Una salamanquesa en el cielo

Esto se tiene que acabar, paro aquí mismo y os bajáis. Qué os bajéis. Pero, no nos puedes hacer esto, Grabié, cálmate, no nos puedes dejar aquí. Ya os estáis apeando, desalojando, ahuecando el ala, estoy hasta el gorro, arreando, pa bajo t´or mundo. Vámonos que nos vamos. Que os aguante otro, paso, paso, paso, paso. Grabié, coño, piénsatelo mejor. Joder, joder, joder, no empecéis con sermones. La decisión está tomada. Ni un resquicio más a esta locura. Os volvéis a patita a donde podáis. Lejos, lejos, lejos de donde yo ande. Grabié, me estás dando miedo, ¿qué haces? qué ha parao el tío, ¿quieres seguir que aquí no hay nada? Qué haces, que no, que no, que no salgo, no empujes, ya salgo sólo, ya salimos.

Grabié, coño, llevamos dos horas sentados en este mojón de esta carrete, carreterucha que nos has metido. Ahora no hablas, has cerrado el coche, y el canijo empieza a ponerse algo nervioso, está sudando mucho, y no queda agua. Grabié, se te ha pasado ya lo tuyo ¿por qué no nos vamos?

Habéis tenido suerte, sólo ocurre una vez por semana. ¿Qué veis allá arriba? De lo que larguéis por el boquino depende que salgáis, o no, en los papeles mañana.

El Universo Abierto. Cosas de Popper

Escribí un día ...

(aviso que os puede resultar "algo tostón" lo que viene a continuación pero todos tenemos un pasado, y eso ya se sabía)


EL UNIVERSO ABIERTO
UN ARGUMENTO A FAVOR DEL INDETERMINISMO

Tras la lectura del libro de Karl R. Popper voy ha intentar traer a estos folios todo lo que se me ha venido a la cabeza, intentando no forzar nada, es decir plasmar sobre el papel (bueno, concretamente sobre el teclado del ordenador) aspectos referentes al determinismo y al indeterminismo. Supongo que la filosofía habla siempre de temas abstractos y muy generales, y que por eso quiere decir "amor a la sabiduría" o la "sabiduría en si misma" - es decir- el saber, el conocer, la sapiencia (del latín sapientiam). Bueno, esta cantidad de conocimientos posibles, ¿es un conjunto finito o infinito? A mí me gusta más plantearme esta pregunta en lugar de la clásica ¿el mundo que nos rodea está determinado?

Popper en los primeros párrafos del libro da una definición de determinismo científico que dice : "...cualquier suceso puede ser racionalmente predicho, con cualquier grado de precisión que se desee, si contamos con una descripción suficientemente precisa de los sucesos pasados junto con todas las leyes de la naturaleza". Si tomamos esta definición como general, tengo claro que no es verdadera. Los actos de un ser humano, con la complejidad de su cerebro, no son predecibles. Física, química y biológicamente somos maravillosamente complicados y poderosos. ¿Quién puede superar esto? Luego, independientemente, de la dificultar de conocer condiciones iniciales, hechos pasados, etc., necesitamos algo superior. Laplace nos introdujo su demonio (Poppler diserta bastantes hojas respecto a este tema) y todas las religiones y creencias tienen dioses que juegan el papel perfecto de todo-lo-se y todo-lo-puedo-predecir. Nuestro determinismo científico ha pasado a ser determinismo religioso. Pero seguimos en las mismas.

Aunque el mundo esté determinado, y alguien pueda aplicar leyes y teoría para predecirlo, ¿alcanzaremos alguna vez ese status? De qué nos sirve saber que lo que ocurre a nuestro alrededor está determinado, que siguiendo unas leyes, que retrocediendo hasta el mismo origen de las cosas y conociendo las condiciones iniciales se puede saber qué pasara en el instante siguiente, si nunca voy a alcanzar tales conocimientos. Para nosotros es indudablemente indeterminado. A lo largo de la historia se ha querido mezclar la cuestión de la existencia de Dios con las cuestiones científica. Es mezclar churras con merinas. Las ciencias se demuestran, se estudian, se analizan, se miden. En Dios se cree, o no.

No quisiera desviarme del tema. Si la definición pretende una generalidad absoluta, no sólo para los actos del ser humano es errónea sino también para los provenientes de la naturaleza. Un ejemplo : Si tiro una pelota desde el campanario de la torre de San Benito, ¿qué me asegura que llegará al suelo? La ley de la gravitación dice que lo atraerá la Tierra, pero eso no implica que termine botando en la avenida Luis Montoto. Existen fenómenos atmosféricos, el viento concretamente, que podrían hace que el balón estuviese dando vueltas por La Calzada de manera ininterrumpida durante un tiempo indefinido. Si el balón lo lanzo un minuto después, no sé que puede pasar, y si lanzo uno por minuto durante un rato tampoco sé que va a pasar con cada una de estas pelotas. ¿Qué probabilidad hay de que ocurra lo normal? No creo que la probabilidad sea una respuesta al determinismo.

