Con un seis y con un cuatro ...

Seguramente, deja que piense,
en aquella ocasión en que me dibujaron,
la única que recuerdo, perdí el alma y
desde entonces errante camino buscándola.


Lo había dicho claro, 'si todos fueramos sinceros ante el especialista, si dijésemos la verdad de nuestros pensamientos, de cada cosa que se nos ha pasado por la cabeza hacer, entonces todos absolutamente todos seríamos catalogados como problemáticos, paranóicos, dementes, maniáticos, o alguna de las variedades existentes, todos pasaríamos por aquí, incluso los propios médicos. La diferencia entre uno que está loco y otro que no es que el primero tiene un papel que lo pone'. Eso dijo y se quedó tan tranquila.

La locura había pasado a tratarse como una cuestión administrativa, jaleos de papeles que se decía antes. Intuía que tras aquella revelación vendrían más en forma de espionaje, tratos de favor, influencias, chantajes... y la pregunta, desde entonces me cavila y me sostiene el resto de la masa encefálica, la lucha sin cuartel en los bajos fondos habría que tenerla, sería cuerpo a cuerpo, mentira contra mentira, escrito falso frente a certificado irregular, sí, sí, sí pero qué quería conseguir, qué era mejor, tener el papel firmado o no tenerlo...

27 comentarios:

La gata Roma dijo...

Siempre lo he pensado, si nos miran, todos tenemos algo, como hacen los dentistas… Lo mismo soy una loca indocumentada… si, me va a venir bien para mi futuro profesional…
Hace poco intenté hacerle a una pequeña rubia lo del 6 y el 4, y no me acordaba como era… una pena.
Kisses a puñaos.

Zapateiro dijo...

Jajajaja, muy bueno Antonio, muy bueno. Yo, de todas formas, prefiero no tener papeles, más que nada por aquéllo de que no me encasillen.

Un saludo.

Lacava dijo...

Lo mejor de esto no es ni tan siquiera no tener papeles... Lo mejor, es perderlos; de vez en cuando.

Saludos desde una cuerda locura.

Joana dijo...

Estoy con zapateiro, las etiquetas no son buenas. Como decimos por aquí, "el que no té un all té una ceba", si nos ponemos a buscar, a mi me encierran la primera y me dan matrícula de honor. Pero, que lindo es tener un punto de locura.

Herodes de la Bética dijo...

ofúu
sobre eso tengo yo mucho que hablar y escribir... Con la de cositas que tengo yo ...
un fuerte abrazo y un placer visitarte, como siempre...

El Caliz de la Canina dijo...

Como lo sabes Antonio¡.Cada persona tiene su locura.Como digo yo somos animales,no.

Estoy con Zapateiro y Lacava.

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando ....

panterablanca dijo...

Como decía mi madre, hay más locos fuera que dentro ;-P
Besos selváticos.

mrrm dijo...

¿Y si las etiquetas se las ponemos los locos a los cuerdos? Tampoco me dejaría yo etiquetar eh.
Además esta bien saber que todos tenemos secretillos de cuerdo... ¿o no?

Saludos

Rosa

Luz de Gas dijo...

Cada uno dice miente como puede y nos engañamos unos a otros como ratas.

"¿Que es la vida? Una ilusión"

pati dijo...

Pues yo tengo un papel que lo certifica... qué cosas! Porque digo yo, para qué servirá el dichoso papel si nadie te lo pide.

:)

Besos

el aguaó dijo...

Muy buena pregunta, aunque etoy de acuerdo en que todos somos locos sin papeles. Si hay que elegir, prefiero no tener el papel, porque de esa forma puedo ser fingir que estoy sano.

Gran entrada amigo.

Un fuerte abrazo.

Dama dijo...

Buena entrada, da que pensar, A mí me encantan que no me sepan clasificar, para muchos soy bastante rara, y eso, es un honor.
También me hicieron una vez una caricatura, su autor la acompañó con un poema, donde me describía.
Nadie ha sabido definirme tan bien, quizás captó mi alma.

lisebe dijo...

Muy bueno Antonio, el hecho de que te puedan encasillar es ya un hecho que ocurre todos los dias cada vez que salimos a la calle, vivamos en un pueblo donde por tendencia humana existe menos intimidad y te conoce todo dios, o sea por la apariencia que quieras demostrar.
Sea lo que sea, no hay nadie que se salve de la criba quien no tiene un ajo tiene una cebolla como dice joana.Pero a veces es mejor ser una tonta que parecer una lista.Y yo creo que nos podemos meter todos en el mismo saco.La eterna incongruencia del ser humano.

Besos

Jordi de Triana dijo...

