Aquellos locos con sus locos cacharros

Llevaban poco tiempo los noventa, transcurrían lentamente cuando un grupo de intrépidos alumnos decidió montar una revista mural de cine, bueno, fue lo que llamaríamos el plan b, la idea original era montar un cine club. Aprovechando la independencia que habíamos conseguido de peritos industriales al mudarnos al campus de Reina Mercedes, a aquel edificio de ladrillos coloraos, ¿sería esa la razón de que hubiera tantos gaditanos matriculados?, bueno, a lo nuestro. Aquellos locos por el cine se unieron a otros más locos por los juegos de rol, el Magic, por las revistas , por la música más radical, por la caza del tuno, cualquier cosa valía, por yo que se cosas más y fundamos el Aula de cultura de la Facultad de Informática. Lo cierto, el ambiente no era propicio para la creatividad, estabamos ante uno de los estudios más deshumanizados, y uno de los centros con menos espíritu colectivo en los que pudiéramos haber caído. Eramos gente que nos apasionaba algo más ... ¡Ah! tu que eres del aula de cultura, si eso que está en el sótano, en la esquina del bar, junto al tablón, pero ¡oye! ...

Íbamos por el plan b, no os despistéis. El único plan posible. Una revista mural de cine a la que bautizamos como SECUENCIAS. Muchos, miles, pasarían por delante y ni la verían. Pero allí estábamos, cada dos o tres semanas renovando el material. Y hasta alcanzábamos nuestro momento de gloria cada año con el QUIZ, la quiniela de los Oscars. Los redactores eramos pocos, gente rara, maravillosa, inteligente, que sabían (ellos ... yo me dedicaba a divagar con mis cosas) tela de cine, y algún loco que iba como, parece ser sigo ahora, yendo un poco al ritmo que me marca el airecillo que mueve mis orejas al andar... con mi mundo, mis personajes, salvo alguna vez que firmaba con mi nombre ya empezaba a utilizar mis seudónimos favoritos, Animal Crackers, Torkuatro, Dr. Pildor, incluso llegué a montar una sección propia, FILA CERO.

Hubo más pero sirva esta presentación como homenaje a todos esos pioneros fantásticos: Ricardo, Marco Antonio, Ana, Nacho, Victor, Miguel, Rafa, Inma, etc.

Como soy tela de hartible, os iré poniéndo de vez en cuando alguno de esos artículos que se escribieron en aquellos tiempos donde pillar un ordenador en el centro de cálculo necesitaba un plan de defensa aérea, donde no había móviles, ni internet, ni San Google había subido a los altares, ni había carril bici ni periódicos gratuitos ...

DONDE DIJE DIGO PUSIERON DIEGO

No es la primera vez que en SECUENCIAS tratamos el tema de las traducciones de los títulos de las películas. La imaginación en algunos casos es sorprendente, pero lo que es peor es que en ocasiones no sabes, ni por asomo, de donde se han sacado el nombrecito.

La cosa viene de antiguo, en 1922 empezaron por reducir el título de una película a más de la mitad: NOSFERATU, EINE SYMPHONIE DES GRAVENS (F. W. Murnau) se nos quedó en España como NOSFERATU a secas. La que luego sería precursora de todos los Drácula se merecía mejor trato.

Igual acortaban que alargaban títulos, sirva como ejemplo LA PARADA DE LOS MONSTRUOS que realmente era FREAKS (Tod Browing, 1932).

Los encargados de destrozar nombre de películas tampoco tuvieron tacto con los grandes maestros, como a JOHN FORD que le pifiaron por lo menos cuatro obras: THE HURRICANE (1937) que nos llegó como HURACAN SOBRE LA ISLA, PASION DE LOS FUERTES no es ni más ni menos que MY DARLING CLEMENTINE (1946), EL GRAN COMBATE era CHEYENNE AUTUM (1964) y SHE WORE A YELLOW RIBBON (1949) se tradujo como LA LEGION INVENCIBLE.

