitulan. Así que yo la vi en la versión original, en "mexicano".

A mí es una peli que me encanta. Aún recuerdo el nombre de la chica: Dominó. Qué arte. En fin. Las cosas que uno ve en la tele en verano.

Encantado de verte por mi blog. Como diría el Aguaó: un fuerte abrazo.

El callejón de los negros dijo...

Es lo bueno que tiene la bloguería, Luz de San Blas, que montamos una cadena con las coincidencias...

Tormetera rebienvenida. Cuando la veas nos dices que te pareció.

Lisebe precisamente hoy ha amanecido unos de esos días claros con un aire que da gusto asomarse a las piedras.

Aguaó iremos depurando la técnica pero que al ser natural la dejo surgir libremente. Y eso que le doy vueltas a las ideas...

Cabezota con corazón cuando estoy por la Raya del Guadiana me gusta sintonizar emisoras lusas, tienen un gusto diferente, con músicas más de mi agrado o es que soy muy viejales. El placer es mútuo al verte por aquí. Con o sin Dominó.Efectivamente genial.

Saludos
Antonio