Toda persona a lo largo de su vida comete dos tipos de locuras: buenas y malas. Las malas por suerte suelen quedarse en la miseria de un negro pensamiento y las buenas son aquellas que nos llevan a realizar actos para nosotros irrealizables y que conllevan la felicidad de nuestros seres amados y que para nada pueden dañar lo más mínimo al resto de nuestros semejantes. Es más aconsejable caminar por la vida con menos papeles que una liebre que perderlos y con ello la razón y el sentido común. Bendita sea la locura transitoria cuando hace feliz a un ser amado o sonreír a un niño. Todos los seres humanos tenemos un punto de locura. Existe una línea muy fina que separa la locura de la cordura y no siempre está en el ser humano el control absoluto. Cuando hablamos de burocracia difícilmente podemos definir quienes poseen el control sobre los papeles y quienes se pierden confundidos entre ellos. La historia nos ha mostrado a muchos seres catalogados de locos que escribieron las más certeras páginas de la ciencia, la música y las letras. No podemos llamar loca a una persona por su apariencia física, tras una mirada perdida y una apariencia desaliñada puede esconderse un pensamiento noble y sabio.

El callejón de los negros dijo...

Vuestras reflexiones contribuyen a la polinización de las ideas, para que cada flor sea distinta por separado y bellas cuando forman un ramillete.


Ando fogoso con varios asuntos de todo pelaje y no he tenido tiempo de pasearme por vuestras casas como debiera y dedicar más tiempo a comentar. En cuanto pueda retomo la gustosa tarea de leeros e intentar aportar algo.

Antonio

P.D. Por si alguno se lo había preguntado, el del retrato es este que escribe, más joven, y subido a un bocadillo en un cruce de caminos. Si me hubieran dibujado a lomos de un bello córcel entonces seguramente no hubiera existido nunca este Callejón.

Tormenta. dijo...

Que será será la vida te lo dirá..

últimamente, escribes más verdad?...

Un besazo guapo, me encantó la entrada, y como dijo creo que fue Cava, pues, de vez en cuando, hay que perder los papeles! y después encontrarlo claro!.

Besos , más.

Luz de Gas dijo...

Ya me imaginaba que eras tu, que guapetón.

Besos desde Málaga, pero vamos esta noche ya estoy por ahí.

El callejón de los negros dijo...

Tormentera espero que no sea síntoma de decadencia, leí una vez que un escritor se agobiaba cuando le surgían a borbotones los escritos, decía que iba a ser de él cuando lo tuviera todo escrito ja ja ja ... te confesaré que cuando me pongo a escribir con una idea (casi) siempre acabo escribiendo otra. Así me sale je je je

Luz de gas ja ja ja ya medio lo dejé dicho al principio de la entrada pero es que quería soltar lo del 'bello corcel' je je no tengo perdón...


Antonio

América dijo...

Al final somos la suma de nuestras experiencia y la resta de lo que no hemos podido hacer,de poetas y locos todos tenemos un poco,indocumentados para sucesos que nos alteran la vida y muy bien documentados para sortear con la experiencias los capotazos de la vida,en fin sin etiquetas mejor!,todos somos únicos....

Glauca dijo...

Intento ubicar el dibujo dentro de ese Callejón que creí descubrir hace tiempo.

El callejón de los negros dijo...

Bello lugar donde nacer las etiquetas son crueles, ¿pero quien no utiliza este sistema clasificatorio unido al designio de los hombres desde que nos dimos cuenta del ilimitado poder del miedo...?


Ser sirena no es fácil, fue hace tiempo, y ciertamente cada día el Callejón se pierde más y más ...


Gracias por vuestras aportaciones, intento descifrarlas e incorporarlas.
Antonio

el aguaó dijo...

¿Sales mejorado o desfavorecido en tu dibujo amigo Antonio?

El callejón de los negros dijo...

Siempre he sido un virtuoso escalando bocadillos, amigo Aguaó.

Siempre avanti.

Antonio

verdial dijo...

Si ya nos cuesta ser sinceros con nosotros mismos, no te digo ya con los demás.
Pienso que todos tenemos cosas ocultas de las que nos avergonzamos y no sacamos a la luz ante los demás, a veces, ni siquiera cuando es necesario. ¿Es acaso éso una especie de locura?
Como dice América, "de cuerdos y de locos, todos tenemos un poco".

Y yo digo, si todas las locuras fueran así, ¡Maravillosa locura!.

Un abrazo

El callejón de los negros dijo...

Maravillosa locura de cuerdos sin complejos. Todos idos y venidos ...

Antonio

Javi dijo...

Lo has clavao Antonio.

Anda que si contaramos lo que se nos pasa por la cabeza, la verdad de nuestros pensamientos...

Un placer visitarte.

Javi.

El callejón de los negros dijo...

La verdad de nuestros pensamientos al convertirse en palabras sonoras pierden parte, al menos, de su fuerza embrionaria. Gracias Javi por tu visita.


Antonio