Las hay muy sorprendentes y originales como UN "SPORTMAN" DE OCASION que realmente es TRAMP, TRAMP, TRAMP (Frank Capra & Harry Edward, 1926), I SOLITI IGNOTI (Mario Monichelli, 1958) conocida como RUFUFU o VIAGGIO IN ITALIA (Rossellini, 1953) que nos llegó TE QUERRE SIEMPRE.

Hay un película en la que me resulta difícil comprender el cambio de nombre: DR. JEKYLL AND MR. HYDE (Victor Fleming, 1941) no les gustó y pusieron EL EXTRAÑO CASO DEL DR. JEKYLL.

Hay que destacar que la principal manía de los destroza-títulos es acortarlos ( y además cambiarlos, claro). Para añadir a los anteriores aquí van unos cuantos más:

MAD ABOUT MUSIC (Norman Taurog, 1938) ---> MENTIROSILLA

THE CHILDREN'S HOUR (W. Wyler, 1961) ---> LA CALUMNIA

DOUBLE INDEMNITY (B. Wilder, 1944) ---> PERDICION

SCARLETT STREET (F. Lang, 1945) ---> PERVERSIDAD

En ocasiones la traducción nos recuerda a algo el original:

# THE SHOP AROUND THE CORNER (E. Lubitsch, 1940)

EL BAZAR DE LAS SORPRESAS

# ARSENIC AND OLD LACE (F. Capra, 1944)

ARSENICO POR COMPASION

O no nos recuerda a nada, como estas:

# THE BAD AND THE BEAUTIFUL (V. Minnelli, 1952)

CAUTIVOS DEL MAL

# ON THE WATERFRONT (E. Kazan, 1954)

LA LEY DEL SILENCIO

# PICKUP ON SOUTH STREET (S. Fuller, 1963)

MANOS PELIGROSAS

Tranquilos, aún hay más, pero ya os iré trayendo en próximas apariciones. UN SALUDO.

Animal Crackers




16 comentarios:

Joana dijo...

Siempre he admirado a los que hacían tantas cosas enla facultad y ahora continuo admirando a todos aquellos que sacan el tiempo no se de donde para dedidarse a mil cosas.

La gata Roma dijo...

Juas, cuanto odio a esta gentuza que te ponen el título mas absurdo del mundo porque creen que así es mas comercial aquí… ¡Menos marketing y más traducir calladito…!
Por lo demás, me ha encantado tu historia de cine en color en un aula gris. Espero que nos sigas colgando cosas.
Kisses

Luz de Gas dijo...

Ese espíritu que describes rejuvenece a cualquiera, aunque todos seamos jovenes todavía.

Que ambiente más divertido y lo dificil que era hacer cualquier cosa, supongo, pero cuando hay ganas ahí estaban los resultados

Antonio me ha gustado mucho

Zapateiro dijo...

Jajajaja, muy bueno tu post y muy bueno el tema del artículo que publicaste.

Si además de fijarnos en películas más o menos célebres, nos fijásemos en las películas de sobremesa -sí, esas que siempre acaban igual y tratan los mismos temas: secuestro de hijastra, pánico en el avión, etc.- entonces ya ni te cuento la de barbaridades que ponen al "traducir" los títulos.

Un saludo.

el aguaó dijo...

Amigo Antonio, esta entrada me ha gustado muchísimo. Desde la introducción a tu artículo. Sencillamente genial.

No hace mucho hablaba con mi padre del cambio de los títulos en las películas. Actualmente sigue ocurriendo, como ayer mismo dijo Manu Sánchez en su programa, donde puso de ejemplo Antena 3. Y realmente es así, no hay traducción del título, con lo sencillo que sería.

La introducción tiene un caracter especial. Estaré encantado de leer tus otros artículos.

Un fortísimo abrazo amigo.

*LaDy SiSiaK* dijo...

la facultad... ése territorio inaccesible para Lady Sisiak, no por nivel cultural, si no, por la que podría liar ahí dentro.

buena reminiscencia lacrimógina

muak muak

lisebe dijo...

Antonio:
Muy chulo el post, me ha recordado mis años en la facultad.¡Que nostalgia!.

Vaya tiempos aquellos en la facultad, vosotros por lo menos podíais contar con algun IBM de la época, nosotros ni eso teníamos que recurrir a la máquina y las fotocopias o la impresora de turno, para la redacción.No nos dejaban utilizar ninguno de los dos IBM que habían en la facul.

