El huevo de Colón

Eran tiempos de husmear entre la maleza que ocultaba la miseria, eran tiempos de creernos capaces de cambiar algo. Eran esos tiempos donde la lluvia más inesperada era la más deseada. Nunca había visto el mar y no por eso iba a dejar esa tarde de tocar el violín. Sus primos lejanos, en distancia y en saltos generacionales, decían que una vez habían visto un pájaro añil volar entre las nubes cambiantes y grises. 'Ningún tiempo pasado fue mejor' acabó escribiendo como epitafio.

31 comentarios:

Luz de Gas dijo...

El tiempo pasado nos hace ser como somos ahora, pero donde tenemos que usar el transitivo es en el ahora, eso seguro.

Esa escultura me encanta y sobre todo donde está puesta, es un punto.

Un abrazo Antonio

Du Guesclin dijo...

Maravilloso Antonio; es una pena que se perdiera el espíritu de esos tiempos pasados.

Dicen que el autor eligió ese sitio para esa escultura... Lo mismo vio una ciudad joven y dinámica que crecía a ritmo de vértigo; quizás pensó que en poco tiempo sería el centro de uno de los nuevos barrios de esa ciudad; quizás pensó que la depuradora sería en unos años un colegio o una biblioteca; y al final se ha convertido en un reflejo de nuestra triste realidad...

Saludos.

Tormenta. dijo...

Como dice luz de gas, tal vez el tiempo pasado nos hace ser como somos ahora, y está claro que de lo errores, se aprende sí, y que hay que adapatarse a lo nuevo, ojo que no siempre es fácil.. Aisss que diferente es todo ahora, parece que se viva con menos pasión todo, en fin, a vivir que son dos días! Besos guapo!.

Dama dijo...

Estoy con Luz de Gas, me encanta tanto el sitio donde está, por ser tan extraña ubicación y por su colosal magnitud. Desde mi casa la diviso de lejos y es increible, la pena es su mal estado y el casi abandono que tiene.
Suelo ir alguna que otra vez por allí cuando me pierdo, porque me encanta mirar lo grande que es y porque hay unas farolas alrededor que son alucinantes, y que siempre me pregunto porqué el Alcalde no las puso en la Plaza del Pan y viceversa.
Como diría aquel... "Fijarse"
Besazos.

James Joyce dijo...

Un merecido homenaje, eso es.

Saludos!

La gata Roma dijo...

Yo siempre la he visto desde la carretera o desde abajo. En las tardes de calor es un gustazo soltar las palas y dejar el barco suelto a su sombra… En ese momento todo es bello, hasta el abandono de la zona es naturaleza salvaje, que se domina a sí misma, y no entiende otras reglas… En fin, si te contara todo lo que me pasó hoy pensarías que este comentario es hasta normal…
Kisses a puñaos

Zapateiro dijo...

A mí siempre me pareció un lugar por descubirir porque siempre lo ví desde el coche. Nunca lo he contemplado de cerca y es una asginatura pendiente.

Supongo que conocer bien todas las caras de la ciudad es cuestión de tiempo...

Un saludo.

lisebe dijo...

Un bonito homenaje a la historia!!

Que cuenta como es nuestro presente, y nos lleva al inminente futuro.

Si señor.

Besitos

El Caliz de la Canina dijo...

Mis cavilaciones me llevaron hacia él.Lo contemple y me pareció magnifico.

Sobre la ubicación hubiera buscado una más centrica,para que la gente lo pudiera contemplar.

Artista un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando ....

panterablanca dijo...

No sé exactamente de lo que estás hablando pero la escultura me parece espectacular. Es fantástica.Igual que tu post que deja transmitir cierta nostalgia y melancolía.
Besos selváticos.

el aguaó dijo...

Cuando aquella zona se podría describir como salvaje, la crucé de arriba a abajo con mis amigos. Cuando el terreno se removió para darle forma, nos fuimos con nuestras bicicletas para tirarnos por las cuestas de barro y coger los baches del terreno. Cuando comenzó la creación del parque, nos colábamos para ver qué era aquello tan raro que estaban haciendo más allá de donde ponían la velá. Cuando trajeron las piezas y las colocaron desperdigadas al borde de la Super-Norte, fuimos a verlas y montarnos en ellas. Cuando avisaron de que iban a acordonar la zona, fuimos a tocar la coronilla de aquel famoso Almirante porque traía suerte. Cuando se aisló todo aquello con máquinas para acondicionar el parque, esperamos pacientemente. Cuando se inauguró y acudieron toda esa gente famosa, nos colamos en primera fila. Cuando cerraron el parque por escasez de personal de vigilancia, nos quedamos fuera. Cuando salieron las primeras noticias del abandono, fuimos a ver cómo estaba y comprobar que habían roto las cancelas. Cuando entramos vímos que el estanque se había secado y las malas hierbas crecían. Cuando nadie más de arriba se preocupó por el estado del parque y el abandono en que estaba sumido, pasamos para comprobar los destrozos. Cuando llegamos un día, pillamos a varias personas robando planchas de bronce de la base y nos amenazaron. No eran del barrio. Cuando llegamos lo denunciamos pero nada. Cuando pasó el tiempo alguien llegó y se pusieron manos a la obra. Cuando fui hace unos meses, había recuperado parte de su esplendor, que perdió de la mano de la desidia y la dejadez.

