Pesadillas

El sueño es sencillo pero escalofriante.
La pesadilla me vino en dos noches.
Una diez años después de la otra.
Ya digo que nunca con tan poca cosa pasé tanto escalofrío.
Venía un tipo con corbata y bigote y me lo decía al oído.
Diez años después, con barba canosa.
El mismo tipo se acercaba de nuevo.
Está vez no fue tan claro pero me dijo lo mismo.
Fue ayer, esa segunda vez.
Esta vez añadió,
ahora vas y lo sueltas en el blog.
No me queda otro remedio.
Esto me dijo las dos veces:
En Sevilla los pasos van con ruedas.

21 comentarios:

*LaDy SiSiaK* dijo...

jajajjaja ya estaba preparándome para analizar el sueño al stile friker-cosmisco

El callejón de los negros dijo...

Pues si estás en paro y quieres tirar por esa vía aquí tenemos pesadillas con la que podrías montar un buen chiringuito. ;-)

¿Qué tal las meigas?

Saludos
Antonio

Luz de Gas dijo...

¿Ah pero no van con ruedas?

Du Guesclin dijo...

Pues como siga así no te creas que van a tardar mucho en salir pasos con ruedas, porque si al final dentro de unos años hacen la estación el de Pino Montano o el de Torreblanca no en ruedas, van a tener que ir volando.... vaya paliza...

Saludos.

La gata Roma dijo...

Como me meta en el tema acabaré diciendo lo de que sean asalariados pero claro, es que hay que entenderme, con los acontecimientos vividos…
Por otra parte, ¿hablaría del Corpus? Y… ¿lee tu blog? Vaya… mándalo a los cazadores de pesadillas de cofrades, que en breve querían sacar otro libro…
Kisses

El callejón de los negros dijo...

En Semana Santa, Luz de Gas las ruedas que me gustan son las de la antigua plaza de los carros, ¡la Sevilla que se fue!

du, bueno espero que sigan en sus barrios aunque por qué no, en días de Semana Santa... otro debate....

Manijera al Corpus le queda poco para volver al costal, como siempre. A mi no me importarían volvieran "pofesionales" con papeles porque lo que hay ahora en muchos casos lo es. Cada capataz lleva a sus hombres de confianza. Y ahí se arma el taco.
No se si lo lee lo que está claro que el individuo sabía de su existencia.. ¿tiene una puerta secreta blogger?

Una vez tuve una pesadilla tras una noche de Feria pero quizás la cuestión química enzimó más de la cuenta...

Buenas noches y no seáis malos.

Antonio

Zapateiro dijo...

Antonio en el sueño sólo te decían que los pasos iban con ruedas, pero podrçia haber sido peor. Imagínate que en vez de decírtelo, te hubieran enseñado al Gran Poder sobre ruedas, a las Esperanzas con ruedas, al Tres Caídas, a la Cena, al Desprecio de Herodes, al Cristo de los Gitanos, a la Estrella, a la O, ¡ay, schiiis, calla, calla, que no puedo ni pensarlo!

Un saludo.

Mer dijo...

Pues yo no lo he soñado, he visto a muchos pasos de nuestra Semana Santa con ruedas, ahora es la moda dentro de las iglesias, solo las quitan pa "moverlos" en el retranqueo.¡Que de amigos priostes tengo!Y si quieres abrimos el debate costaleril, yo los quitaba a todos, Ruedas, uno de los primeros inventos del hombre, lo demás son problemas, tanto personales dentro de las Hermandades, como físicos. Y como madre no me gustaría ver a mi hijo lesionado, prefiero que haga su Estación con otra penitencia.
Saludos

Glauca dijo...

Un amigo costalero de muchos años cree a "pies juntillas" que algunos irian mejor con ruedas... y me lo dijo "in situs", ante mi atenta mirada.

Luz de Gas dijo...

Que era broma

Zapateiro dijo...

Si la Semana Santa de Sevilla es única en gran medida es, además de por el enorme y valioso patrimonio que tenemos,claro, por nuestra singular manera de pasear a Jesús y a su Madre por nuestras calles, eso que no lo dude nadie. Así que no me digan disparates, con perdón.

Otra cosa es que hay problemas que, probablemente, se solucionarían con cuadrillas profesionales. Pero ese es otro tema.

Un saludo a todos.

El callejón de los negros dijo...

Croqueteria los costaleros forman parte de la Semana Santa como lo son tantos elementos que la hacen única. Eso si, el problema no se solucionaría poniendo profesionales (estos de ahora nada tendrían que ver con los del muelle...) sino educando, asumiendo cada miembro de la hermandad cual es su función y no sobrepasar los límites. He vivido situaciones de verguenza ajena por nazarenos de a pie, por diputados, por costaleros, por músicos, todos creyéndose más de lo que deben. Ruedas no aunque algunos capataces las echen de menos para no llevarse alguna puerta de parroquia... enhorabuena por el cambio de look en tu sitio.