Me encanta,el artículo que escribiste de las pelis en su tiempo y los títulos, que recuerdos
que complicado se lo hacían para la traduccón del título verdad?.

Y sobretodo el pseudónimo Animal Crackers, suena a legendario.
Me ha encantado en serio, espero yá el próximo.

Un saludito.

LISEBE

El callejón de los negros dijo...

Gracias a todos por permitirme este pellizco a aquellos tiempos, y puedo decir con tranquilidad que estar en aquella Aula de Cultura y algunos colegas que conservo de aquel sitio (de los cuales muchos ni sabían quienes colgaban el mural), esas dos cosas es lo mejor que me pasó en mis tiempos oficiales de universitario. Toda esta movida fue la mitad del tiempo, la primera mitad en las aulas, pasaron sin pena ni gloria. No protestaba, no estudiaba, salía poco, no fui nada.

Por cierto Animal Crackers era una película de los Hermanos Marx que se llamó en España.... "El conflicto de los Marx". Un ejemplo más.

Nos leemos.

Antonio

Luz de Gas dijo...

Gracias a ti por compartirlo

Du Guesclin dijo...

Genial Antonio! Qué recuerdos!

Yo arribé a la fauna de Reina Mercedes mediados los 90: el centro de cálculo, el césped, el aljibe, por qué no decirlo, el salón recreativo del pasaje... Que recuerdos me has traído de repente!

Seguramente nos cruzáramos alguna vez, aunque de la revista que me hablas no la recuerdo; como bien dices, ni había google, ni us.es y todo tenía mucha menos repercusión que hoy en día.

Eso sí, felices éramos como enanos, vaya las timbas de póker en el búnker de matemáticas o las partidas de Star Wars en el césped...Así me fue los primeros años...

Saludos.

herodes de la betica dijo...

Que entrada... me ha gustado una barbaridad. Nos estás mal acostumbrando. Espero que sigas haciendolo así, jejeje.
Un fuerte abrazo

Luz de Gas dijo...

Supongo que haríais la impresión de la revista con Clichet (¿se llamaba así?) Un papel como con carbón que después había que meter en una maquina e imprimía o con fotocopias.

La de comederos de cabeza que habñia que tener para poder poner una foto y que quedara bien.

Una locura

panterablanca dijo...

Felices años, sin duda. Creo que has sabido trasladar muy bien lo que podía ser el ambiente universitario de entonces.
Y lo de los títulos de las películas está genial.
Besos salvajes.

El callejón de los negros dijo...

D.G. Tuvo lugar en los primeros años de los noventa,hasta quizás el noventa y cinco, no recuerdo, ya andábamos todos muy despistados, trabajando, rematando el asunto, etc.
Era mural, en el conocido como edificio rojo (de ladrillos), en el bar de Informática, al fondo, no se si fuiste a comer por allí...
En el aula de cultura había auténticos piraos de los juegos de Rol, yo bastante tenía con lo mío...

Herodes me alegro te gustase. Había allí muy buen personal que valía la pena conocer. Algo parecido a lo que ahora ocurre con muchos blogs amigos.

Luz como no era una revista de tirada, imprimíamos cada uno donde podía sus artículos (o en el Aula que teníamos también pc e impresora) y luego los colgábamos en una vitrinita de cristal y corcho. Que pena las cámaras digitales ... ¿las cámaras qué...? je je je. Nos leemos.

PanteraLo de los títulos era/ es algo alucinante. Gracias por pasarte. Seguiremos siendo todo lo salvajes que nos acordemos....

Saludos
Antonio

Diego dijo...

Pocas páginas podemos encontrar buscando "bunker de matemáticas"... entre ellos tu blog y el mío xD

Estaba por aquí nostalgico y he creado un grupo del bunker en el feisbus... estaba buscando alguna foto.. y parece ardua tarea.. xD

Un abrazo... freak! Amanece que no es poco! xD que grande!

El callejón de los negros dijo...

Diego es que aquello era para que National Geographic hubiera hecho un buen reportaje... gracias por pasarte.

Antonio