Superpoderes

La primera vez que me di cuenta que tenía poderes sobrenaturales fue una noche en que la lluvia me atravesó por completo calándome hasta el último de los huesos. Al día siguiente ni un simple estornudo ni un dolor de espalda. Pero siempre llega un aguafiestas que te restriega el mundo en el que vives y me recordó que llevaba siete años muerto. Con la de planes que había empezado a hilvanar. Ahora, sin las duquelas que da sentir la sangre caliente por el cuerpo, ya no es lo mismo. Y me he venido abajo, me he desinflado. Ni siquiera tengo fuerzas para quejarme. ¿Volver a la vida?

Ni muerto.

9 comentarios:

La gata Roma dijo...

No estaba muerto… estaba de parranda!!

Es que lo complicado es vivir, morirse ya… no tiene tanta complicación yo creo…

Kisses

lisebe dijo...

Joooo! que fuerte debe ser darse cuenta de que estás muerto!!Menos el espiritu que vaga sin rumbo y sin descanso..

Besosss Antonio

mrrm dijo...

Bueno, dicen que para morirse na da más que hay que estar vivo.

Saludos

Rosa

La cara oculta de la Luna dijo...

Prefiero seguir vivo y quedarme con las cosas buenas de la vida, que las hay. Y si muriera, querido Antonio, volvería si me lo pidiesen.

Zapateiro dijo...

Pero ya muerto qué más le dará, yo volvería, ¡será perro el tío!

Mayte dijo...

Y aún así sigue vibrando...el canijo ;)

Biko grande!!

Du Guesclin dijo...

Y digo yo, ¿a los muertos también les suben el IVA el mes que viene?
Es para no recordar a los pobres cuando a fina de trimestre tenga que hacer cuentas...

Saludos.

Anónimo dijo...

Paz y amor.

S.

El callejón de los negros dijo...

gata Roma...llegar a la muerte con las ideas claras...
Besos

lisebe... tiene que ser un susto bueno pero luego se le sacarían ventajas ¿no?
Besos

mrrm, y bien vivo, sin duda.
Saludos

La cara oculta de la Luna , menudo susto nos darías pero te invitaría a un buen mosto de Umbrete...
Cuídate.

Mayte sí si como lo sabes..
Bikiños.

Du Guesclin... estos van con el Ocaso...
Un abrazo, mi general.

Anónimo, para todos.
Bienvenido/a.


NOS LEEMOS.