Luz de gas, sin sentido del humor no llegamos ni a la esquina. ;-) Seguimos leyéndonos.

Mer, bienvenida, te había leído en otros sitios pero por este callejón no te había visto. Gracias por participar y aportar tu experiencia.
Siendo observador se pueden ver en los zancos de los pasos muchas huellas de esas pequeñas ruedas. De todas formas, cómo suena el llamador dentro de las naves de una Iglesia, qué acústica, y esa voz de los capataces roncos. Ya comenté antes que los problemas son de índole cultural y educacional más que de eliminación... surgirán empujadores de pasos estrellas... y entiendo como padre tu preocupación por la salud de los hijos. Abierto está el debate.

soñadora sirena no creas que se equivocaba mucho tu amigo (y no se que paso era) pero de nuevo volvemos al concepto de mesura, de buscar (¡existe!) ese concepto de la medida sevillana tan manoseada ...

En fin, la vida es sueño... espero que no siempre.

Saludos
Antonio

el aguaó dijo...

Bajo mi humilde punto de vista, amigo Antonio, para mí también hubiera sido una pesadilla.

Quizás haya varios problemas, como los favoritismos de los capataces, citados anteriormente, aunque, sin lugar a dudas, yo creo que si hubiera un motivo de peso, ese sería las posibles lesiones.

El primer punto tiene una solución que no es disparatada: sustituir la cuadrilla de los capataces por la antigüedad de la Hermandad. Es decir, si no hay costaleros profesionales (sólo Santa Marta mantiene este detalle), los costaleros lo serán por riguroso orden de antigüedad, siempre que su edad y salud lo permitan, claro está. Se acabó el intrusismo y favoritismo.

El segundo aspecto ya es más complejo, pues las lesiones siempre son susceptibles de aparecer, por muy bien formado y preparado que esté un costalero. Sin embargo, sarna con gusto no pica, y sin costaleros creo, siempre bajo mi humilde punto de vista, que se perdería gran parte de nuestra esencia.

No quiero extenderme en demasía amigo Antonio, sin embargo, sólo voy a poner un ejemplo. Imaginad cómo un barco como San Gonzalo, por poner un modelo, podría romper con el izquierdo por delante, pero no sólo eso, supongo que las ruedas serían de goma, pues evitarían los choques bruscos que trasladarían vibraciones no deseadas a las tallas. Al ser de goma, no me gustaría ver ningún paso 'botando' de mala manera cuando pisase una calle de adoquines.

Si la memoria no me falla, y no por haberlo visto sino por haberlo leído, el Señor del Gran Poder salió en una ocasión con ruedas. Resultado: se le desprendió una de las manos debido al traqueteo del paso.

Es un tema que está ahí, evidentemente, pero que es mucho más complejo de lo que parece.

Un fuerte abrazo amigo Antonio, y disculpa mi extensión.

Joana dijo...

Perdonad mi ignorancia, pero yo creía que los que salen con las imágenes a cuestas lo hacían por devoción o por tradición familiar, vamos por gusto. Y ahora os veo debatir si tienen que ser profesionales. Me he perdido, pero ya está bien perderse por realidades distintas a la propia.

Zapateiro dijo...

Antonio ni por un momento he pretendido insinuar que los costaleros son los que imprimen la particularidad de nuestra Semana Grande, porque es Grande por muchos factores y única y diferente a las demás por otros tantos. Pero que sí es cierto que la forma de andar de nuestros pasos (siempre generalizando) es diferente a otros lugares y yo, personalmente, no lo cambio por nada.

Quizás lleves mucha razón en eso que apuntas de educar, por eso siempre he defendido que las Hermandades hagan incapié en estas cosas. Es verdad que muchos no saben qué están haciendo, qué representan, qué sentido es el que debe llevarlos a hacer estación de penitencia, cuál es tu cometido...

Pero apunté lo de los costaleros profesionales como una posible solución a algunos problemas (no a todos) y siempre pensando en el corto plazo, porque educar lleva tiempo, mucho tiempo.

Un saludo a todos.

El callejón de los negros dijo...

Aguaó bien sabes que es verte aparecer por las sombras de esta barrenduela y dar la voz, como en la Tacita de Plata cuando se rasguea un tres por cuatro, vamo a escuchá. Como el resto de contertulios podéis disertar sin miedo a ser cortados. Nos gusta escuchar por aquí.
La complejidad del tema estriba que si saliesen con ruedas es porque ha habido una debacle gorda, que ni volviendo a la etapa anterior con profesionales (cosa imposible de repetir pues la sociedad ha girado 180º).

Zapateira entendí perfectamente tu razonamiento y lo que es evidente es que el andar del costalero, nada tiene que ver con el del cargador gaditano, ni el hombre de trono malagueño, como nuestros acentos. Marcan una diferencia que desde fuera puede no distinguirse. Un abrazo.