En la definición que estamos analizando se hace referencia a los sucesos pasados. Si un suceso de puede predecir basándonos, entre otros elementos, en hechos pasados, ¿qué pasa con el suceso inicial? Si existe algún hecho que no tiene pasado, me pregunto quién o qué inventaría esto que llamamos mundo. Y si no existe ningún hecho sin pasado, estamos ante una cadena (árbol de cadenas) infinitas y hasta donde tengo que llegar para conocer esa descripción suficientemente precisa. La respuesta, evidentemente, la desconozco. ¿Dónde empezó todo? No me refiero al Big-Bang, sino antes, mucho antes. Para determinar los sucesos de la naturaleza necesito saberlo. Volvemos a lo de siempre. Aunque alguien lo sepa, ¿lo sabemos los seres humanos? ¿lo conseguiremos saber? La idea de Dios simplifica mucho las cosas, ese ente que todo lo sabe y por tanto tendría las respuestas a mis preguntas anteriores. Volvemos al determinismo religioso.

Si una manzana, ya madura, cuelga del árbol podemos saber en que instante caerá. Suponiendo siempre que se cumplan determinadas condiciones. ¿Y si tiene un gusano dentro que se la come?. Su peso ya no será el mismo y por tanto los actuales parámetros ya no coinciden con los iniciales. ¿Podríamos haber supuesto la aparición de la larva? Si podremos afirmar que, p.e., el 32% de las manzanas son devoradas por gusanos. Pero eso no es determinismo. Y esto es así, creamos en Dios o no.

Evidentemente, que para algunas cuestiones, podemos aplicar leyes de la naturaleza que nos determinan que sucederá. Sobre todo en aquellos lugares donde la mano del hombre no puede llegar. Es el caso del universo. Los movimientos de los planetas, sus órbitas elípticas, etc. siguen unas leyes que conociendo condiciones iniciales (no las del comienzo de los tiempos, sino las del instante t0) nos permiten predecir situaciones y sucesos futuros. Y las mareas, y proyectiles militares (por desgracia), y también comportamientos humanos. No veo descabellado, que estudiando el envejecimiento de las células y componentes del cuerpo humano podamos predecir la edad en que una persona fallecerá de viejo. Lo que no podemos predecir es que esa persona vaya a morir en un accidente de coche a los 32 años. La probabilidad de que un ciudadano de Albacete muera en la carretera si se puede estudiar. Pero no predecir. Aquellas decisiones que no tienen una base científica no podemos meterlas en el saco de las que sí. Son estas últimas las que hacen que este mundo tenga alguna pincelada de "determinista". Bienvenidas todas las leyes que determinen sucesos. ¿Hasta qué punto podemos predecir una catástrofe como la del huracán Mitch? Si puedo predecir un resultado en el 99% de las ocasiones, ¿podré afirmar que ese suceso está determinado? Si estudio un fenómeno, me pronuncio siguiendo un lenguaje científico, dejo pasar el tiempo que corresponda, y tras ver el hecho real (prueba irrefutable) compruebo que en el 99% de los caso es correcta mi predicción. Y aunque fuera en el 100% de los casos, ¿quién dice que no me he saltado algo? y que ese mismo suceso en el siglo XXX dará un vuelco. Debe ser difícil entresacar leyes que tengan un carácter universal.

Las teorías sobre probabilidades son matemáticamente ciertas pero puedo tirar mil veces un moneda y salir siempre cara. Me tengo que creer que si la sigo tirando alguna vez se igualarán el número de veces que sale cara y que sale cruz. Tampoco es que si la tiro dos veces, una sale cara y otra cruz, pueda afirmar que la posibilidad de que salga cara o cruz es la misma. Es una teoría que no se puede demostrar empíricamente. Si se puede demostrar matemáticamente pero quien me asegura que no hay errores que todavía no se han descubierto. Si aplicáramos el dicho infantil, si no lo veo no lo creo, pasaría como con Dios. Hay quién cree que los axiomas matemáticos (que no se demuestran) son la base de las ciencias exactas. ¿Cómo puedo basar todo mi saber en unas normas que me tengo que creer a pies puntillas? No olvidemos que en matemáticas y física existen varias leyes que afirman que en determinadas circunstancias no podemos afirmar si un elemento hará tal o cual cosa, o que tendrá una propiedad o la contraria. Se admite el indeterminismo. La cuestión, la duda que puede plantearse es si ese indeterminismo es debido a nuestros limitados conocimientos o por mucho que se avance no se va a lograr determinar.