He visto cómo han cambiado todos esos terrenos desde que eran medio bosque hasta el parque que hoy día se despliega bajo la vista de Colón y su huevo. Al poco de inaugurarse, se cerró por falta de personal y mantenimiento. Poco después comenzaron los robos. Es una auténtica pena que tuvieran que abandonar el lugar, al poco de su inauguración, para volver a restaurarlo y darle la vida que le habían quitado.

Discrepo tan sólo en un detalle. En la imagen que aparece en la entrada, hay un texto que dice lo siguiente: Algunos lugareños se lo tomaron al pie de la letra (lo de la donación). Los lugareños de este parque, sito en el Barrio de San Jerónimo, no fueron los que se apropiaron del material y los elementos destrozados.

Muy buena entrada amigo. Sirva de ejemplo el Huevo de Colón y su parque, como modelo para no seguir a la apertura de un lugar para el recreo y el esparcimiento de las personas.

Un fuerte abrazo Antonio.

Luz de Gas dijo...

Lo siento, pero te tocó. Seguro que sabrás darle tu toque personal y seguir las reglas, no nos queda otra, a hacer que vamos a hacer. Has sido nominado para las 14 cositas

Luz de Gas dijo...

Bueno, el Aguó es un vecino autóctono.

Yo lo descubrí corriendo por la orilla del Guadalquivir, yo pensaba que el río seguía y me llevé la sorpresa que se acababa, lo contrario que les pasó a los que iban con Colón. Le empecé a dar la vuelta por mil sitios, hasta que una vez me colé cuando estaban haciendo el parque, los obreros dirían quien es este con las calzonas que se cuela por aquí y cuando ví el huevo me quedé sin palabras, fue todo un descubrimiento

El callejón de los negros dijo...

Gracias por vuestras aportaciones, cada uno hemos tenido una experiencia con este monumento, desconocido para algunos pero muy vistoso, especialmente para los que van por la circunvalación. Forma parte de uno de mis caminos iniciáticos que entronca con el río, las rutas ocultas de la ciudad, las oportunidades perdidas, la falta de ciudadanía en nuestra capital, etc.

Un día soñé con un camino secreto que partiendo de la esclusa llegara hasta el monumento en cuestión, con las lindes y todo lo que hay, ¿sois capaces de hacer un recorrido visual (google map) os ayudaría a volar y recoger todo lo que pasa a la verita del río grande? Y soñé con escribir una historia que se pasaba de una orilla a otra...


El Huevo de Colón en San Jerónimo


Aguaó lugareños somos todos, naturalmente no me refería a los vecinos de San Jerónimo que en su mayoría se comportan civicamente, siento te molestase, cuando realicé las fotos la idea a transmitir no pretendía acusar a nadie. Las mafias y los gamberrros están en todas partes y los que , por ejemplo, destrozan regularmete el Parque María Luisa no son del Porvenir necesariamente, eso sí, sevillanos son/somos muchos.
Se que habrás entendido perfectamente lo que quise transmitir y agradezco tu comentario entre otras cosas porque has hecho una entrada practicamente recordando esa época. Vamos a tener que vernos allí..

Seguiremos indagando en estas otras visiones. Espero que nuestros visitantes cuando vengan a vernos, le digan a sus anfitriones...'llévadme al Huevo de Colón'.

Antonio

Dama dijo...

En mi salón hay una cosilla...

Bitter dijo...

hmmm, ni siquiera sabía que había una escultura así.
Se ve espectacular.
jaja.me gusta el epitafio, lo complementaría diciendo que el mejor momentos es ahora, ;)
besos

sevillana dijo...

Solo lo he visto una vez y me pareció grandioso, lo que cuentas de su abandono y en el estado que se encuentra lo desconocia.
Siempre se aprende algo nuevo con vosotros.
Saludos

reg dijo...

Hola, te espero:

www.unhombrefrentealespejo.blogspot.com

El callejón de los negros dijo...

Estas otras visiones de Sevilla son muy de mi agrado y refuerzan lo que ya conocemos (no la degeneran que es lo que hacen los que sólo la ven desde el mismo punto de vista, su supuesto ángulo inmovilista...).