Y creo que como hablamos desde una óptica andaluza y sevillana, le debemos una introducción a la sin par Joana cuyo blog recomiendo. Para mi las diferentes lenguas nos unen más, nunca nos separan. Recuerdo de pequeño conversaciones a tres bandas, castellano andalú, francés y valenciano, cada uno contabamos en nuestro idioma, nunca tuvimos problemas para jugar en la calle.

Pues decía que, hay que poner el contexto. Hasta el año 1972 con la Virgen de las Aguas del Salvador (si hablamos en general) y hasta 1973 si no referimos a Semana Santa con el Cristo de la Buena Muerte llevaban los pasos asalariados (cargaban en el muelle sacos todo el año y pasos durante una semana), hay que tener en cuenta que ser costalero no estaba nada bien visto. El boom de nazarenos, público,et. no llegó hasta la decada de los ochenta. Y se recuerdan estampas que son pintorescas pero a la vez dan una imagen de una semana santa desorganizada. Sacaban varias cuadrillas todos los pasos. La cosa comenzó a degenerar. Y se les llamó profesionales por eso porque cobraban (lo hacían para sobrevivir sino tendrían que ir al muelle a por el jornal).

Un capataz sindicalista y salvador de imágenes de las quemas, Salvador Dorado fue valiente y con un grupo de hermanos sacó un pasó. A ellos y a los que les siguieron los pusieron como trapos, de niñatos a que si esto era el fin de las cofradías. No cobraban por sacar pasos, pagaban por su papeleta. De ahí lo de Hermanos costaleros. Fueron tiempos de ilusión y de efervescencia social y cofrade.

Pero todo tiene su otoño, su especialización, capataces que tienen sus hombres de confianza que mezclan con hermanos de la cofradía. Todos los pasos van con hermanos (menos el nombrado de Santa Marta que sigue llevando profesionales que muchos el dinero lo dan a caridad de la corporación).

Ya no son tan hermanos costaleros aunque nadie cobra por salir, y casi todos pagan. El problema está viniendo de la fuerza que estos costaleros y capataces están teniendo en la organización de las hermandades. El problema del poder, en las elecciones arrastran a mucha gente, hacen desplantes, etc. etc. la parte fea que poco gusta contar.

De ahi que al narrar un sueño sobre sacar pasos con ruedas surga el tema de los costaleros a día de hoy. Los revolucionarios años 70 no es el aburguesado principio del siglo XXI.

¿hay alguien ahí?

Un abrazo a tod@s
Antonio

Mer dijo...

Si, hay alguien.Y creo que debo una explicación. Me he permitido hacer bromas con las ruedas porque llevo mucho pasado...Formé parte de un grupo joven ilusionado al ser los primeros que sacabamos los dos pasos con hermanos...He sido participe de todas las innovaciones y normas que ha ido que ir poniendo y tambien de la evolución negativa que esto ha conllevado, trafico de votos, influencias, favoritismos con un grupo de hermanos (jamás he visto dar una comida de agradecimiento a los hermanos penitentes por el esfuerzo realizado con la cruz arbórea, por ejemplo)Y tambien hemos sido los primeros en salir en todos los "papeles",tertulias de radio, tv, foros, etc. Y estamos viendo que hay otras que vienen detrás empezando a sufrir...Por eso creo que o esto se regula,con un principio de educación muy importante, o vamos derechos a las ruedas....Saludos, y gracias por recibirme tan bien por aquí.

Joana dijo...

Si, estoy aquí, muchas gracias por la información, yo no tenía ni idea de todo esto y francamente, pensaba que los que salían era por devoción o porque habían hecho alguna promesa.

El callejón de los negros dijo...

Mer gracias por tu aclaraciones aunque, al menos yo, te había entendido, creo que bien, y comparto lo que es necesario un cambio de mentalidad. El martes santo también es un día grande para mi, en plena calle Oriente, y ciertamente al nazareno de a pie se le sigue tratando injustamente. Tuve una entrada el año pasado creyendo ver algo de luz (Patrimonio humano).

Lo que currasteis en aquello años de creación de cuadrillas, grupos jóvenes, intentando innovar manteniendo la tradición, tantas cosas... ¿merecerían un blog? ánimo . Gracias por pasarte por aquí.

Joana pues lo próximo es visitarnos un día de estos por Semana Santa... ciertamente somos complejos...

Saludos
Antonio

ROSALÍA dijo...

Pues yo he visto sacar un paso en ruedas, y ya me hubiera gustado que fuera un sueño... Porque, a pesar de que debía tener unos 10 años, me acuerdo perfectamente; un momento que quedó marcado para siempre en mis retinas.

Fue en el pueblo de mi padre: La Roda De Andalucía.

El callejón de los negros dijo...

Rosalía, curiosamente, tampoco he visto ninguno, ni en sueños, en la pesadilla se me acercaban a decírmelo, y me lo creía, lo que me provocó el temor.

Gracias por tu aportación.

Antonio