A lo largo del libro, se hace referencia a las opiniones y trabajos de diversos científicos pero me gustaría resaltar la referencia a Alfred Landé y su experiencia de las bolas de marfil y el tubo.
Otro aspecto interesante es plantearse la posibilidad de que el ser humano pueda llegar a saber cual es el ritmo de los avances científicos. Avances que nos acercarían a la improbable situación de llegar a ser seres como el demonio de Laplace o todo lo cerca de esa idea que podamos.

Siempre me he preguntado cómo pueden decir los científicos frases del tipo "en el año 2018 el ser humano podrá hacer tal y cual cosa". ¿Por qué no se hace ahora? Supongo que faltarán técnicas que lo permitan pero con esa frase están indicando que saben cuando vamos a averiguar y poder usar con eficacia determinada técnica. ¿Cómo pueden saberlo? ¿Podían incluso predecir qué estudiante de alguna carrera de ciencias será el descubridor? No es broma, pero siempre me han sorprendido este tipo de afirmaciones. En cualquier momento pueden surgir estudios que pongan patas arriba lo conocido hasta este momento. Durante siglos las leyes de Newton eran únicas y permitían tener una visión clara de lo que sucedía a nuestro alrededor. Con la física cuántica, todo son preguntas, nuevos parámetros y nuevos objetivos en las ciencias. Igual pasa con la biología al descubrir que elementos como los genes, invariables hasta hace poco tiempo, pueden trabajarse y modificarse. En matemáticas, computación, inteligencia artificial, todo está cambiando. Nuestras dudas permanecen y nos dan la sensación que aunque avanzamos estamos todavía muy lejos de esa situación privilegiada que nos acerque al demonio de Laplace.

Pienso que lo que escribió (y amplió en varias ocasiones) Popper toca desde muy diversos ángulos todo lo relacionado con el determinismo de las ciencias, y de cada una de sus especialidades. Está claro que no podemos decir que todo es predecible o que nada se puede prever que va a ocurrir. Quizás lo que me ha parecido más atractivo desde el punto de vista de cómo se desarrolla el libro es la manera en que expone su criterio de indeterminismo científico, desarrolla las ideas que defienden los deterministas y las tira por tierra un poco más tarde. Además, dando muestras de gran compasión, se pone en el papel de sus contrarios y le va dando cuartelillo, va admitiendo algunas premisas para luego concluir que en determinados casos si existe un determinismo pero que por un conjunto de teorías no podemos abarcar a todas las teorías científicas.

Este último párrafo ha sido quizás muy aventurado y puede resaltar que mis bases científicas y filosóficas son muy débiles pero es la sensación que me ha dado el libro, de lo que he podido digerir. Esto me permite lanzar mi última pregunta : ¿tiene sentido hablar de determinismo o de indeterminismo como forma de pensar?


¿Hablamos todos el mismo idioma?

Lo que no se comprende

Hace unos días recibí un certificado urgente del juzgado. Incomprensible. No entendí palabra, pese a que tengo dos títulos universitarios y varios premios literarios en mi haber. Hube de personarme en las dependencias para que me lo descifraran. Incomprensible me resultó el desorden de expedientes, legajos, folios y carpetas acumulados en mesas, sillas, estantes e incluso suelo. Tan incomprensible como el texto del auto judicial, o como la existencia de notarios y registradores de la propiedad (funcionarios con derecho a cobrar arancel, teóricamente antidemocráticos) o la de los procuradores (intermediarios impuestos y la mayoría de las veces innecesarios, pero caros, eso sí).

Incomprensible que haya tenido que morir una niña a manos de un pederasta sentenciado pero no convicto para que nos enteremos de que solo en Madrid hay 3.000 sentenciados no convictos y que nuestros juzgados tienen 35.000 sentencias pendientes.

Quizá el Consejo General del Poder Judicial prefiere enfrascarse en luchas corporativas y de partido antes que organizar los juzgados y establecer protocolos de actuación para avisar de los incumplimientos o de las actuaciones a realizar. Quizá todo este caos judicial no sea una cuestión de falta de medios, sino de la desidia y la inoperancia del órgano de gobierno de los propios jueces, de una situación que lleva durando más de 30 años... y que también me resulta incomprensible.

