En los Alcores, cita con lo atávico

Aquel sábado por la mañana tras leer la breve referencia en el periódico llamé a mi novia,
- Está noche iremos de tapas, a cenar, a Mairena
-¿A Mairena del Alcor?
-Si, hay que moverse...
- ¡Uy! ¡Uy! ¡Uy!
- Y de paso descubrimos que es eso de atávico...
- Ya decía yo, terminó diciendo la que ahora es mi mujer. Ella ya empezaba a conocerme.


Y en Mairena descubrimos como el pueblo iba aglutinándose entorno a la plaza y empezaba a caminar de dos en dos, llevando velas, nada fuera de lo común en una procesión andaluza, poca gente en las aceras viendo el cortejo, que ya empezaba hacerse interminable, ¡cómo iba a haber gente viéndolo si estaban todos en la procesión! Niños, abuelos, padres, familias enteras, todos delante del Cristo de la Cárcel. Que no llegaba.
Lo que no esperaba era como vendría, un cuadro sobre un paso, no lo había visto nunca, era totalmente novedoso para mi, que me retraía a lo leído sobre aquellas primeras procesiones representando pasajes de la pasión, aquellos cortejos llevando cuadros con las imágenes pasionarias o de la Virgen María. El principio de todo, los primeros cortejos procesionales. Lo atávico.

No era Semana Santa, quizás ya estuvieramos en cuaresma. Todavía aguardaban los Alcores una sorpresa más, algo que ya creía desaparecido, desterrado de nuestra idiosincrasia, de la religiosidad popular, detrás del paso iban personas cubiertas simulando los penitentes que conocemos pero muchos llevaban los tobillos atados con cadenas o grillos. El sonido del metal al arrastrarse envolvía la escena ya en penumbra por la humareda incenciaria. Eran docenas de promesas hacía el Cristo de la Cárcel, denominado así por estar comunicada a través de una ventana con la cárcel de la villa, y que permitía a los presos encomendarse al Señor.

Todos los 18 de Marzo se produce la procesión que te traslada en el tiempo.

Mairena del Alcor,
Altitud: 135 m. Latitud: 37º 22' Longitud: -5º 44'

7 comentarios:

La Criticona dijo...

Un blog muy cofrade, ya veo que eres de los perseguidores de cofradias por el área metropolitana. Una nueva especie que se distingue ante todo por la luz que desprenden sus cámaras al paso de la cofradía. Gracias por tu vista y tu comentario, gran blog. Vuelve cuando te apetezca, siempre bienvenido. Un saludo.

El callejón de los negros dijo...

Gracias a ti por pasar un rato en el callejón.

Últimamente el aire que me inspira viene envuelto en incienso. Irá saliendo de todo (aunque aveces abstracto e inclasificable).

Saludos.

Antonio.

Raúl Ramírez dijo...

Curioso lo del atávico: un cuadro precesionando. En 1929 cuando se coronó a la Viorgen de la Antigua de la Catedral de Sevilla también se organizó una magna procesión mariana en la que procesionó un cuadro.

El callejón de los negros dijo...

Es cierto, la segunda en ser coronada en Sevilla. Antes lo fue la Virgen de los Reyes.

Lo que no se si habrá alguna otra Imágen mariana que estando en un cuadro haya obtenido tal título.


Saludos

Antonio

el aguaó dijo...

Tengo que felicitarte por el blog amigo, es espectacular. Enhorabuena.

En cuanto a la procesión de tu entrada, no la conozco personalmente, así que tendré que pasarme por los Alcores y disfrutar de las sorpresas cofrades del extrarradio.

Un abrazo y enhorabuena por el blog. Prometo volver.

Fernando dijo...

Bien, Antonio, bien, Está muy curioso. Felicidades.

El callejón de los negros dijo...

Este año,como relata Chema Cejudo en el Correo de Andalucía, coincidió en plena Semana Santa, el Martes Santo.

Saludos
Antonio