Gracias por vuestros comentarios.

Y una amiga ya tuvo su visión del 'ahora'

Saludos
Antonio

el aguaó dijo...

Amigo Antonio, creo que es muy muy muy difícil que puedas molestarme, y éste no es el caso.

Cuando he leído tu entrada y he visto la imagen, he reconocido las mutilaciones de un monumento que me coge treméndamente cerca y que está ligado con mi infancia. Por este motivo, he decidido dejarte un comentario de mi experiencia de cara al Monumento del Huevo de Colón. Mi explicación sobre los autores de los robos y la aclaración de que no fue gente del barrio, la hice como soporte de mi comentario y aclaración para todo aquel que pensara en la gente que vivimos en los alrededores al comprobar el pie de foto, y sin intención de que pareciese que me había ofendido o molestado. Aunque releyéndolo parece otra cosa.

Estas palabras que tú has escrito: Se que habrás entendido perfectamente lo que quise transmitir dicen la verdad. Sé cual es tú intención y la de esta gran entrada, pues servidor sabe que vuesa merced es un genio.

Y lo de darnos una vuelta, está hecho amigo. Ya sabes cual es mi correo. El paseo, si a voacé no le importa, permítame que sea guiado por mí.

Un fuerte abrazo amigo Antonio.

El callejón de los negros dijo...

Como decían Los Ronaldos (adaptación libre)...

Eres el gurú
Aguaó domina
Aguaó dirige los pasos de los que caminan


Nos leemos. Gracias por tus aportaciones.

Antonio

Zapateiro dijo...

Gracias por tu referencia, pero más gracias aún por llamarme amiga. Lo cierto es que ya os siento parte de mi (no es coña) y yo ya me he puesto cara, así que espero ponérosla pronto a todos. A ver si en octubre -parece que septiembre está más parado para el tema- comenzamos a organizar algunas rutas blogueras. Yo creo que debemos hacer convocatorias distintas y que cada uno se encargue de una, dándole su toque personal.

A ver si la idea prospera.

Un beso.

El callejón de los negros dijo...

Me gusta eso de las rutas blogueras. Me gusta, me gusta...

Antonio

Arkantis dijo...

Hola,gracias por tu visita a mi blog...te he leído en el blog de luz de gas...un placer tener por el mío...te enlazo..
Un besazo

El Humilladero dijo...

Me gusta la obra por su empaque, y su simbología, por el mensaje que nos transmite. Me gusta el sitio en el que está (¿que fue primero huevo o gallina? )...el único pero que le otorgo es la escasa difusión que sobre el mismo se oferta desde las delegaciones y organismos correspondientes, claro que éstas últimas sólo se preocupan de llenar de veladores publicitados para patear al caminante de las aceras, en beneficio de pingues ingresos para una ciudad cada vez más llena de PIG (Puntos de Interés para Guiris) de pobrísimo nivel cultural.

Y a todo ésto viendo la foto: Qué buena explanada para unos conciertos en las frescas noches de verano, o las soleadas mañanas del otoño-invierno.

Ludwig Constantine dijo...

Yo, como el Aguaó, también lo he conocido "desde que nació". De hecho, puedo decir que he estado dentro de Colón y he subido hasta arriba. Cosas de niños.

Joana dijo...

Si es que no podía ser en otro sitio que en Sevilla, que hubiese un monumento que fuese el Huevo de Colón. Y siempre a todo el mundo el tiempo pasado le parece que fue mejor, el pan era más bueno, los tomates sabían mejor y también parece ser que nos divertíamos más, pero como dice Luz de Gas, el tiempo pasado nos hace lo que somos ahora. Y quien sabe, si algún día el ayuntamiento por lo que sea revitaliza la zona?.
Besos.

El Caliz de la Canina dijo...

Antonio miarma pásate cuando puedas por mi blog ....

Lo siento .....

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando .....

El callejón de los negros dijo...

La visión cenital es atractiva porque nos permite soñar con un nuevo lugar de encuentro que sin duda fomentando en él eventos sería más conocido y querido.

Quizás debieron hacerle como en Huelva un monumento al ayudante desconocido, aquel que le pasó la información de los vientos... pero esa es otra historia.

Como principio o fin de una ruta por el río... en una mañana de otoño...

Gracias a todos
Antonio

verdial dijo...

Es una escultura magnífica y el ougar donde está es su lugar.
Pienso que es una alegoría de como el pasado puede ir de la mano del presente.

Un abrazo

El callejón de los negros dijo...

Verdial esa es la dificultad del equilibrio, el presente, el pasado y el futuro, ¿qué dejamos a los que vienen detrás?

Antonio