Lucía Etxebarría


Publicado en el diario ADN el 21 de Abril de 2008

Rutas urbanas de paseos por el campo (y III)

Un día escribí ...

RUTA DE LAS RUINAS DE MUNIGA
Lunes, 1-11-99
Punto de partida : PASO A NIVEL EN EL CAMINO DE ARENILLAS (VILLANUEVA DEL RÍO Y MINAS)
Punto intermedio : RUINAS DE MUNIGA (MULVA)
Punto de llegada : PASO A NIVEL EN EL CAMINO DE ARENILLAS (VILLANUEVA DEL RÍO Y MINAS)
Distancia : Aprox. 12 Km.

El punto de inicio de este itinerario es muy variable ya que podríamos empezar a andar desde cualquier punto del camino que une Villanueva del Río y Minas con el apeadero de Arenillas. En esta ocasión, dejamos el coche en la explanada que hay junto al paso a nivel del tren que atraviesa la Sierra Norte sevillana y que une nuestra provincia con Extremadura.
Para llegar a este punto de partida, simplemente atravesamos el pueblo buscando el grandioso puente del ferrocarril (nuestro punto de referencia a la entrada de la villa es el cartel de las ruinas de Munigua), cruzamos el río por otro puente, giramos a la derecha y luego a la izquierda para ir paralelos a las vías del tren. A la izquierda se queda un pequeño embalse conocido como "el lago" y aunque la carretera pierda el asfalto, es perfectamente transitable hasta el mismo apeadero de Arenillas e incluso hasta muy cerca de las ruinas de Mulva. Nosotros, como dijimos al principio, dejamos las cuatro ruedas en el cruce con las vías del tren y empezamos a caminar.
En nuestro recorrido hasta el apeadero iremos junto a las vías del tren aunque en ocasiones las perdamos de vista como es el caso del principio del recorrido, en el que el tren por un lado y nosotros por otro, rodeamos un monte (􀂿 147 metros) y continuamos jugando al gato y al ratón con las vías hasta llegar al apeadero de Arenillas. Como referencia se puede tener en cuenta que hasta el cruce con el camino que lleva al Cortijo Miraflores hay 2 km. y de este punto hasta la antigua estación hay 2 km. El terreno alterna las zonas con pendientes y las llanas.
Encontramos bastante ganado vacuno en esta primera parte del recorrido, y fuimos notando ligeramente que el color de campo no tenía una variedad de marrones típica del otoño. Lo que observamos claramente fue que el suelo estaba muy resquebrajado, creando en la dehesa que rodeábamos separaciones en el suelo realmente grandes. Eucaliptos y pinos eran lo que nos encontrábamos hasta llegar al Apeadero de Arenillas.
Separándonos de las casas giramos a la derecha y atravesando una cancela nos adentramos en un paisaje que me pareció maravilloso, paisaje verde, ¡¡qué bien sentaron las lluvias de finales de octubre!! El terreno es bastante llano y aparecen varias bifurcaciones en las que siempre debemos tomar el camino principal, dejando a la izquierda los secundarios. Pasamos por zonas donde el cerdo es el rey y las encinas y bellotas sus más fieles sirvientes. Estamos en su terreno y disfrutamos con ellos de la libertad que nos da la sierra. Insisto en la belleza, verdura y frescor de lo que nos rodeaba. En uno de los cruces hacia la derecha hay una flecha indicando el camino que hay que seguir.
En un momento dado podemos divisar entre árboles nuestro objetivo pero antes de alcanzarlo debemos cruzar el Arroyo del Tamohoso. Después, una pequeña ascensión y nos encontramos con la verja que indica el horario de visita (de 10 a 16 horas). Seguimos subiendo y rodeando el "castillo" romano que antes habíamos visto por su lado más alto llegamos hasta las ruinas del Municipium Flavium Muniguense (Munigua/Mulva). El único día que descansa el guarda (llamado Manuel) es el lunes pero el hombre viendo que era fiesta y el personal aparecía mucho por allí nos recibió. Nos dio el folleto explicativo y estuvimos charlando con él durante un rato. Luego emprendimos el camino de regreso. Desde el apeadero hasta las ruinas romanas hay 2,5 km. y multitud de sitios donde pararse a disfrutar.
Recomiendo llevar los itinerarios de los trenes de cercanías y regionales que hacen ese recorrido. El camino de regreso es por el mismo lugar.

Nota1: Este recorrido puede convertirse en un paseo si dejamos el coche en Arenillas y recorremos sólo (ida y vuelta) la última etapa.

Nota 2: Este recorrido se puede hacer más completo ( pero un poco más largo) si dejamos el coche o el tren en Villanueva y después de llegar hasta el santuario romano volvemos por la otra vertiente del Arroyo Tamohoso hasta encontrar el pueblo.

