Abrimos a las seis de la mañana

Grabié entró en el bar, pasaban cinco minutos de las siete. Café con leche y tostada. ¿Que le va a poner? Mantequilla.
La maquina tragaperras estaba que echaba humo, media hora larga funcionando a tope, tragándose el trabajo de dos semanas, las mudas nuevas de tres hijos varones, su operador rozaba ya el momento cumbre que como en un orgasmo de luminoso rosa será rudimentario y previsto. No hará más que cumplir con lo pactado. No soluciona el problema que está al final de la calle, en su casa.
Nadie más, salvo, en la esquina del local, sentado, encorvado, escondido, un viejo. Lleva en la mano un viejo cuaderno grapado.
¿Donde está el canijo? Pedro, no me vengas con tonterías, vamos, vamos, vamos, has aparecido sin él, estoy harto de buscaros y no podía ir más a donde el sargento, no me dejan llevar a Petrosilio. Lo tendré que llevar a Isla Cristina. Todos son problemas. Cállate, ahora manejo yo el asunto, nada de preguntas, no tengo más respuestas que las que sabes. ¿Y tu primo? ¿Donde lo dejaste? Estoy harto de mirar en las esquelas. ¿Tiene usted el periódico? No nos han traído todavía el Marca. No, no, no, ¿el ABC digo, el ABC? No sólo traemos ese. Y con el mentón suavemente señalaba un escudo enmarcado en plata. Brillantina hortera de tienda de chinos. Real Madrid, año de fundación 1902. ¡Cateto eres Isidoro! ¡Más de cien años robando! Te quieres meter padentro, ve poniendo las tostadas de las reinas del barrio que entran por aquí, buenas, cuanto tiempo sin verlas, como venimos de enjoyadas. Isidoro, tres de máquina y lo de siempre con aceite y tomate. Procesión de impedidos, bueno lo que era antes. No nos gusta faltar y menos hoy. Póngale algo caliente a Matías, hay que ver que lleva casi un año igual, desde que volvió de la Residencia. ¡Desde que lo echaron, querrá usted decir! Republicano, rojo, pobre, ¿lo van a querer allí , esas que escogen a los niños con lupa para el colegio? Claro, que Matías también se las traía, con su movida, cada tres horas preguntando a la celadora, si lo habían llamado, se pasó así años, preguntando si lo había llamado el presidente. ¿Zapatero? No, un Fernando Valera, el último presidente en el exilio o eso dice él.
No quiero saber más de vosotros, ni de vuestros planes. Basta de mensajes, no quiero oíros más. Ni veros. Salid de aquí. Iros de mi vida.
¿Me decía algo?Sí, sí, sí, ¿que qué se debe? ¿Cafe y tostada con mantequilla? Uno ochenta caballero. Gracias. Vaya usted con Dios.



10 comentarios:

La gata Roma dijo...

Pobre hombre, es duro perder una guerra...
Desayuno en un bar... no sé si hay algo mas mundano y mas literario... ¿Los encontrará?
Kisses

P.S. Me ha encantado lo del Marca, más de una vez me ha pasado... aaay la prensa deportiva...

Luz de Gas dijo...

Perder la guerra y casi la vida, incluso ahora que quieren compensar todo lo perdido hay quienes dicen que mejor no abrir viejas heridas.

Lo de las máquinas tragaperras es una de las tragedias más grandes de nuestros días y que se tragan para si los que conviven con ese problema, conocí alguna que otra persona que no podía parar y es muy, muy duro.

En los aviones, te ponen El Mundo y el ABC para los que van en turistas, yo siempre me indigno con la tripulación: ¿Y El Pais? (que me perdone el Marín)

Continua trasportándonos de esta manera por el callejón Antonio, gracias

*LaDy SiSiaK* dijo...

si algo que detesto en un periódico son la cantidad de páginas destinadas a los deportes... creo que no hay que decir cuanto estimo al diario Marca.

STEVE dijo...

gratas hojas de un blog lleno de expresion y emocion
un abrazo

herodes de la betica dijo...

Que bonito dices, Antonio. Me ha encantado. Siceramente. Un abrazo.

El callejón de los negros dijo...

Gata latina, las guerras son malas, los que las pierden quedan en el olvido muchos años y lo peor que te metan a la fuerza en décadas de retraso, miseria y prohibiciones, sacando al país de un estado democrático (muy mejorable eso si pero donde las bases estaban puestas) . ¡Ay! la prensa deportiva, la prensa...

Luz gracias por tu interés. Sin duda el mejor periódico nacional que se edita actualmente. Independientemente de las ideologías. Las tragaperras (tragavidas diría yo) deberían estar exclusivamente en sitio como casino, bingos, etc. O no existir.

LadyMe ocurre lo mismo con las noticias de la tele. En los periódicos, debería hablarse más de los otros deportes. Y no escondo que leo las páginas cuando hablan de mi equipo. Y de los otros.

Steve bienvenido al callejón. Me encanta lo "de lleno de expresión", es en suma lo que expongo.

Herodes aquí seguimos, me alegra vuelvas al tajo bloguero. Gracias por tus palabras. Y por qué no, si el tiempo mejora ir a cantar algunas sevillanas con los romeros cuando dan los últimos pasitos...

Saludos
Antonio

Dama dijo...

Me ha encantado, absolutamente real y mundano.

Un abrazo.

el aguaó dijo...

Amigo Antonio, si hubieras ampliado el marco de mira, es muy probable que me hubieses visto en un rincón. Callado y atento. Siguiendo la conversación y la escena.

Me has transportado al momento y lugar. Sigue la cosa. Y yo pendiente.

Un abrazo.

lisebe dijo...

Me ha encantado el relato, lo del Marca ha sido un puntazo, extraordinario relato lleno de realidad.
Un saludo

Ego dijo...

Iros de mi vida.
Desde el bando vencido se ven las cosas de otra manera.
Define 'vencido'.
Hablemos del amor una vez más.
Un (b)eso...