Nota 3: La variante que me parece más interesante es bajarse del tren en Arenillas (sólo fines de semana y festivos), llegar hasta Munigua y volver por el otro lado del arroyo hasta Villanueva, donde se puede coger el tren de regreso. Tener en cuenta que en Arenillas paran muy pocos trenes.

El mundo es redondo


El martes 15 de Abril, en el blog caduca HOY

Rutas urbanas de paseos por el campo (II)

Un día escribí ...

RUTA DE LAS MINAS DE TEULER
Sábado, 14-11-98
Punto de partida : SANTA OLALLA DEL CALA
Punto intermedio : MINAS DE TEULER
Punto de llegada : SANTA OLALLA DEL CALA
Distancia : 14 Km.

Indicación básica : seguir siempre las líneas rojas y blancas pintadas a lo largo del recorrido, el camino a seguir viene dada por la dirección de las dos líneas paralelas.

Llegamos a Santa Olalla en coche y lo aparcamos en una de las calles que hay cerca de la subida al castillo y a la iglesia. Exactamente en la c/ Colón. Siguiendo esta misma calle en dirección a las afueras del pueblo llegamos al punto de partida. Puede observarse un cartel indicando la ruta. Este recorrido es circular, pudiéndose hacer la ida por un lado y el regreso por otro, la ida y la vuelta por el mismo, e incluso haciendo una mezcla del mismo ya que el recorrido forma una especie de 8, más o menos.
El recorrido casi en su totalidad es llano, sólo unos 500 metros del principio y otros 500 metros a mitad de recorrido presentan pendientes considerables. Destacar que salvo en la parte de las minas , el resto del camino puede definirse con tres simples palabras : olivos, encinas y cerdos. Lo primero y lo segundo os rodeará en todo vuestro recorrido y por lo tercero no tendréis que hacer mucho esfuerzo para ver una buena piara de cochinos.
Nuestra idea era, en principio, hacer la ida por la antigua vía del tren que llevaba a las minas de Teuler y la vuelta por el camino. Y así empezamos, andando por el camino que sale por la izquierda del cartel (desde este mismo punto se ve al frente como asciende por el horizonte), cuando se llevan unos 600 metros (los de la subidita) giramos a la derecha en un cruce claro y andamos ya por la antigua vía del ferrocarril minero. Durante un rato tendremos siempre, a la derecha y en lo alto, el Castillo de Santa Olalla. Así será durante los 2 km. siguientes que recorreremos tranquilamente, pasando por la vieja estación de tren (a la derecha), una antigua almazara (a la izquierda), una balsa de alperchín (a la izquierda), dos cruces de caminitos que debemos ignorar salvo que queramos regresar de nuevo al pueblo. Tras este tramo hacemos un giro a la izquierda siguiendo siempre el sendero y empezamos a darle la vuelta al Cerro del Viso (􀂿 677 metros) y esto será durante 3 km. En este tramo tendremos siempre a la izquierda dicho cerro y en la parte final, a la derecha, el Barranco de El Teuler. Cruzamos este seco riachuelo a la altura de un cortijo rotulado como Nava Mona (o algo así, es que no me acuerdo). Nos queda la parte más cercana a las antiguas minas, y recorriendo una distancia de algo más de 2 km. llegamos a la abandonada cuenca minera, no sin antes pasar por un paso escarbado en la montaña y mucho más húmedo que el resto del recorrido. Tras pasar una verja abierta de par en par, la vía del tren se acaba y nos encontramos ante una gran pared de tierra. ¡¡Ojo!!, el camino continua metros antes por un sendero que sale por la izquierda y se interna entre árboles. Trepamos por la pared de tierra y nos encontramos ante una llanura llena de grandes piedras, y sobre una de las cuales nos comimos el bocata.
Se puede investigar andando un poco para adelante y se van viendo zonas excavadas, a nosotros no nos sobraba el tiempo así que decidimos emprender el camino de regreso, echando una última mirada hacía el Norte. Bajamos la pared y emprendemos este nuevo camino, menos llano pero realmente precioso (me recuerda a ciertos bosques que he visto en fotografías de Navarra) durante 500 metros llegando hasta el Cortijo Paco Marín. Aquí las indicaciones nos llevan a una verja que está cerrada con un alambre bastante enroscado, no como muchas de las que los senderistas encuentran a su paso y en las que es lícito quitar y poner el candado o cerrojo (lo importante para los dueños de los terrenos es que se quede todo cerrado y así no se escape el ganado). Pero entraron las dudas aunque el camino indicaba por allí (esto nos lo confirmaron unos cazadores más tarde), anduvimos 500 metros siguiendo otros senderillo que recorría la finca pero que no llevaban a ninguna parte, aunque, insisto, me quedé maravillado con este paisaje de puro otoño. Un poco cabreados por lo de la verja volvimos hacía atrás por el mismo camino, durante 5 kilómetros hasta llegar a uno de los cruces, concretamente al más ancho, que está más cercano a la vieja estación y que en la propia encrucijada tiene una casa abandonada.
En este punto y por cambiar de aires giramos a la izquierda y durante un poco más de 1 km. bastantes caballos. Entramos en el pueblo y seguimos toda la calle Blas Infante hasta el final donde está la indicación de la que partíamos. Por cierto, qué agradable sensación la de entrar andando en un pueblo.

Nota 1 : Como complemento a la ruta puede verse el castillo e iglesia de Santa Olalla, y pasear por sus calles, ya que parece un pueblo realmente tranquilo. El camino por el que se empieza andar antes de coger la vía del tren sigue hasta lo que llaman Los Llanos de San Pedro a menos de 6 km. y luego a la izquierda sube hasta las mismas minas de Teuler. Desde Cala , andando 7 km. puede llegarse también a estas minas. El mapa es el topográfico del ejercito 11-37.

Nota 2 : De haber tenido más tiempo y más experiencia y, por supuesto, de haber pasado la cancela podríamos haber visto la huerta del cortijo, un pozo, un pilar, una alberca, una noria y hubieramos subido a lo más alto de la mina para poder ver lo que no vimos, el agua de colores debido a la influencia de los minerales, la casa del ingeniero, el dispensario médico, la vieja escuela, el poblado minero y a lo lejos la Sierra Norte de Sevilla. Pero en fín, hay motivos para volver, eso sí , más temprano.

Libro gordo de Petete : ¿Sabías que el trazado de este tren minero cargado de hierro llegaba hasta San Juan de Aznalfarache?

Quisiera dedicar este texto a Esteban que actualmente está pasando una mala situación familiar, ya que fue con él y su entrañable y añorado perro Portor con quienes hice este camino.

Rutas urbanas de paseos por el campo (I)

Un día escribí ...

RUTA POR LA RIBERA DEL HUEZNAR.
Domingo, 1-11-98

Punto de partida : ESTACIÓN DE CAZALLA - CONSTANTINA
Punto de llegada : SAN NICOLÁS DEL PUERTO
Distancia : 14 Km.

Partimos de un cruce de la carretera en el que tomando dirección Constantina, cruzamos el puente y a 200 m. cogemos un desvío hacia la izquierda (señalizado). El camino es de tierra, llano y bastante ancho (puede pasar un coche perfectamente). En general así será todo el recorrido, aunque si se quiere se puede ir más cerca del río en algunos tramos.
A unos 2 km. llegamos a la Isla del Pescador o Margarita (isla creada de forma natural dentro del propio río) donde va la gente a comer, descansar, etc.; en fin un merendero muy bonito.
A este mismo lugar podríamos haber llegado si en el cruce inicial hubiéramos cogido la carretera hacia San Nicolás del Puerto y cruzado el puente al llegar a la altura de dicha isla. Siguiendo por nuestro camino de tierra, a 1 km. podemos ver (al otro lado del río) el camping La Fundación y 1 km. más adelante llegamos a un cruce en el que cogemos hacia la izquierda ya que hacía la derecha nos llevaría hacía Constantina (otra ruta posible con bastantes cortijos por medio).
Andando 500 metros nos encontramos con una zona rotulada como de descanso y de la que surgen varios ramales. Llevados por nuestro ímpetu aventurero nos acercamos más al río para "pegaditos" a él intentar avanzar. Sin mucho éxito retomamos un camino más llano, siguiendo siempre el cauce del río a una distancia prudente para que no se nos escapara. Así durante 1,5 km. hasta que el camino se ve cortado por el río, sin puente,.... No estaba claro que hubiera que cruzar el río pero a lo lejos se veía el trazado de la antigua vía de ferrocarril que llegaba a San Nicolás. Como se puede y aprovechando unas piedras se cruza el río y decidimos seguir por el lado izquierdo del Hueznar. Pudimos observar como muy cerca de donde nos encontrábamos se producía la duplicación de la vía del tren : un ramal que sigue funcionando va hacia Extremadura y el otro, el nuestro, que tomamos de referencia hasta el final del trayecto.
Avanzamos durante 2 km. por la antigua vía del tren (durante este trozo, a la vera del río y sobre unas piedras muy codiciadas paramos a comer) hasta que llegamos a un punto en que el tren cruzaba el río por un puente que ya no existe (sólo quedan tres grandes pilares). Seguimos bordeando el río por una vereda durante 300 metros en el que vemos que otro camino cruza el río. Si lo hicimos una vez por que no una segunda. De nuevo en el margen derecho del río seguimos durante 1 km. por este camino de tierra similar al del principio de la ruta hasta llegar al Batán de las Monjas (zona de acampada). Este último kilómetro y el kilómetro y medio siguiente son los únicos trozos en los que el camino se pone cuesta arriba, pero nos compensa con la presencia de ganado ovino y porcino de las granjas cercanas. Durante este trozo perdemos de vista el río debido a una montaña o conjunto de montes (de 576 metros de altura) que están en medio. El sendero se cruza con la antigua vía del tren y decidimos tomar esta última por ser más llana y llevar al mismo sitio. Durante el siguiente kilómetro y medio pasamos por un desfiladero y por un túnel (¡¡qué más se puede pedir!!). Al salir del tunel y durante el último kilómetro y medio tenemos el río cerca y vemos una ruina de un antiguo molino, seguimos el camino, vemos a la derecha el cementerio del pueblo (se veía bastante movimiento pues era día de Todos los Santos) y entramos en el casco urbano haciendo un giro de 90 grados hacia la izquierda. Termina nuestro recorrido en la pequeña pero bonita Plaza de España con su iglesia dedicada a San Diego.

Nota 1 : Como complemento a la ruta puede visitarse el nacimiento del río Hueznar que está a la salida del pueblo (desde la plaza hacia Constantina a unos 500 metros) y por la otra entrada del pueblo podemos ver el puente romano y una "playa artificial" o ribera que se han construido gracias a un dique puesto en el lugar oportuno.

Nota 2 : Volviendo (ya en coche) por la carretera hacia la Estación de Cazalla, a 2 km. está el camping El Martinete desde donde se pueden visitar (andando) unos saltos de agua y antiguos molinos (esto no nos dio tiempo verlo pero todo el mundo dice que es muy bonito). La carretera que une Estación de Cazalla con San Nicolás es muy bonita de seguir pues sigue casi en su totalidad el cauce del río.

Nota 3 : A pesar de ver con bastante claridad el recorrido en un mapa topográfico de la zona (Constantina, 13-30) me quedan algunas dudas y es que quizas desde el Batan de las Monjas pudiera seguirse el río por alguna senda, sendero, cañada, vía pecuria o caminito que nos llevase a la zona de El Martinete. Además, en todos los planos mirados el camino de la parte derecha nunca cruza el río pero eso no lo vimos nosotros.

Infinitesimal

Hacía tiempo que no me pasaba por el sitio en internet (el programa no he podido verlo desde hace mucho más) de Página 2 (en La 2 de TVE, aprovecho para recomendarlo), y he visto que ya llevan varias ediciones (suelen ser cada mes) del concurso de microrelatos. En cada ocasión la temática es distinta, policíacos, sobre el libro, tema libre (poesía), sobre la televisión, y en esta ocasión se centraba en un relato corto erótico. El número máximo de palabras son cien. Pero como no voy con pretensiones (porque de donde no hay mimbres no sale una buena cesta), como me presento por pasármelo bien el ratito que escribo, ahí tenéis el corto. ¿Por qué no os animáis vosotros?

Infinitesimal
No tienes porque justificarte, tu palabra me es suficiente. Incluso cuando me lo dices ahora. En estos momentos en que te muestras desnudo, en estos momentos en que te dispones a gozar. No tienes que justificarte, se que me quieres, incluso ahora que vamos a emprender un viaje infinitesimal al abismo de las sensaciones. Nadie como tú ha conseguido llevarme tan lejos. Con tan poco,sólo con tus dedos consigues que me estremezca y el placer es máximo cuando noto por la frialdad de su tacto que tu también has llegado para quedarte en el abismo del placer un instante infinitesimal.

Cosa buena ...

El poeta popular escribió cuando todavía era un niño, allá por el año 1960...

Cosas de mi gente

Trabó la tarde amistad
con un copiado aguacero
que vino al traste a dejar
las faenas del tarero
pendientes de otro tajar.

Los maduros van con furia
pero contentos los mozos
porque este agua de lluvia
les reportará alborozo,
romances, cantes, tertulia;
proyecto de risa y gozo,
de espaldas a la penuria
en un fogarín ociosos.


Cada vez que me detengo a leer este poema, inicio de un libro precioso (Gavilla Flamenca, de José Belloso, en Signatura Flamenco) que recoge mucha sabiduría flamenca, mucho amor y desamor, mucho y bueno de nuestra tierra, de nuestros campos, y decía que cuando me detengo a leer este poema, pienso y reflexiono lo que una circunstancia particular como es la lluvia afecta de forma distinta a cada uno, según su condición, según su espíritu, según su edad.
Y me acuerdo de la Andalucía perdida y de la cultura del campo, y de todos esos jornaleros y braceros que tanto trabajaron y tanto contribuyeron a nuestra gozosa libertad actual. Contribuyeron con sudor y sangre.

Y para terminar, un regalo, pega el oído al principio de esta colombiana, ¿eres capaz de intuir el final?

Donde se baña y se peina
la mulatita veinteña
tiene aguas cristalinas
paridas por verdes breñas,
y orillas de arenas finas
con palmeras ribereñas.

La razón la siento extraña.
A mi fuego le echa leña
esa curva femenina
que tiene la caribeña.
Acalora lo que enseña.
Lo que tapa ... se adivina.

Decíamos ayer ...

Caí de pie. Como el gimnasta que tras el doble mortal desde las anillas toma la lona con la planta de sus extremidades inferiores, se equilibra con los dos brazos y termina quedandose erguido y firme mirando al infinito. Sonriéndose ante el mundo. Ahí está el tío. El gimnasta digo. No es mi caso. Me mantuve como pude y me senté en el suelo. Como los Sioux. Mejor pensar sentado. Esto parece tranquilo. Esperaré. Mi último recuerdo tras el empujón que me llevó a aquella habitación, mi último recuerdo de antes de todo fue el concierto de Les Luthiers en FIBES. Que bien lo recordaba, vaya sitio para ver a mis ídolos americanos, mis viejos troveros de músicas imposibles con instrumentos cotidianos, mis endiablados jugadores de la palabra, vaya sitio cutre para veros, allá a lo lejos el escenario, en la otra punta del pabellón, con tal de meter a más gente hacen cualquier cosa. Espectáculo de masas le llaman. Quien los ha visto en el Lope de Vega o en el Maestranza no entiende aquello pero gracia a lo amplio del aforo podemos ir muchos y hacernos felices, a nosotros, unos simples galleguitos, y parecen que ellos ya están mayores y no soportan el ritmo de tantas actuaciones, nada de eso, qué fuerza en el escenario, no cayó el ritmo en ningún momento. Medio por casualidad medio por pesadez me hice con la mía, con mi entrada. Desde siempre en mi casa les hemos sido fieles. Siempre hemos sido leutherianos, desde pequeños. El concierto fue una recopilación de algunas de sus mejores obras, adaptándolas (se recortó en parte la magnifica historia de Rodrigo Díaz de Carrera...) para no alargar el show, una selección no más, necesitaríamos varias semanas para ver lo mejor de estos genios del Mar de la Plata. Las obras de ayer se llamaba el concierto. Desde el título ya te ponen en guardia para que no dejes pasar ni una palabra del texto. Todo tiene doble sentido, o ninguno.
Y volví a quedarme en blanco. Nada de esto tenía pensado escribir en esta entrada. Quería hablaros de un tipo al que le sigo la pista en un libro que estoy leyendo, uno de esos libros que tengo a medio leer, por las distintas zonas de la casa, y quería hablaros de atletismo, de maratones, de ídolos, de ciudades, de amigos, de niños, de pasiones ... de lo bien que se siente uno al donar sangre (en mi caso fueron plaquetas) el lunes de Pascua.

Un poco tarde, ¡felices pascuas!, un poco pronto, ¡buena feria!

+++
Uniendo dos de mis pasiones sureñas, Les luthiers y Los Chalchaleros (siempre tan artistas y tan decentes ...) os propongo estas Añoralgias, especialmente dedicado a los que no pudieron ir.

boomp3.com
__________________________________________________________________
Notas al callejero.

1.- La Cuarentena Sevillana terminó y mientras no lo quiten del servidor ahí seguirá. En la misma he añadido la opción de poder descargarse todos los textos juntos en formato pdf.

2.- El derribo de la cárcel de la Ranilla está exteriormente paralizado desde hace más de un mes por ello no hay cambios en el blog. En cuanto haya movimiento se actualizará el diario.

3.- En esta nueva temporada, no se si alguno de los proyectos que ahora están en mi cabeza saldrán a la luz. En cualquier caso, aquí en el Callejón ire aumentando el nivel de compromiso en cada uno de los temas que me interesan. Siguiendo mi propia línea literaria, si la tuviere.

Gracias a todos por daros una vuelta de vez en cuando.